Barei puede ganar Eurovisión (y esta vez va en serio)

Hemos hablado con ella justo antes de enfrentarse a su gran oportunidad profesional, ya que la delegación de TVE adelanta su viaje a Estocolmo para grabar el ensayo de la semifinal.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ganar Eurovisión se ha convertido en un objetivo inalcanzable en las últimas décadas: la influencia de la geopolítica en los votos, el idioma o directamente la calidad de nuestras propuestas han terminado por generar la sensación de que la victoria en el festival de música más mediático y competitivo es, simplemente, imposible. Por estas fechas siempre se genera algo de esperanza, en general más vinculada a las ganas de creer que hay posibilidades que a la realidad… Por eso, decir que “esta vez es diferente” suena muy repetitivo. Pero esta vez sí que es diferente. En este reportaje analizamos por qué.

1 - Podium en (casi) todos los rankings

El factor principal para pensar que este puede ser el año de España es que la canción de Barei gusta fuera, al público que realmente vota. Se puede comprobar en Youtube: en la gran mayoría de vídeos realizados por eurofans de muchos países distintos con sus clasificaciones personales, Barei está en el podium. Lo mismo sucede con los rankings elaborados a partir de votos en foros y otros tipos de agrupaciones. Prácticamente en el 100%, Barei aparece en el Top 5. Lo llamativo es que, aunque no esté en el número uno, en todos ellos figura en las primeras posiciones. Francia y Rusia, favoritas ’oficiales’, logran más números 1, pero no son tan regulares como España. “No puedes luchar por todos los 12 porque muchos países se lo dan siempre a sus vecinos; pero si consigues muchos 8, aunque no tengas apenas 12, puedes ser el que gana”, analiza la cantante.

En este vídeo, elaborado en Estados Unidos y visto por más de 160.000 usuarios, Say Yay! figura en tercera posición. Hay decenas de rankings similares y en todos Barei está muy bien posicionada.

2 - Tendencia en las casas de apuestas

Las casas de apuestas son el referente más directo a la hora de valorar las posibilidades de una candidatura entre las 43 que se presentan. Say Yay! no es favorita en esta ‘clasificación’, pero sí muestra una clara tendencia ascendente. Hay que tener en cuenta que la estadística varía a diario: de hecho, después de los ensayos, esa tendencia ha cambiado y es claramente descendente: la atmósfera de las últimas horas provoca grandes vaivenes, de ahí que lo importante sea ver la tendencia más que la ‘foto fija’.

3 - El vídeo supera los dos millones de visitas

El videoclip de Say Yay! ya supera los dos millones de visitas y es de los más vistos en la cuenta oficial de Eurovisión. Además, en la cuenta Vevo de la madrileña, supera ampliamente el millón de visitas. En los comentarios se alaba el buen rollo que transmite la canción, potenciado por un vídeo en el que se busca la complicidad del espectador internacional más que el lucimiento de la propia artista. Los vídeos de Francia, Rusia o Australia tienen más visitas, pero también hay que tener en cuenta que su público nacional es mucho mayor.

4 - Se multiplican los vídeos de covers

Otro termómetro para calibrar la aceptación de una canción es el número de covers que se realizan de la misma. Say Yay! empezó tímida en este apartado pero ahora son innumerables los aficionados a la música que versionan el tema de Barei. Incluso Amir, el representante francés y uno de los máximos favoritos –también para Barei, que se ha declarado fan–, se ha animado a cantarlo con su guitarra.

5 - La BBC promociona Eurovisión con ‘Say Yay!’

Ha sido una de las noticias más llamativas de los últimos días. La cadena BBC promociona el Festival de Eurovisión no con la canción de sus representantes, el joven dúo Joe and Jack, sino con el Say Yay! de Barei. La cantante se ha mostrado encantada con esa decisión, y también muy sorprendida: “¡Si en TVE usaran otra canción que no fuera la mía monto un pollo!”.

6 - Efectiva promoción internacional

Barei no era conocida antes de ser elegida para representar a España en Eurovisión, y en estos últimos meses tampoco ha tenido una gran proyección, por ejemplo, en televisión. Edurne o Ruth Lorenzo, sus antecesoras, eran mucho más conocidas aquí en ese sentido. Sin embargo, eso no cuenta en el festival, sino el gancho que pueda lograr con el público extranjero. En ese sentido, Barei ha viajado a Riga, Moscú, Amsterdam, Londres y Kiev, con especial repercusión en Ucrania. En el universo ‘eurofan’ internacional se respiran muy buenas vibraciones sobre su candidatura. Además, este año no habrá boicot a España por no retransmitir las semifinales –La 2 emitirá ambas el 10 y 12 de mayo– y tampoco se penalizará a las candidaturas autoclasificadas: Barei ha adelantado su viaje a Estocolmo para participar en el primer ensayo general (lunes 9), y durante la semifinal del martes se emitirá un minuto de ese ensayo para que el público pueda verla sobre el escenario antes de la final. Al estar más días en Suecia, participará en más actos promocionales además de los clásicos Euroclub, Eurovillage y alfombra roja, ella sola o en compañía de otros artistas para hacer ‘piña’. Más ensayos y más roce con los eurofans son sin duda una buena combinación.

7 - Bien posicionada en redes sociales

Los expertos en redes sociales de Televisión Española aplauden el buen posicionamiento de Barei, bien apoyada en este sentido por la discográfica universal. Es de las más mencionadas en twitter de entre todos los aspirantes obtiene resultados muy esperanzadores en los denominados ‘sentimientos’ de positividad o negatividad de los mensajes en redes.

8 - El arma del directo

“Sean como sean los pronósticos, lo más importante son los tres minutos que dura la actuación”, asegura Barei. La cantante ya ha demostrado que tiene un buen directo, y lleva meses trabajando la puesta en escena que veremos el 14 de mayo. La idea es que sea minimalista para ceder el protagonismo al mensaje de superación de la canción, con un comienzo más oscuro –“Los graves de la primera frase son los que más miedo me dan, pero no puedo obsesionarme”– y el ‘subidón’ a mitad de canción en el que participarán cuatro de las cinco coristas: una de ellas cantará desde detrás del escenario para mantener la simetría visual.

Para darlo todo, las seis practicarán meditación guiada unos minutos antes de salir al escenario. Barei quiere dejarse llevar pero sin llegar al extremo de Objetivo Eurovisión: “En esa actuación me lo pasé genial y se contagió, pero solo me faltó saludar a mi madre. Prometo que no voy a gritar ‘¡Vámonos!’, pero habrá un punto medio, porque si no no sería yo”.

9 - Cuatro opciones de vestuario y una sorpresa

En las maletas con las que viajará este jueves a Estocolmo habrá cuatro opciones de vestuario para la final, tres de ellas variaciones del mismo concepto y otra totalmente distinta. La propia Barei ha ideado ese vestuario junto a su estilista. Lo que está claro es que lucirá zapatillas para realizar su ya característico movimiento de pies: lleva material para tunearlas si quiere un toque más efectista o quizá apueste por el modelo clásico sin complementos. Respecto al peinado, no descarta volver a la cresta o apostar por la melena más suelta, según lo sienta en los ensayos. Barei ha confesado que guarda un golpe de efecto: la caída en mitad de la canción.

10 - Bofetada de realidad

Las previsiones son muy positivas y hay posibilidad de que Barei dé la sorpresa, pero lo cierto es que a día de hoy hay dos favoritos con más papeletas para llevarse el triunfo. Uno de ellos es Amir, el candidato francés, que también es el preferido de Barei: “No es la mejor voz pero tiene más carisma que el resto, y además la canción es muy buena”. En su contra podría jugar que la mayor parte de su tema es en francés, y hace mucho que no gana alguien que no cante en inglés.

El otro claro aspirante es el ruso Sergey Lazarev, casi más por la puesta en escena –“Reconozco que es impactante, no me extraña que esté tan bien posicionado”, dice Barei– que por la canción en sí. En este vídeo de su primer ensayo se puede apreciar el espectáculo visual de su propuesta… y también su dificultad, ya que el cantante ha acabado por los suelos.

10+1 ¿Y por qué no?

Pese a que Barei no está en el número uno en las casas de apuestas ni es la clara favorita, hay un intangible que no se puede medir pero genera esperanzas: el mensaje de superación y buen rollo que transmite su canción parece que está cruzando fronteras y calando entre el público eurovisivo. Barei y su canción caen bien, provocan vibraciones muy positivas y eso es oro en Eurovisión. Si la votación está muy ajustada y los favoritos se ‘neutralizan’, ¿por qué no pensar que se puede obrar el ‘milagro’?

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV