Javi, de 'RockCampers', eclipsa el regreso de Enrique Chicote a '¿Quién quiere ser millonario?'

La última entrega de '¿Quién quiere ser millonario?' fue una noche de reencuentros. Javi Miralles, tras su paso por '¡Boom!', volvió a contestar las preguntas de Juanra Bonet, mientras que Enrique Chicote regresó al programa que le dio la fama.

image

La tercera entrega de ¿Quién quiere ser millonario? prometía, y mucho. El trío de campeones estaba compuesto por Javier Miralles, Enrique Chicote y Marta Sierra. Al primero lo vimos triunfar hace pocos años en ¡Boom!, encabezando el exitoso cuarteto de Los RockCampers que ganó el bote -1.935.000 €- y se llevó un acumulado de 2.326.500 €. El segundo de ellos ya sabía lo que era sentarse en el sillón de ¿Quién quiere ser millonario? con gran éxito, respondiendo a todas las preguntas con acierto para convertirse en el único concursante español en lograrlo y ganar, por aquel entonces, 50 millones de pesetas. Y la última concursante VIP de la noche fue Marta Sierra, quien se hizo especialmente famosa, en esto de los concursos televisivos, al ganar un bote de 96.000 € en Pasapalabra.

La exitosa apertura de Javi Miralles

Con Los RockCampers pasa como con Los Lobos, han estado tanto tiempo al otro lado de nuestras pantallas de la televisión que cuando volvemos a verlos nos crea una sensación familiar. Así ocurrió cuando Javi se reencontró con Juanra Bonet para intentar resolver las 15 preguntas que lo conducían al millón de euros de ¿Quién quiere ser millonario?

Le faltó poco, muy poco, a Javi Miralles para llegar al gran premio. El rockcamper se quedó a solo una pregunta de pasarse el juego, ya que decidió plantarse en la penúltima cuestión, la cual también habría acertado de haberse arriesgado. 100.000 euros fue la cantidad total que consiguió llevarse Javi, lo máximo que consiguió llevarse un concursante en el tercer especial de ¿Quién quiere ser millonario?

image

Enrique Chicote, lejos de repetir logro

El plato fuerte de la noche estaba en el segundo participante: Enrique Chicote. Su condición de único español en responder con acierto todas las preguntas del concurso, hace ya unos cuantos años, cuando Carlos Sobera estaba sentado en la silla de presentador, dotó de gran atractivo su regreso.

Enrique Chicote quemó muy pronto los dos primeros comodines y, después de llegar con dificultad al segundo nivel de seguridad, decidió arriesgarse en la siguiente cuestión. A pesar de que le quedaba por utilizar el último comodín, el del familiar -su mujer estaba entre el público-, no quiso usarlo e intentó responder la pregunta. Esta vez no pudo alcanzar el máximo objetivo, pero se fue a casa con 15.000 euros y su legado como campeón intacto, pues todavía no ha conseguido nadie igualar su gesta.

image

Peor le fue a Marta, tercera participante de la noche en ¿Quién quiere ser millonario? Se quedó muy lejos de Javi Miralles y un escalón por debajo de Enrique Chicote. Fue determinante la última pregunta que respondió, cuando tuvo que gastar sus dos últimos comodines para acertarla. Después, llegó una cuestión sobre el delfín rosado, una cuestión sobre animales, precisamente el punto débil que había confesado. Decidió plantarse y se marchó a casa con 10.000 euros.

image
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV