Las charlas de Risto Mejide en 'Chester', de Cuatro: "Soy como Jorge Javier Vázquez, pero con gafas de sol"

Sigue encantado de haberse conocido pero, en las distancias cortas, Risto Mejide es mucho más humano y cercano de lo que muestra en sus apariciones televisivas, donde aparece duro, tajante y directo. Jurado de 'Factor X' (Telecinco), este domingo 29 de abril regresa a Cuatro con 'Chester'.

"Hay dos cosas infinitas en España: La capacidad para generar ladrones y la de crear artistas". Con esta contundente frase, Risto Mejide se despachaba en la presentación a los medios del programa Factor X, en el que se ha reencontrado y ha hecho las paces con su otrora 'enemigo', el presentador Jesús Vázquez.

En el programa vas de duro, pero también hemos visto tu corazoncito cuando has confesado lo enamorado que estás de tu mujer, Laura Escanes.
¿Lo dices por el comentario que le hice a Edurne? Pues sí, es cierto que he llegado a cruzarme el océano porque no aguantaba más tiempo sin ver a Laura. No me importa reconocer que estoy muy enamorado.

¿Feliz como jurado de Factor X?
¿Cómo no voy a estarlo? Es el talent show por excelencia. La mecánica del programa, el casting, la manera de juzgar…lo hace único.

¿Tú qué buscas?
Busco sobre todo a los rechazados, a los incomprendidos. A un tío que a lo mejor está en Albacete y nadie, ni siquiera su familia le entiende. He dicho que sí y he defendido a capa y espada a gente que en Got talent no me habrían durado ni dos minutos. Y no es porque haya perdido el criterio sino porque he tenido que cambiarlo.

Has apostado por los Donut…Más frikis imposible.
Esa pareja no es friki. Él es filósofo y ella diseñadora. Tienen un discurso detrás de todo lo que hacen que parece de todo menos friki. Simplemente estamos añadiendo nuevos matices a la hora de juzgar a la gente. Ellos no son frikis, son diferentes.

¿Estás convencido de que esa pareja puede generar una carrera discográfica?
Estás hablando de discos cuando hace tiempo que una carrera discográfica ha dejado de ser importante. ¿Sabes la de gente que ha pasado por talent shows que se ganan la vida con la música? En teatros, haciendo coros y hasta con gente de estudio. Creemos que los únicos que tienen éxito en la música son los que venden discos y de esos hay uno, dos o ninguno.

Jesús Vázquez ha comentado que en este programa se ha encontrado con un Risto diferente. ¿Has cambiado?
Afortunadamente sí. Todos hemos cambiado en estos últimos doce años.

¿Hubo conversación entre Jesús y tú o simplemente habéis olvidado vuestras diferencias?
Hubo una conversación. Los de Mediaset son muy sabios. Nos han mantenido distanciados durante estos años y en un momento determinado, importante para ambos, nos han vuelto a reunir. En esa conversación nos dijimos que ambos habíamos cambiado y que los dos nos podíamos haber equivocado durante este tiempo. Porque las cosas ocurren cuando tienen que ocurrir, igual que las reconciliaciones. Y me gusta que se emita en pantalla porque va a ser una llamada de reconciliación de mucha gente. ¡Ojalá mucha gente tome ejemplo!

¿Has dejado de ser borde? (le pregunto si ha suavizado sus posturas y me contesta que los periodistas tenemos que introducir más matices en nuestras preguntas. Entonces le pregunto si ha dejado de ser literalmente "borde").
¿Por qué he de dejar de ser borde? Seré borde cuando alguien me provoque una bordería y tierno cuando alguien me provoque ternura. Dejemos de pensar en si soy blando o duro. Lo que tengo que ser es auténtico. Porque si tengo que aplaudir a alguien, también aplaudo. Ya está. Eso es lo que me mantiene con interés en los talent show. Si fuera siempre el tío borde, taciturno y que siempre dice no a todo, no estaría aquí después de doce años. Lo que me gusta es la improvisación. Ni yo mismo sé lo que le voy a decir al concursante cuando entra por la puerta.

¿Te vamos a ver agresivo en algún otro momento?
Me vais a ver enfadado de verdad. Si uno se deja llevar por la irresponsabilidad, puede acabar ganando el Tekila (el ganador de Got Talent 2).Y no concibo que eso vuelva a ocurrir.

¿Te arrepientes cuando has sido malencarado con alguien?
Me arrepiento continuamente. Más de una vez lo he reconocido ante esa persona cuando ha acabado el programa o se lo he dicho cuando me lo he vuelto a encontrar. ¿Quién no se equivoca? Soy consciente de que me he equivocado muchas veces, pero se nota más porque lo ve mucha gente. Yo lo reconozco, pero ¿cuánta gente conoces que se equivoque y lo reconozca? ¿Y que lo reconozca y encima pida disculpas?

¿Alguna historia personal que te ha conmovido?
Más de una. Tenemos la suerte de trabajar en un negociado en el que la materia prima son esas historias. Viene gente con la que conectas automáticamente y viceversa. Yo he sufrido bulling (acoso escolar) de pequeño y me ha llegado al alma algún caso que ha vivido situaciones similares a las que yo sufrí. Me da igual que lo haya padecido por ser diferente o por ser especial; por tener un Factor X lo ha pasado mal y eso hace que empatices directamente con esa persona.

¿Cómo te recuerdas cuando empezaste en OT?
Me veo con poca experiencia, muy verde. Diciendo la verdad, pero encorsetado. Ahora me permito llorar, reír, sentir…Me gusta reconocer que doce años después no soy el mismo. Imagino que tiene que ver la edad o haber sido padre. Pero eso te enriquece, no te resta.

¿Factor X se ha beneficiado del éxito de la última temporada de OT?
Los talent-show llevan arrasando en este país desde hace tiempo. Y yo lo agradezco por lo que atañe a mi cuenta corriente (risas). Nadie se acuerda que Tú sí que vales, por ejemplo, era un programa modesto y hacíamos un 16 por ciento de audiencia la noche de los domingos. A mí me gustan los talent-show y me alegra que triunfen. Y durante muchos años. Lo digo siempre: la capacidad de generar talento en este país es infinita. En cambio, ves un telediario y te das cuenta la cantidad de mediocres que salen en las noticias.

¿Te gustaría que tu hijo Julio (la madre es la periodista Ruth Jiménez, separada de Risto) se presentase en su día a Factor X?
Si él quisiera, yo no le voy a decir que no.

¿Contento con la nueva entrega de Chester?
Sí. El propio Oscar Cornejo, el productor ejecutivo del programa, muy crítico con todo lo que hago, me dijo el otro día que estuvo comiendo en casa: "Es la mejor temporada que hemos grabado". Por los invitados, siempre de primer nivel y porque después de seis temporadas, llegan al programa de otra forma, dispuestos a abrirse. Evidentemente yo también voy aprendiendo después de seis temporadas. Es un formato maravilloso. Tanto que pagaría por presentarlo.

¿El éxito del programa reside en que sabes escuchar?
Ojalá ésa fuera la razón. Estoy haciendo un master de los de verdad en escuchar al prójimo. Hasta que hice Chester no me había dado cuenta que no sabía escuchar. Y es importantísimo, sobre todo en la vida. En la cámara es más difícil porque la gente se engola y no se relaja para ser natural. Superar todo eso ha sido el proceso que ha vivido el Chester y ahora estoy disfrutando de verdad. El programa está en un punto en el que, independientemente del invitado que venga, sé que vamos a obtener algo interesante.

¿Algún sueño por cumplir?
(Risas) Parezco Cindy Crawford en su mejor momento. La verdad es que no soy ambicioso, no me planteo si quiero o no hacer un programa. Soy consciente de lo que sé hacer y lo digo abiertamente y parezco prepotente cuando afirmo: "Soy bueno en esto". Pero también sé que soy muy malo en muchas otras cosas. De lo que sé hacer, estoy perfecto en donde estoy. Me gusta mucho el Chester porque disfruto con las conversaciones directas, informales y que buscan ese otro titular que nadie ha publicado; lo estamos haciendo muy bien todo el equipo. También estoy contento en Got Talent porque me lo he pasado muy bien, incluso con Jorge Javier (risas). Y Factor X es un sueño cumplido. No tengo tiempo para más programas.

¿Sigues dirigiendo tu empresa de publicidad?
Sí, sí. Es una empresa de 60 personas repartidas entre Madrid, Barcelona y Valencia. Afortunadamente mi socio es un crack en management y es el que lleva la agencia. Yo le doy apoyo logístico, sobre todo creativo, cuando puedo.

¿Te has convertido en un hombre de Mediaset?
Claro. Soy como Jorge Javier, pero con gafas de sol (risas).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV