Ona Carbonell, finalista de 'Masterchef Celebrity': "Mi novio está encantado porque ahora cocino yo en casa"

Habrá que esperar unos días más para saber quién se convierte en ganador de la presente edición del concurso 'Masterchef Celebrity'. Ona Carbonell, Paz Vega, Mario Vaquerizo y Antonia Dell´Atte compiten por suceder a Saúl Craviotto. La cita es el 25 de noviembre.

El programa ya está grabado, pero tendremos que esperar hasta el domingo próximo para conocer si las dos veces medallista olímpica y capitana del equipo español de natación sincronizada se impone o sucumbe ante alguno de los otros tres y se hace con el triunfo que la acredite como la mejor en los fogones. Desde los catorce años, Ona es integrante del Equipo Nacional Español de Natación Sincronizada. A lo largo de su carrera ha ganado 92 medallas. Pese al gran éxito cosechado en su carrera deportiva, la nadadora lleva tiempo diversificando su actividad, ya que como ella explica en su página web, “hay vida más allá del deporte”. Con 300.000 seguidores en redes sociales participa en eventos, deporte, moda, medios de comunicación, solidaridad y ocio. Estudia Diseño de Moda y sueña con dedicarse a ello en un futuro, aunque ya tiene su propia línea de bañadores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo te sientes pensando en la final de Masterchef Celebrity?
Estoy tan nerviosa como si fuera en directo. Ha sido una experiencia maravillosa y lo mejor han sido los compañeros, que son encantadores. A mi entrenadora le comento que las tablas que he cogido en Masterchef, lejos de mi zona de confort que en mi caso es el agua, me han servido para la sincronizada y espero que también me sirva para mis retos deportivos.

¿De verdad no sabías ni freír un huevo antes de presentarte al programa?
De verdad. Siempre comía o cenaba en el centro de alto rendimiento o en los hoteles cuando viajaba. De hecho, mi familia se reía de mí porque me daba miedo hasta poner el agua a hervir. Ahora mi novio (el ex gimnasta Pablo López) me echa la culpa de que vaya cogiendo kilos porque le encanto todo lo que cocino (risas).

Y has pasado de los entrenamientos maratonianos en la piscina a los sudores en la cocina.
Tenía que prepararme porque, si no, pensaba que iba a hacer el ridículo y me echarían el primer día. Así que, como una histérica con la sincro, me puse a cocinar por las noches, a estudiar, cortando patatas y cebolla sin parar y yendo a todos los restaurantes que podía y más.

Has tenido de profesores a los hermanos Roca, nada menos…
Sí, son muy amigos míos y, cuando les comenté que entraba en Masterchef, me dijeron que fuera a verles, que me ayudarían. Cuando no entrenaba me pasaba con ellos mil horas al día.

¿Marca la fuerza de voluntad que imprime ser una deportista de élite?
El deporte me ha servido mucho para afrontar mejor los retos, porque cuando me decían que algo no lo hacía bien, pensaba que la próxima vez lo haría mejor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Aceptas las críticas constructivas?
Sí. Hay que entender que siempre hay que mejorar, que nunca es suficiente. También es importante fracasar y caerte porque luego te levantas más fuerte. Luego, las victorias saben mejor. Esto me ha ayudado, y más en un medio que no es el mío. Me lo he tomado con esta perspectiva y nunca me he enfadado cuando el jurado me ha criticado porque entiendo que forma parte del aprendizaje.

¿Qué te ha parecido Paz Vega como contrincante?
Paz me parece una persona admirable. Ya la admiraba de pequeñita y, de repente, encontrarme con ella y estar a su lado cocinando ha sido una experiencia fantástica. Es una persona muy humilde, cariñosa, trabajadora…Ha sido un gran referente.

¿Te gustaría ganar?
Sólo con estar en el programa y compartir esta experiencia con mis compañeros ha sido estupendo. Lo mejor ha sido conocerles a ellos.

¿Qué te parecería coger el relevo de Saúl Craviotto, otro deportista de élite y campeón olímpico?
Saúl para mí es un referente, como deportista es un crack, luego es una persona muy humilde y trabajadora. Lo primero que hice cuando supe que estaba dentro fue llamarle y ver tres mil veces cada programa de su edición.

Tú has hecho muy buenas migas con Santiago Segura, pero tuvo un encontronazo serio con Paz Vega…
Al lado de Santiago he aprendido mucho. No conozco a nadie tan rápido mentalmente como él. Me ha dado mucho cariño, mucho apoyo. Siempre hemos conectado muy bien ya que sabemos afrontar las cosas de la misma manera, sin opción a tirar la toalla. Pero allí se pasan muchos nervios y cuando compites siempre hay momentos tensos, aunque Santiago y Paz son amigos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Antonia Dell Atte ha dicho que todos erais muy competitivos y que la mirabais mal. ¿Es cierto?
(risas) Yo la veo muy buena persona y me llevo muy bien con ella porque hemos coincidido en el mismo coche cuando venían a recogernos para ir al plató. Es una mujer con mucha energía y cocina muy bien.

Mario Vaquerizo también se ha reconocido como muy competitivo.
Mario es un crack. No le conocía pero era un ídolo para mí. Ahora que le conozco sé que es maravilloso, educadísimos, muy cariñoso…A mí me ha ayudado mucho, siempre me daba la mano diciéndome: “que tú puedes, Onita”.

Has confesado que estás pasando por un momento personal muy difícil. ¿La responsabilidad te ha pesado?
En uno de los programas se murió mi abuelo y fue duro. Intenté imponerme a esa situación personal y en cuanto terminé de cocinar me fui al tanatorio y al entierro.

¿Qué te parece que Eva González deje Masterchef…
Me da pena porque es una gran profesional y una bellísima persona. Me ha cuidado muchísimo, es encantadora y le deseo lo mejor. Tiene un bebé muy pequeñito y trabajaba mucho –tanto ella como el jurado-y quería más tiempo para su niño.

¿Vas a seguirla en La voz?
Por supuesto.

Tu pareja y tú os conocisteis en un centro de alto rendimiento cuando él era aún gimnasta de la Selección Española. ¿Te ha apoyado en esta etapa?
Él es muy tímido. No tiene WhatsApp ni redes sociales y estaba bastante atemorizado al principio. Como yo no sabía cocinar nada me dijo: “Ona, madre mía, dónde te vas a meter”. Luego me ha visto muy expuesta porque Masterchef es un programa que se ve mucho, pero me ha visto tan contenta y que los compañeros me han cuidado mucho, así que está feliz. Bueno y porque también cocino yo ahora en casa (risas).

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Ya has pensado qué vas a cocinar para las próximas fiestas de Navidad?
Entreno todos los días, menos en Fin de Año que me iré a la provincia de Huesca, a Santaliestra, el pueblo de mi novio. Allí tenemos una mini casita y algo cocinaré.

¿Qué objetivos te marcas para un futuro cercano?
Seguir cocinando, ya que ha sido tan duro el aprendizaje porque empecé de menos diez. En julio del año 2019 tengo el Mundial en Korea, que es el objetivo más cercano y luego, evidentemente, Tokyo. Además tengo una línea de bañadores junto con Taymory; ahora estamos preparando la próxima colección y pensamos también en los bañadores que llevaremos las chicas de la sincronizada de la Selección en los Mundiales porque alguno lo diseño yo.

¿Qué te parece haber ganado el Premio de las Supernenas?
Máxima ilusión porque son un referente para todos las niñas y niños y espero darles ejemplo con mi trayectoria, mi esfuerzo y mi trabajo. Hay que luchar hasta perseguir tu sueño, que es lo que he hecho en mi vida. Me encantaba el baile y desde pequeñita he entrenado para llegar a ser una sirena. Además estoy encantada de haber ganado este premio con Amaya Valdemoro y Lydia Valentín, dos mega craks del deporte y de la vida, además de muy amigas mías.

¿Qué es para ti el deporte?
Me ha enseñado a soñar y a trabajar para conseguir mis sueños. Es ideal para todos, desde niños chiquititos hasta gente mayor. Tanto a nivel saludable como emocional y mental, el deporte es lo mejor que hay.

¿El deporte femenino está en auge?
Por supuesto. Hay muchas supernenas que están consiguiendo muchas medallas. Pero lo mejor es que hay una base importante en todos los deportes y espero que sigan llegando muchas medallas y que se consigan disfrutando. Eso es lo más bonito.

¿Qué se necesita para ser una Supernena?
Trabajar. Si algo me ha enseñado el deporte es que si trabajas, puedes conseguir lo que quieres. No son necesarios súper poderes, sino ilusionarte por las cosas y rodearte de unas buenas amigas como hacen Las Supernenas, porque para disfrutar de las cosas hay que compartirlas.

Los dibujos animados de Network cumplen veinte años. ¿Qué hacías tú en aquella época?
Tenía ocho años y justo dejé la gimnasia rítmica para hacer la sincronizada; ahí empezó lo que ha sido mi sueño y mi vida. Evidentemente no tenía nada que ver con lo que soy ahora porque he vivido experiencias magníficas gracias al deporte.

¿Quién ha sido tu referente?
Teresa Perales. Es una gran compañera y un referente deportivo y de forma de enfocar la vida muy grande. Todo lo hace con una sonrisa y no puede tener más medallas porque no le caben en su casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV