El ejemplo de Carolina Marín pone fin a la temporada de ‘Leyendas’

Este jueves 28 de marzo, a las 22.30 en DMAX, la tricampeona del mundo de bádminton, Carolina Marín, es la protagonista de la última entrega de ‘Leyendas’.

image

Carolina Marín llegó al bádminton por casualidad. Fue su amiga y vecina Laura Sánchez la que le hizo cambiar su traje de flamenca por una raqueta y un volante hasta entonces desconocidos para ella. Ahora es una de las Leyendas a las que Quique Peinado ha tenido oportunidad de entrevistar para DMAX. Durante una hora, el público descubrirá la faceta humana, cercana y divertida de esta atleta de 25 años que ha hecho historia en el mundo del deporte.

Con solo 14 años, Carolina se trasladó a Madrid para vivir en la Residencia Blume para deportistas de élite y entrenar en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de la capital donde se preparan algunos de los mejores atletas de nuestro país. Ahora, la onubense dedica una media de ocho horas diarias, de lunes a sábado, a trabajar para cumplir su sueño de ser la mejor.

image

Lleva compartiendo casi 12 años de vida profesional con su entrenador Fernando Rivas. Una persona junto a la que ha vivido momentos de máxima tensión. Ambos se han convertido en un exitoso tándem que lleva a cabo novedosos métodos como los entrenamientos a través de partidos jugados por ordenador, el entrenamiento del lenguaje no verbal o en el plano físico el entrenamiento en apnea.

Su fisioterapeuta, Diego Chapinal, constituye otra pieza clave en el engranaje que ha logrado llevar a la española al éxito deportivo. Su función resulta vital para Carolina, que unida al apoyo de su psicóloga, María Martínez, resultaron determinantes para superar el bache de juego que sufrió tras los JJOO de Río en 2016 y que terminó con su victoria en el Mundial de Bádminton celebrado en Nanjing (China) en 2018. Una fortaleza que ha vuelto a poner en práctica en las últimas semanas tras la grave lesión que sufrió en el Masters de Indonesia y que le ha obligado a pasar por el quirófano hace solo unas semanas.

En Leyendas, Carolina Marín también tiene un cariñoso recuerdo para su familia y su Huelva natal, un lugar que apenas puede visitar debido a sus compromisos profesionales. Y es que, el poco tiempo libre que le queda lo pasa con su novio, paseando con sus perros o cocinando. Consciente de su afición por la cocina, su otra gran pasión, el periodista decide darle una sorpresa a Carolina tras una dura sesión de entrenamiento organizando una cena para sus amigos y compañeros de la Blume, con ella como chef principal. Así, entre fogones y risas, los espectadores descubrirán la faceta más divertida y relajada de Carolina Marín.

image
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV