Eva González y los jueces de ‘Masterchef’ comentan las ‘patatas calientes’ de la cuarta edición

¿Hubo bullying a Esmeralda? ¿Se pasó Pepe Rodríguez con Ángel? ¿Hay tonteo entre Jordi Cruz y Natalia? ¿Quiénes son los grandes personajes del año?

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un éxito a fuego lento

Un buen guiso se consigue a fuego lento y con mucho cariño. Del mismo modo se ha ‘cocinado’ esta cuarta temporada de Masterchef, que se ha convertido en líder absoluto de los miércoles con más de tres millones de espectadores. Los ingredientes del éxito son, en este caso, unos jueces carismáticos, una impecable realización, pruebas originales y unos aspirantes con gancho con quienes el jurado está satisfecho, aunque les falten unas horas de cocción. “Lo hacen bien, pero les está costando dar el salto a las técnicas modernas; deben evolucionar”, coinciden Samantha Vallejo-Nágera y Pepe Rodríguez.

Pepe, sobre Ángel: “Jamás me reiría de nadie”

“Alcanzar la vanguardia no es nada fácil y no tiene por qué ser el fin. El objetivo pasa por elaborar platos sin errores, pero su desarrollo es irregular –analiza Jordi Cruz, considerado más cañero–. Quiero sacar lo mejor de ellos y a veces tengo que hacerlos reaccionar. No creo que sea tan duro, aunque si me comparo con Sami y Pepe que están flojos… (risas)”.

No debió pensar lo mismo Ángel García, que al principio no encajó bien las valoraciones del chef más veterano. “Estamos en la cuarta temporada y debería saber que emito mis juicios con socarronería para quitar tensión; jamás me reiría de nadie. Vacilo para no decirles directamente lo mal que lo han hecho; eso sería más fácil”.

"Pepe es irónico, no muestra mi mala baba y por eso
no se le puede reprochar nada. Tiene mucho criterio y no le gusta ofender a nadie. Si a Ángel le pareció que se estaba riendo de él, quizás sea porque tiene más orgullo de la cuenta y no lo entiende",
añade Cruz.

 

Eva: “No se debe hablar de bullying a la ligera”

Otro de los momentos que hizo hervir las redes sociales fue el cambio de look de Esmeralda Marcos: los tuiteros acusaron a sus compañeros de acoso por criticar su aspecto. “Hay que darle la importancia justa a estos comentarios. El bullying es algo muy serio y no se debe hablar de ello a la ligera”, afirma Eva González.

La presentadora cree que mostrar otras facetas al margen del programa es divertido: “Ver lo que pasa fuera del plató oxigena y ayuda a los espectadores a entender la mecánica y las relaciones de los participantes”.

Jordi: “Gastar una broma no es tontear”

Los fans también resaltaron en la red el supuesto coqueteo de Jordi con una de las aspirantes, Natalia Khodzinskaya. “¡No lo entiendo! Que empatices con una chica y le gastes una broma no quiere decir que tontees. Es evidente que es simpática y guapa, incluso diría que más por dentro que por fuera”, aclara el aludido.

Un equipo con feeling

Para buena relación, la de los jueces con la presentadora. “Tenemos feeling. Estamos más tiempo juntos que con la familia. Grabamos muchas horas y es una suerte que nos llevemos bien porque en otros trabajos no he sentido esta conexión”, dice Eva.

“Cabroncetes” hasta el final

Felices tras la renovación tanto de la versión de adultos como de la junior, encaran con emoción la recta final de esta cuarta entrega: “Habrá viajes fantásticos de norte a sur, a las islas… Y visitas de famosos y retos impresionantes”, resume Samantha. “¡No imagináis lo cabroncetes que podemos ser! La cocina es un territorio inabarcable, así que los desafíos son infinitos”, añade Jordi.

En el programa de hoy…

En la entrega de esta semana, los concursantes elaborarán tortilla de patata con la ayuda de sus parejas, y sus hijos las probarán.

La actitud de José Luis

José Luis volverá luchar por mantenerse: “No 
es el que más brilla, pero su actitud es admirable. Es humilde, sacrificado, trabajador y su manera de hablar es muy divertida”, asegura Jordi.

Los guisos de las gemelas

También las gemelas mostrarán sus dotes culinarias. “Tienen ese poso de cocina casera y guisan muy bien”, 
dice Pepe.

Esmeralda, a por todas en la repesca

La gran batalla de 
la noche se librará en Alicante donde exconcursantes como Esmeralda pelearán en la repesca para regresar a las cocinas del programa.

La clave del ganador

El secreto para no ‘quemarse’ y ser el mejor lo da Pepe: “En una de las entregas que veremos, una cocinera invitada me comentó al ver la prueba: ‘En Masterchef no gana el mejor cocinero, sino el que controla sus nervios y sabe gestionar sus tiempo’. Ahí está la clave”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV