Luján Argüelles: “Las princesas van a tener que pactar para repartirse a los chicos”

La presentadora explica la nueva mecánica del programa, ahora con un trío de bellezas que busca pareja entre 24 aspirantes. Además, Luján nos cuenta sus planes de futuro y cómo compagina la tele con su reciente maternidad.

El espíritu tróspido se multiplica por tres con Un príncipe para tres princesas, la vuelta de tuerca al peculiar universo de Cuatro y Eyeworks que vuelve esta noche con Luján Argüelles al frente: “Este año es totalmente distinto porque el número de princesas marca el ritmo de todo lo demás”.

¿En qué se notará la diferencia?
Hoy arrancamos con tres princesas y 24 candidatos, por lo que ya no va a haber tantos para cada una. ¿Qué significa? Que ellas se van a tener que poner de acuerdo para repartirse a los chicos. Veremos cómo se organizan y cómo van llegando a acuerdos, ¡espero que no sean tan conflictivos como los del próximo Gobierno! Aunque tampoco se quedan muy atrás…

¿Qué destacas de las tres protagonistas?
Marta es una mujer tradicional y arraigada que lleva una vida convencional, muy de la virgen de su pueblo. Ryn es muy exótica y se define como una musulmana cool que come jamón, y que luego que es un torbellino de mujer. Y Yiya es la típica morenaza, espectacularmente guapa. Mira, me acabo de dar cuenta de que además son una rubia, una pelirroja y una morena.

¿Se han llevado bien entre ellas?
Hay momentos que decía “¡Madre mía, la que se va a organizar!’’ y, de repente, se quedaban encantadas. Son impredecibles. Parece que se va a liar gordísima y luego lo resuelven.

¿Y qué te han parecido los príncipes?
Como siempre son amorosos. Además, tienen ganas de pasarlo bien y están encantados por las tres maravillas de chicas que les ha tocado. Me gusta mucho este formato porque surge camaradería entre los chavales, se ha generado muy buen rollo.

¿Cuál te ha llamado más la atención?
Todos. Uno no puede tener más chispa, otro es muy mono, otro te sale poeta… Cada uno de nosotros tenemos rarezas que convertimos en algo cotidiano.

¿Las chicas han sido exquisitas a la hora de elegir pretendiente?
Por supuesto. Todos somos exquisitos. La vara de medir es distinta. A lo mejor lo que a mí no me gusta, a la de al lado sí.

¿Sigues teniendo relación con Laura y Corina?
Sí, Corina está haciendo un montón de cosas, además de cursos de interpretación. Y Laura estuvo de tertuliana en la tele. De los ‘tróspidos’, esta mañana he estado hablando con Paqui para fijar una quedada próximamente. Con Tere y Nico, de ¿Quién quiere casarse con mi madre?, hablé en Navidad. Tengo bastante relación con muchos.

¿Dónde está el techo de este formato?
Es un programa basado fundamentalmente en los protagonistas, que son los concursantes, y en el ingenio del equipo que pone los efectos, la música, la escenografía. Me gustaría pensar que no va a llegar el día en que se acabe. Mira Gran Hermano o La voz, cómo consiguen mantenernos pegados a la pantalla año tras año.

¿Te hubiera gustado ver a alguno de ellos en GH VIP?
Sí. Que participen en programas de este tipo me parece muy bien porque son gente muy divertida. ¡Llevaría a muchos! (risas).

¿Tú te atreverías a participar en un reality?
El otro día tuvimos un encuentro de los presentadores de Mediaset con los directivos y bromeábamos con esa posibilidad. Yo me partiría de la risa si nos metieran ahí a Jorge Javier, Ana Rosa, Emma García, Jesús Calleja… Me encantaría vivir la experiencia, aunque luego tiene sus consecuencias. Al final es tu vida privada en un medio público, hay que ser muy valiente para exhibirlo. A nivel personal, sería toda una experiencia vivir, por ejemplo, un Supervivientes. Es una fiesta constante.

¿Nos sorprenderás de nuevo con tus estilismos?
Sí, es a mí a quien no dejan de sorprender. El departamento de vestuario intenta hacer cosas chulas y a mí su elección me ha encantado

¿Cuál es el estilo real de Luján?
Ahora mismo estoy todo el día en playeras ¡porque tengo un bebé que pesa mucho! Miranda va ya por los 9,2 kilos y tiene 6 meses. Y voy todo el día sin maquillar, a cara lavada.

¿Cómo compaginas el trabajo con la maternidad?
Bien, bien. Por suerte tengo una familia estupenda que me ayuda un montón y mi pareja está muy dispuesto. Además, me la llevé un mes conmigo.

El 26 de enero cumples 39 años. ¿Cómo lo vas a celebrar?
Pues fíjate que he pensado celebrarlo por todo lo alto, pero ya no lo sé porque la niña toca a diana todos los días a las ocho de la mañana y no puede haber fiestas. No sé si haré una gran celebración o será algo más recatado. Pero lo que sí sé es que este año será muy diferente.

Cuatro acaba de cumplir 10 años y tú eres un rostro icónico de la cadena. ¿Qué significa para ti?
Es un canal que ha marcado un rumbo televisivo muy claro y a mí me encanta pertenecer al universo de Cuatro. El hecho de seguir aquí es una alegría. Yo soy muy fiel a mis cosas: a mis amigos, a mis gustos, a mi equipo… Y a Cuatro. ¡Espero que también sea fiel a mí! Me gusta porque al final tengo una relación más personal y relajada. Ojalá dure muchos años.

¿Cómo se presenta este año a nivel profesional?
Justo cuando empezamos a grabar estaba en pleno proceso de documentación de mi novela; ahora, a finales de mes, lo retomaré. En tele manejo también varias cosas que espero que lleguen a buen puerto.

Siempre dices que echas de menos el directo.
A mí me encantaría volver a hacer Password, y también programas en directo, porque me parece que esa adrenalina te hace vivir las cosas de manera brutal. También me encanta el formato de entrevistas, esas charlas cara a cara me fascinan.

¿A quién entrevistarías?
Hay mucha gente que llama poderosamente la atención de cualquiera. Desde el Papa, Obama... Parecía imposible tener al presidente del gobierno en un programa de tele relajado pero ya le hemos visto con Bertín; o ver a un político bailar o viviendo experiencias de riesgo y mira a Soraya. Aunque confieso que mi mito es Richard Gere. Y de españoles, Amancio Ortega o la reina Letizia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV