Barei, abierta a cambios de cara a Eurovisión: “‘Say Yay!’ ya ha pasado por 19 estribillos”

¿Repetirá el curioso baile de pies? ¿Cómo será su vestuario? ¿TVE le dejará no cantar ni una palabra en español? ¿Cuál de sus cinco rivales era su favorito para ganar? La cantante madrileña de 33 años nos cuenta todos sus planes y sensaciones.

Tras su victoria en Objetivo Eurovisión, Bárbara Reyzábal, ya conocida por todos como Barei ha concedido su primera entrevista a un grupo de periodistas en Televisión Española acompañada de Toñi Prieto, responsable del área de entretenimiento de la pública. La directiva ha reconocido que no están satisfechos con los problemas de sonido que se produjeron durante la gala de selección: “En este momento se está elaborando un informe. Es verdad que hubo un momento puntual en Electric Nana, que fue un problema de claqueta, pero desde luego no influyó para nada en su actuación. Desde luego sí nos vamos a mirar el ombligo y de cara en el futuro pondremos todos los medios para que no vuelva a pasar”. Polémicas aparte, Barei comparte sus impresiones como ganadora y nos da pistas sobre lo que veremos el 14 de mayo en Estocolmo. Antes, se ha tapado los oídos durante el visionado de su actuación.

¿Por qué no te has querido escuchar? ¿Qué crees que tienes que mejorar?
La voz lo primero. De actitud estoy muy contenta, no es eso lo que me preocupa. Ayer fui muy sobrada en actitud y no pensé tanto en la voz. Tengo que equilibrar las dos cosas.

Vamos con temas espinosos: ¿habrá alguna parte en español en Estocolmo?
Yo creo que no. Había una parte de los coros en castellano y decidí quitarlos. Mi apuesta es esta.

Barei - Say Yay!

¿Cómo respondes a las críticas por llevar una canción íntegra en inglés?
Siempre he dicho que hay que juzgar las cosas por su calidad, sea el idioma que sea. Es como pintar un cuadro. ¿Qué más da si es abstracto o no? El tema es que sea bueno. De hecho, los últimos años han ganado países de lengua no inglesa nativa (Austria y Suecia). ¿Por qué no España? No debería ni haber ni debate.

Pues hay mucha gente que no entiende que España no apueste por el español.
Es verdad que yo no he puesto una pistola a nadie en la cabeza y cada uno hemos presentado lo que queríamos con total libertad. Es un paso de TVE que hay que aplaudir. En mi caso, ha sido democrático y habrá que apoyarlo. Si el año que viene es en castellano o francés lo apoyaremos. Yo he cantado en inglés porque mi proyecto es así. Nadie tiene que cambiar su arte para un concurso concreto.

¿Cómo describirías la canción a aquellos que no entienden la letra?
La emoción sí se ve aunque no se entienda. El concepto general lo puedes sacar sin la letra. En este caso, el principio se ve que es alguien hablando con una parte muy íntima de sí mismo. La cancion es alentadora. También se ve que hay una parte de lucha y oscura porque empieza muy grave y se ve que acaba consiguiendo algo. Si se lo pones a un niño que no tenga ni idea, los conceptos sí lo saca.

¿Hasta donde vas a pelearte con ese tira y floja con TVE?
Yo tengo muy claro lo que quiero. No puedo ir a Eurovision siendo algo que no soy porque me cargo mi carrera. Pero tengo que escuchar. Yo sé que hay cosas que no no voy a hacer…

¿Cómo cuáles?
Rollo maquillaje y pelo. Fíjate que me he hecho varias veces la cresta porque me gusta el pelo levantado, da la sensación de más altura. Me gusta que caiga el pelo levantado hacia un lado. Me mola la irregularidad y me da la sensación que ayer estaba demasiado regular. Luego los ojos cambiaría tonalidades y cosas de forma. Hay mucho tiempo para probar.

¿Sobrellevas bien las críticas?
Me viene muy bien estar aquí como cura de humildad y para entender que no puedes gustar a todo el mundo. Yo soy muy insegura y necesito ese aplauso de fuera para sentirme más querida. Las que sean constructivas las tomaré para mejorar y hacerlo infinitamente mejor. No sé si estoy preparada para el proceso, pero lo tendré que intentar.

Vamos por partes. ¿Qué nos puedes avanzar de futura la puesta en escena en Estocolmo?
No lo sé aún. El despliegue de medios supongo que será enorme. Ayer era imposible hacer eso, solo se podía vender la canción. Mi idea de puesta en escena surgió muy rápida, como la canción, la tercera opción por cierto; hasta que llegue lo mismo surge otra idea mucho mejor que la primera.

¿Pero mantendrás ese llamativo baile de pies?
A mí me encanta porque es muy mío.

Entonces, ¿tiene que ir sí o sí?
No sé en qué momento lo meteré. No es algo típico y sé que ha habido gente a la que le ha horrorizado.

¿Cómo te gustaría ir vestida?
Me gusta mezclar el lujo con lo dejado, como lo hace Rihanna. Una sneaker con un vestido. Con un tacón hubiera ido de la muerte, pero no me hubiera movido igual. Tengo que ir cómoda dentro de un estilo. La canción pide mucha fiesta, y yo tengo que sentirla.

¿Descartamos tacones?
¡Sí! Los tacones, descartados. Lo mismo luego me hacen unas zapatillas con cristales de Swarovski. Me encanta la moda. Quiero que tengan cuña, que pueda moverme.

¿Qué rituales seguiste antes de salir al escenario?
Normalmente soy muy desastre y casi siempre llego muy nerviosa porque siempre hago todo yo. Ni siquiera caliento la voz. Ayer sí calenté en el camerino; antes, apagué la luz e hice una meditación guiada para conseguir los objetivos. Tenía muy visualizado en mi mente a Anne Igartiburu diciendo “la ganadora es Barei”. Me lo había prometido a mí misma. Esa actitud nunca la he tenido en un concierto ni nunca me lo he pasado tan bien. Cuando vi a Loreen me puse a llorar y me dije: “Yo quiero emocionar a la gente así y yo soy capaz de hacerlo”. Me gusta que la gente sonría.

¿Qué sentiste al verte con los 48 puntos del jurado y de la audiencia?
No lo esperaba para nada. Fíjate, creía que el jurado internacional me iba a dar muchos más. Por otro lado, Salvador Beltran es el más auténtico de todos, nos representa a los españoles. Y el del público ni te cuento: tenía clarísimo que iba a ser Maria Isabel porque yo soy la más desconocida y porque ella tiene una gracia innata.

¿Por qué crees que la gente te eligió a ti?
Por actitud única y exclusivamente. No me imagino ir a un concierto de Beyonce o Rihanna y que salgan tensas y sin ganas de disfrutar. Me lo pasé muy bien, mucho mejor que ahora viéndolo. Si tú no te lo crees no va a ningún lado y quizá eso es lo que me puedo diferenciar.

¿Quién era tu favorito entre tus compañeros?
Me gustaba mucho la canción de Xuso Jones, cuando suena la bailo y la canto. Y luego Salva me parece muy auténtico. Es un tío muy de verdad. Yo abogo por la verdad. El arte es una vía de escape; si eso lo atamos, dejamos de ser nosotros. Se puso muy nervioso y eso sí me dio rabia. Le dije: “Imagínate que nos hemos juntado para dar un concierto entre amigos”. Pero me alegro mucho porque Salva se esperaba mucho menos.

¿Qué pasos vas a dar ahora?
Seguro que daremos una vuelta a la canción con Rubén, mi productor y coautor. Yo hasta el final sigo y sigo perfeccionando las cosas. Habrá cambios, los que consideremos oportunos nosotros. ¿Promoción? Yo me voy donde me llamen. Y me pondré a full con el inglés.

¿Para cuando el videoclip?
Mi intención es llamar hoy al que ha hecho mis últimos videoclips, que ya me conocen y saben qué nivel de calidad y estética quiero. Lo quiero muy distinto a los que tengo porque esta canción me pide exteriores a gritos a lo Bruno Mars. Lo mismo luego acabo encerrada en una caja negra (risas).

Este año, el público europeo va a ver tu actuación dos veces. ¿Te ayudará?
Eso seguro. Pero también creo que el estado anímico puede cambiar de un día para otro. Yo canté mejor de anteayer que ayer. La voz es un instrumento que está dentro de ti y que influye lo que has comido o si te duele la cabeza. No es como coger una guitarra.

¿Qué te han dicho en casa?
No me ha dado tiempo a nada. Mi familia más íntima estaba ayer conmigo. Mi madre y uno de mis hermanos.

Dijiste que te acordabas de los que no están…
Sí. Mi padre se murió cuando tenía un año y yo obviamente no lo recuerdo. He tenido una falta de figura paterna. Sobre todo, eché de menos que mi madre lo compartiera con alguien ayer. Mi madre se fue sola a casa después. Ella siempre ha cantado, es muy teatrera. Con mi madre siempre tengo recuerdos de estar cantando rancheras y bailando con ella. No pudo ser artista en su época y cuando tenía yo 14 años me preguntó que si a mí me llenaba. ¿Te gusta? ¿Te hace feliz? Entonces me dijo que tenía que formarme, dar clases de canto, de lenguaje musical y de piano.

¿Cómo te has levantado esta mañana?
Con sueño. He dormido solo 4 horas. Mañana haré un GIF con un grito de cómo es despertarse sabiendo que voy a Eurovisión.

¿Te pesa la responsabilidad?
Buah… ¡Me voy por la patilla! Ayer no tenía miedo pero ahora estoy cagada.

¿Miedo a quedar mal?
Miedo a no hacerlo como se merece. Me da miedo ver la actuación y decir “No ha habido suficiente trabajo”. Sin competir con nadie. A mí en general no me gusta competir sino compartir. Pero no es el mundo de Yupi.

¿Cómo es trabajar con tu chico, Rubén Villanueva?
No le gusta que le nombre. Es complicado pero bonito llegar a un reto así juntos. Hemos chocado muchas veces. Say Yay! ha pasado por 19 estribillos.

¿Cómo afrontas la fama?
Todavía no puedo asimilarla. No sé cómo me va afectar. Lo mismo llego en mayo y digo: “¡Se acabó la música!”.

¿Has hablado con Edurne?
No, tengo ganas de hacerlo. Ayer me dijo que teníamos que quedar a comer. Nadie mejor que ella para que me dé consejos.

¿Algun referente en Eurovisión?
Loreen me flipa. Ayer me dejó loca. No quería llorar. Es increíble como una persona quieta, solo con sus manos y con un movimiento de cuello y una mirada, se come el mundo. Eso sí que es arte. Esa tía es muy grande, y ya cuando me dio los 12 puntos…

¿Cómo vives los días de Festivales como espectadora?
Los vecinos nos reunimos con tortilla de patata y pinchos varios en torno a la tele a disfrutar. El año pasado justo lo viví con más emoción y fuerza porque justo había adaptado la letra de La última superviviente para Edurne.

¿Te hubieras presentado el año que viene de no haber ganado?
Como todo en la vida, hasta que no lo vives no lo sabes. De hecho acabo de decir que mi canción va en inglés por mis cojones. Pero no lo sabes, lo mismo me llevan a juicio. No sé si me hubiera vuelto a presentar.

Para conocerte un poco mejor… ¿Qué aficiones tienes?
La naturaleza. Prometí bucear entre tiburones si llegaba a Eurovisión. ¡Mierda, en qué momento lo dije! (Risas) El submarinismo me encanta. Llevo un año esperando vacaciones. Espero poder irme cuatro días para desconectar porque estoy muy cansada. Yo no llevo un séquito detrás que me prepare todo excepto mi cuñada, que es sueca, y me hace los coros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV