'Masterchef 7' no expulsa a nadie por primera vez en la historia

Para sorpresa de todos, el décimo programa de 'Masterchef' cerró sin ninguna expulsión. Samira y Valentín lograron salvarse y acabaron entre lágrimas por la presión a la que se sentían sometidos. Los jueces justificaron esta decisión diciendo que ambos aspirantes habían creado un plato perfecto en el último reto.

No hubo expulsados en el programa 10 de Masterchef 7

Decisión histórica la que se ha producido en el programa 10 de Masterchef 7. En una noche en la que volvió a quedar claro el pésimo nivel de los concursantes, sorprendió que en la prueba de eliminación el jurado decidiera, y eso que otros año el nivel ha sido tremendamente superior, que ningún concursante abandonara la competición, ya que Valentín y Samira habían hecho dos platos perfectos.

En la primera prueba, debían elaborar un plato libre utilizando diferentes tipos de carne. De esta prueba salieron dos delantales, uno negro para Samira y el dorado para Teresa. Samira no supo diferenciar los distintos tipos de carne que existen y fue nominada directamente a la prueba de eliminación. "Parece mentira que estemos así a estas alturas del programa", reprendió Jordi a la joven.

La prueba de exteriores de Masterchef

Descalabro en los exteriores

Los aspirantes viajaron a Zamora para cocinar en los jardines de la catedral de la ciudad. Allí, los participantes debían guisar para sesenta ganaderos y agricultores de la zona. El trabajo de los aspirantes, así las cosas, obligó a interceder a Jordi Cruz y Pepe Rodríguez, que intervinieron para evitar que los platos se quedasen sin terminar.

El resultado final del cocinado agradó a los comensales, pero no al jurado, que reprendió a los aspirantes. "No nos esperábamos para nada una prueba como la de hoy", manifestó Samantha. Solor Carlos se salvó de la quema y Samira, que logró sacar una patatas soufflé de 10. “Me la has liado pajarito. ¿Te parece normal? En quince ediciones de MasterChef no hemos sacado una patata soufflé en condiciones y vas tú y lo consigues. Estoy muy orgulloso de ti”, le dijo Jordi.

Y llegó la sorpresa

En la prueba de eliminación, que contó con el reconocido chef Martín Berasategui, los concursantes tenían que enfrentarse por parejas, por lo que debían ir retándose poco a poco con los compañeros que escogieran. No fue la mejor noche para Valentín, ya que llegaba con la autoestima por los suelos y el aspirante se veía ya con un pie fuera de las cocinas: “A partir de hoy todo va a cambiar. Me he dado cuenta de que la gente viene aquí a competir y eso me está perjudicando. Yo también voy a ir a por todas, ya no me vale un segundo puesto”.

Tras las diferentes batallas, Valentín y Samira debían enfrentarse por continuar una semana más en el programa. Las elaboraciones de los dos, no obstante, estuvieron a la altura. "Nos lo habéis puesto muy difícil", señaló Pepe. "Estamos sorprendidos por lo bien que habéis trabajado, porque es muy difícil encontrar una diferencia entre los dos", agregó Jordi.

Por tanto, y en una decisión inédita en la historia del concurso, el jurado decidió salvar a ambos concursantes. "Ninguno de los dos platos estaba como para irse, por lo que no podemos echar a nadie", afirmó Pepe. "Los dos merecíais quedaros, por lo que no puede irse ninguno", valoró Jordi.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV