Juan Avellaneda ocupa el sillón de Cristina Rodríguez en ‘Cámbiame’: “Ha dejado el listón muy alto”

Acostumbrado a trabajar en su taller, el diseñador ha tenido que vencer su miedo escénico –“Me daban pánico las cámaras”– para enfrentarse al reto más difícil de su carrera.

image
Juan Avellaneda

Es consciente de lo que supone sustituir a Cristina Rodríguez en Cámbiame. Por eso, Juan Avellaneda se enfrenta a este nuevo reto con ilusión pero con mucha cautela y tiene claro lo que puede aportar al programa: frescura y su experiencia en el mundo de la moda.

¿Alguna vez te habías planteado formar parte de un programa como este?
Para nada. Yo soy diseñador y un día estaba hablando con la patronista y mi equipo creando la nueva colección, y al siguiente me encontraba en un plató. Para mí fue algo surrealista, pero es una regalo maravilloso.

¿Te gusta el mundo de la televisión?
Hasta que me he visto en el caso, jamás habría pensado que yo haría televisión. Me estoy adaptando a las rutinas y tengo que decir que el trabajo que se lleva a cabo para la realización de un programa es admirable. La verdad es que estoy disfrutando mucho de la experiencia y es algo que me llevo como persona, tanto del equipo humano detrás del programa, como de mis compañeros como de las personas que vienen al programa a cambiarse.

¿Tenías experiencia en pantalla?
No y me daba pánico ponerme delante de una cámara. Sí que es cierto que uso mucho las redes sociales, pero siempre por escrito y fotografía, nunca a través de vídeo. La situación impone bastante, pero estoy feliz de salir de mi zona de confort y poder afrontar este nuevo reto con ilusión.

¿Seguías el programa?
No, no lo seguía porque no veo demasiada televisión, aunque obviamente lo conocía. Paso muchas horas en el estudio trabajando y el horario que tiene no es el mejor para mi.

¿Por qué crees que pensaron en ti para ocupar el sillón de Cristina Rodríguez?
Supongo que por ser diseñador y por mi experiencia con clientes reales, pues si lo piensas es similar a lo que sucede en el programa. Cristina ha hecho una labor fantástica durante estos dos años y me gustaría hacerlo bien para guardarle la silla durante este tiempo. El listón está muy alto.

¿Conocías a Pelayo y a Natalia?
No, no los conocía personalmente. Sí que habíamos coincidido en algún evento, pero no había tratado con ellos. La verdad es que me han recibido de manera estupenda, tanto ellos como Carlota Corredera y todo el equipo de Cámbiame. Como te dije anteriormente, esto ha sido un regalo maravilloso.

¿Qué crees que puedes aportar al programa?
Creo que está bien poder aportar frescura y mi granito de arena con mi experiencia. Personalmente me gusta trabajar con un equilibrio de la belleza y de la contemporización de los códigos más clásicos mezclados con la tendencia, y pienso que los tres coaches ahora mismo tenemos estilos que pueden complementarse, pero muy diferentes entre nosotros. Espero que con mi opinión pueda ayudar a alguien, no solo a quien asesore en televisión sino también al público: a descubrir más de sí mismos con pequeños trucos o consejos para así sacarse el máximo partido independientemente del tipo de cuerpo que tengamos.

¿Cómo definirías tu estilo a la hora de hacer estilismo?
Intento que mi estilo no se vea confundido con el de la persona a quien le estoy haciendo el cambio. Es como cuando haces un regalo: a veces piensas en lo que te gusta a ti y no en lo que le puede gustar y encajar a la otra persona, y para mí eso es muy importante.

¿Y el tuyo propio?
¿Sabes que muchas veces me cuesta definir mi estilo? Eso es porque me gusta experimentar con algunas prendas. Creo que mi estilo durante el día es muy relajado y mediterráneo, pero con un punto rompedor, y por la noche me gusta algún punto Studio 54, esmoquins o 70s.

Tú eres diseñador de moda, ¿qué te diferencia del resto de los diseñadores?
Lo que diferencian mis diseños de Avellaneda es que siempre orbitan en los clásicos reinventados. Apostamos por la calidad de la sastrería tradicional, pero jugamos con elementos que hagan esa prenda distinta con bordados, tejidos llamativos, detalles que sorprendan…

¿A quién harías un cambio de estilismo?
A cualquier político español.

¿Crees que tu paso por el programa puede ayudarte con tu firma de ropa?
Claro y sería absurdo decir lo contrario. El programa puede ayudar a que mi firma llegue a más público y que se dé a conocer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV