Jesús Cintora cruza ‘La línea roja’: “Soy un yonki de las noticias”

El periodista regresa a la cadena con este formato en el que enfrenta a personas de opiniones contrarias sobre temas polémicos como la tauromaquia o la homofobia.

image
Jesús Cintora

Tras presentar Cintora a pie de calle, el periodista regresa a Cuatro para ponerse al frente de La línea roja, un espacio que abordará los asuntos más polémicos y de actualidad enfrentando a personas con diferentes opiniones al respecto. Arranca con la tauromaquia y, en las próximas semanas, se acercará a los ocupas o la homofobia.

¿En qué consiste La línea roja?
El programa cuenta con gente de la callle con opiniones muy diferentes y antagónicas sobre asuntos polémicos y los llevamos al territorio contrario. Y temas que afectan a la sociedad como los okupas, la homofobia o la tauromaquia. Se trata de contrastar ideas.

¿Elegisteis esta fórmula porque televisivamente da más juego?
Es interesante que en una sociedad donde hay ideas antagónicas, la gente conociera a quien piensa distinto a ellos. Para un animalista, entrar en una corrida de toros no es algo cómodo ni agradable. Pero le invitamos a que dialogue. Y al poner todas estas ideas sobre el tablero obligamos a los espectadores a pensar.
Y hay opinión de expertos…
El programa parte de dos protagonistas con ideas antagónicas y luego hay caras conocidas, expertos, que también suman con sus opiniones.

¿Cuál es el tema más delicado que habéis tratado?
Todos son temas polémicos y que no es fácil decantarse. Hay también ideas muy polarizadas, y otros asuntos en el que la gente aparenta una cosa y luego piensa otra, como en el caso de la homofobia. Gente que dice que es tolerante y luego no soportan ver a dos chicos besándose en la calle.
¿El tema catalán lo vais a tocar?
Me lo pregunta mucho como es lógico, y el formato sí se presta para juntar a un independentista con alguien que no lo es, y podría aportar un punto informativo interesante e incluso que sirva para derribar muros.

Un programa de diálogo es muy oportuno ahora, ¿no?
En La línea roja hay debate, diálogo, pero también mucha acción, es muy visual pues llevamos a los protagonistas a los escenarios en concreto.

Los criterios para seleccionar los temas son…
Que sean de interés social, sobre todo.

¿Cuál te apetecía más?
Hay muchísimos. Amo la información y la actualidad y soy un yonki de las noticias. Me conmueve todo lo que pasa a mi alrededor.

En un momento como este, ¿te hubiera gustado estar en primera línea como hacías en Las mañanas de Cuatro?
Nunca he abandonado la primera línea, y la actualidad se puede contar de muchas formas. Las redes sociales, colaboro en prensa escrita, hago presentaciones, mi libro lleva siete ediciones… Nunca he dejado de ejercer el periodismo diario.

Con perspectiva, ¿cómo ves tu salida de Las mañanas?
Es un tema que está pasado. Es la eterna pregunta y todo lo que tenía que decir, ya lo dije.
¿Estamos saturados de política?
En nuestro programa nuestros contenidos están ligados más a lo social, pero, al final, todo lo que ocurre es política. De todos modos, a mi el día a día de los políticos me encanta. Los que hemos hecho informativos en Soria en agosto, sabemos que siempre hay noticias que contar. Y la tensión política crece de vez en cuando.

¿Crees que la gente en general esta bien informada?
Bueno… Tenemos más canalaes de información, pero no en todos se cuenta todo lo que ocurre. Y el público debe ir adquiriendo criterio y capacidad para discernir. Pero hay de todo. Gente con inquietudes y otros que pasa de todo…
¿Y las redes sociales son una buena alternativa a los medios convencionales?
Todo lo digital es presente y futuro. Pero todo evoluciona tan rápido, que la incertidumbre es mucha. Cambian nuestros hábitos de consumo y más en la gente joven, así que ya veremos….

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV