Una modelo rusa, un afinador de gaitas y unas gemelas cocinarán en la edición más dura de ‘Masterchef’

Tanto la presentadora, Eva González, como los tres jueces, Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz, aseguran que esta es la entrega más dura hasta el momento: “Habrá un abandono”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Raquel. 39 años. Ama de casa

Responsable, extrovertida y solidaria. Su hermana gemela Virginia será su rival. Le gustaría enfrentarse a ella en la final y ganarla. Su hermana ocupa un lugar importante en su vida, siempre han estado juntas y comparten aficiones, tiempo libre y confidencias. Raquel trabajó de técnico administrativo hasta que nacieron sus dos hijos, desde entonces se dedica a su vida familiar. Lleva años colaborando en un comedor social. Le gustaría cumplir su sueño de montar un negocio relacionado con la hostelería.

Salva. 31 años. Auxiliar administrativo

Empezó a trabajar desde joven para ayudar económicamente a su familia, ya que su padre falleció cuando tenía 16 años. Apasionado de la cocina desde pequeño, tiene la espina clavada de no haberse dedicado a ello profesionalmente. Entre sus muchas aficiones, destaca toca la percusión en una banda de música. Afirma que es capaz de imitar platos de restaurantes de tres estrellas Michelin. Es perseverante, competitivo y reconoce que las críticas no le sientan demasiado bien.

Virginia. 39 años. Ama de casa

Le encantan los emplatados y actúa de jurado en todas las casas, bares y restaurantes que visita. Trabajó como organizadora de eventos, pero actualmente es ama de casa. Lleva 8 años montando su propia caseta en la Feria del Caballo de Jerez. Casada y con dos hijos, una de ellas le apuntó al casting. “Para mantenerme lejos de casa una temporadita”, bromea. Quiere montar su propio catering para ofrecer comida casera de calidad. Si para conseguirlo debe enfrentarse a su hermana, “que gane la mejor”.

Reichel. 33 años. Camarera y agente forestal

Defensora a ultranza de la naturaleza, los animales y la conservación del entorno natural. Vive desde hace años en una aldea del Pirineo con dos habitantes: ella y su novio. Compagina su trabajo de camarera con el de agente forestal. Es inconformista, rebelde y defensora de las causas perdidas. Se aficionó a la cocina siendo muy pequeña, cuando vio a su abuela medir en “padrenuestro” la cocción de un huevo. A partir de ahí, comenzó a leer libros de recetas para cocinar para sus muñecas y, después, para sus amigas.

José Luis. 41 años. Pintor industrial

Nació en Baracaldo, pero vive en Albacete. Por el trabajo de su padre, pasó parte de su infancia de mudanza en mudanza, hasta que su familia se instaló en Munera definitivamente. Dejó los estudios muy joven, decisión que aún le remuerde la conciencia. Entre sus aficiones se encuentra cazar, pesca, pasear en moto, volar en paramotor y cocinar para sus amigos. Es un hombre campechano, rudo, extrovertido y testarudo. Cuando toma una decisión la lleva a cabo hasta las últimas consecuencias.

Aniuska. 22 años. Atleta y profesora de gimnasia

Lleva desde los 14 años dedicándose en cuerpo y alma al atletismo profesional. Uno de sus mayores sueños, además de convertirse en una gran cocinera, es participar en unos Juegos Olímpicos. Charlatana, extrovertida y solidaria, ha estudiado magisterio infantil, porque siente una conexión especial con los niños y quiere combatir, desde la enseñanza, el problema de sedentarismo de muchos jóvenes. Su lema es la “alimentación saludable y actividad física como prevención del sobrepeso”.

Pablo. 39 años. Ingeniero de estructuras

Gallego afincado en Barcelona. Ingeniero de estructuras y titulado como controlador aéreo. Es campeón de ajedrez y ha competido en hockey y ciclismo. Ha sido músico profesional de acordeón, gaita y flautas, además de participar en grupos de baile gallego. Es una persona extremadamente inquieta, con unas ganas insaciables de aprender. Es padre de dos gemelos de 4 años, su jurado más duro. Apasionado de la vanguardia, ve la cocina como una extensión y una aplicación práctica de la Química y la Física.

Ángel. 31 años. Friegaplatos

Leal, alegre, testarudo y orgulloso, un chico de barrio apegado a su familia y amigos. Era mecánico hasta que descubrió que su vocación era la cocina. Emigró a Brighton (Inglaterra) persiguiendo su sueño y, a pesar de emplearse a fondo, no pasó de friegaplatos. Sigue buscando su oportunidad ante los fogones. Le gusta la cocina tradicional pero no pierde la oportunidad de innovar, aunque todavía tiene “mucho que aprender”. Espera convertirse en el cocinero que siempre ha soñado y quiere adquirir todos los conocimientos posibles para abrir su restaurante.

Daniel. 45 años. Empresario

Tercero de cinco hermanos, pasó parte de su infancia en el obrador de su abuelo. Cuando se mudó a Sevilla a estudiar informática, nació su pasión por la hostelería. Extrovertido, alocado, charlatán y con don de gentes. Daniel es un empresario que, entre sus aficiones, destaca pasar el mayor tiempo posible con sus hijas, cocinar y colgar recetas en su blog. Defensor de la comida japonesa y peruana, sueña con montar una escuela de hostelería y conocer los 50 mejores restaurantes del mundo.

Emilia. 64 años. Ama de casa

Nació en Almería, pero reside en Madrid desde los tres años. Afable, cariñosa y dicharachera, aunque la vida no se lo ha puesto fácil. Desde pequeña tuvo que ayudar en casa: “Éramos cinco hermanos y el dinero no sobraba”, recuerda. Se casó joven y tuvo tres hijas, a las que aún se dedica en cuerpo y alma. Tiene un montón de nietas, la alegría de su vida. Llega con ganas de vivir la experiencia y con la misma ilusión que una joven de 25 años. Demostrará que la comida casera puede llevarla muy lejos.

Esmeralda. 45 años. Desempleada

Nacida en Madrid y criada en Salamanca. Es sincera, amable, dulce y habla siempre desde el corazón. Casada y con un hijo de 16 años. Se apasionó de la cocina cuando tuvo que empezar a alimentar a su hijo de manera saludable. Lo que al principio era una tediosa tarea, se fue convirtiendo en su válvula de escape. Quiere que la cocina sea su forma de vida. Mujer espiritual donde las haya, está convencida de que el universo le brinda la oportunidad de entrar en MasterChef para abrirle las puertas de la gastronomía. 

Juan. 18 años. Estudiante de enfermería

Nació en Baracaldo, pero vive en Albacete. Por el trabajo de su padre, pasó parte de su infancia de mudanza en mudanza, hasta que su familia se instaló en Munera definitivamente. Dejó los estudios muy joven, decisión que aún le remuerde la conciencia. Entre sus aficiones se encuentra cazar, pesca, pasear en moto, volar en paramotor y cocinar para sus amigos. Es un hombre campechano, rudo, extrovertido y testarudo. Cuando toma una decisión la lleva a cabo hasta las últimas consecuencias.

Rocío. 43 años. Empresaria de eventos

Madre de trillizos, entró en el mundo de la hostelería por casualidad, cuando le ofrecieron trabajar de camarera durante en los Juegos Olímpicos del 92. Se ha labrado una importante trayectoria en el mundo de la hostelería. Su carácter luchador y su capacidad de liderazgo le han llevado a ostentar puestos de máxima responsabilidad. Ha sido directora de logística de El Bulli Catering y ha comandado equipos de más cien camareros, entre otros trabajos. Es una empresaria de eventos bastante reconocida, que quiere completar su formación en MasterChef.

Natalia. 28 años. Modelo y periodista

No tuvo una infancia fácil. Desde muy pequeña ejerció de madre y cuidó de sus tres hermanos, sobre todo de la pequeña que requería cuidados especiales. Con siete años su padre le regaló una paleta de cocina. “La cocina me salvó, era un lugar donde desarrollar mi creatividad y sacar de poca cosa algo muy bueno”. Terminó Periodismo y se trasladó a Barcelona, donde trabaja como freelance y modelo. MasterChef significa empezar una nueva vida.

David. 20 años. Estudiante

Es un joven simpático, vital y solidario, de Castro Urdiales, que estudia Actividades Físicas y del Deporte. Su afición a la cocina comenzó cuando se fue a León a estudiar y tuvo que empezar a cocinar para él y para sus compañeros. Entre sus aficiones destacan el bodyboard, los viajes y la cocina. Otro de sus sueños es recorrer el mundo trabajando de cocinero temporal, viajando en su furgoneta con un perro. Su hermana le apuntó al casting de MasterChef porque conocía la pasión por la cocina.

Ya ha arrancado la esperadísima cuarta entrega de Masterchef, que viene cargada de novedades, entre ellas, la extrema dificultad de las pruebas y una especial atenció na la filosofía del Slow Food, que consiste en prestar atención al producto de proximidad y usar ténicas respetuosas con el medio ambiente.

El primer programa estará centrado en el multitudinario casting del que saldrán los concursantes. Solo 15 conseguirán el delantal deseado y no será fácil. Cuando llegan al plató pensando que ellos son los elegidos, una sorpresa romperá sus ilusiones. El nivel en esta edición es tan alto que los jueces han decidido que a estos los acompañen otros 15 aspirantes. Ambos equipos deberán enfrentarse, por parejas o grupos, a complejos retos. Solo los mejores se quedarán.

Los 15 concursantes seleccionados recibirán varias visitas, como la de los 15 aspirantes más queridos de otros años, que les ayudarán a preparar alguno de los platós.

Entre los perfiles hay dos hermanas gemelas, una modelo rusa, una explosiva presentadora venezolana, un filipino que se dedica al servicio doméstico, una ermitaña de Huesca, un ingeniero afinador de gaitas y un pintor industrial de Albacete.

Los nuevos participantes salieron de un multitudinario casting en Toledo, Capital Gastronómica 2016, al que se presentaron más de 400 personas.

Samantha Vallejo-Nágera asegura que, en esta ocasión, los concursantes son muy fuertes: “No pueden ser blandos porque, parte de Masterchef, es que el jurado sea muy exigente con unos concursantes que son amateur y vienen de cocinar en su casa”.

Su compañero Jordi Cruz asegura que “aunque los aspirantes se piensan saberlo todo del programa, al jurado le encanta dejarles descolocados”.

Pepe Rodríguez está de acuerdo: “En esta edición hay de todo: gente joven, más mayor, gente muy apasionada y divertida y algunos repetidos… ¡porque tenemos a unas hermanas gemelas!”.

Todos coinciden en que, en esta ocasión, las pruebas son muy complicadas: cocinar esposados será una de las más extremas. Tanto es así, que incluso habrá un abandono por parte de los concursantes. Pero también habrá espacio para la emotividad con momentos tan entrañables como varios hijos cocinando para sus madres.

Las visitas más esperadas serán las de los cocineros más reputados del país que, en total, suman 50 estrellas Michelín. Una de las primeras será Carme Ruscalleda (en la foto), la primera chef del mundo en conseguir 7 estrellas, y su hijo, Raül Balam, con 2 estrellas.

También asistirán Diego Guerrero, que les enseñará a hacer un emplatado profesional; Roberto Ruíz, que revelará la versatilidad del maíz; Ángel León, que les descubrirá los secretos de los crustáceos y algas; o Macarena Castro, experta en cocina vegetariana.

Además, se mostrará la riqueza gastronómica de nuestro país, ya que los concursantes recorrerán la geografía española en busca de los mejores ingredientes. Así, en Teruel descubrirán los secretos de la trufa; en el Monstario de Montserrat, en plenos Pirineos Catalanes, descubrirán los productos de Cataluña como la butifarra amb mongetes y la xatonada; el Corral de Comedias de Almagro será el escenario donde prepararán un menú quijotesco que homenajeará los 400 años de la muerte de Cervantes; en Narbona descubrirán las exquisiteces de la cocina francesa y tendrán que cocinar para la Unidad Militar de Emergencias de la base de Torrejón de Ardoz.

Carlos Maldonado, ganador de la última edición de Masterchef, también visitará a los aspirantes para plantearles un reto.

“Cambiar el mundo empezando por la mesa”. Este es el slogan del movimiento Slow Food, que los jueces inculcarán a los concursantes.

“Risas, emoción y lágrimas a partes iguales. Hemos tenido que rizar el rizo y darle muchas vueltas a las pruebas”, adelanta Ana Rivas, directora de entretenimiento de Shine Iberia.

Eva González está feliz de repetir como presentadora: “Es un placer hacer un programa de tanto éxito y durante tantas tantas temporadas".

El ganador de esta edición obtendrá como premio la publicación de su propio libro de cocina, 100.000 euros y un Máster en Técnica, Cocina y Producto impartido en la Facultad de Ciencias Gastronómicas Basque Culinary Center. En este mismo centro se formarán los dos finalistas, con un Máster en Pastelería, para el segundo clasificado; y un Curso de Especialización para el tercero.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV