Los jueces de ‘Masterchef’ dan su veredicto ante un final sin favoritos: “Se han quedado todos en una media de 7”

Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo-Nágera analizan a los concursantes y además nos hablar por primera vez de la edición ‘Celebrity’: “Con los famosos seremos igual de exigentes”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ha llegado el momento de poner toda la carne en el asador, dejar los nervios a un lado y pensar platos que logren dejar boquiabiertos al jurado. Los aspirantes de esta cuarta edición de Masterchef, José Luis, Rocío, Virginia, Raquel y Ángel, se jugarán el título de mejor cocinero en “una semifinal y un desenlace muy emocionante”, asegura Jordi Cruz.

Este y sus compañeros, Samantha Vallejo-Nágera y Pepe Rodríguez, pedirán resultados brillantes en unos retos de gran dificultad. “Somos conscientes de que les exigimos mucho y a veces incluso pensamos si nos pasamos”, confiesa Pepe. El primer desafío de la semifinal será elaborar cuatro recetas distintas de arroz en 60 minutos bajo las directices de María José San Román, del restaurante Monastrell, en Alicante, con una estrella Michelín.

En exteriores, viajarán al Valle del Nalón, Asturias, y guisarán en un único equipo un menú con queso. Los dos mejores pasarán a la final y el resto se enfrentará a la difícil propuesta de Jordi Roca, del Celler de Can Roca, Gerona, con tres estrellas.

“Les tocará reproducir un postre con nueve elaboraciones. Jordi siempre nos visita y los concursantes lo esperan, pero la receta es complicada en su elaboración y exige una gran precisión. Veréis el resultado”, avanza Samantha, que, además, resalta la lenta evolución de sus pupilos: “Les está costando saltar a la cocina moderna, aunque hemos tenido platos tradicionales buenos. Nos acordamos de Carlos Maldonado [ganador de la pasada edición] porque era una máquina”.

Su compañero veterano le da la razón: “No terminan de despegar, la gente me lo dice por la calle y no hay explicación. Se han quedado en una media de siete y no acaban de darnos el nueve”. Jordi puntualiza: “No diría que hayan tenido una progresión lenta, creo que lo han hecho, pero de una manera uniforme. En otras ediciones destacaban dos o tres y en esta no ha sido así, aunque el nivel en su conjunto no es menor respecto a anteriores”.

Hacer quinielas en este concurso no sirve de nada, solo basta ver que en esta entrega han salido los que a priori tenían más posibilidades de despuntar como Rachel, Pablo, Daniel y Natalia.

“No me sorprende ninguna salida porque a lo largo de todas las temporadas he visto a muchos que cocinaban muy bien, fallaban en una prueba y se iban. Este programa es más complejo de lo que parece y la suerte juega un papel importante. Pienso que es mejor mantener una media de notable en todas las entregas, que tener un sobresaliente y dos aprobados justos”, comenta Rodríguez.

Jordi da su visión: “Ha habido muchos que pintaban bien, porque hemos tenido un gran casting, pero la competición es dura y al final ese crecimiento que se pide cuesta”.

Los jueces coinciden en que han probado elaboraciones exquisitas: “Hemos comido bien muchos días, pero quizás los mejores platos son los de la final”. Y ¿cómo será ese desenlace? “Estará más reñido que nunca, podría ganar cualquiera de los dos. Cocinarán bien, pero nos harán sufrir un poco. También veremos algo de drama y nos visitarán los mejores chefs”, adelanta Pepe.

“Lo vivimos como el momento más importante. Los ves durante esas tres horas de cocinado con los nervios a flor de piel y es la pera”, añade Sami. Las claves para triunfar nos las da Cruz. “Deben estar tranquilos y guisar bien. No pedimos magia, sino un menu sin errores”.

Una vez coronado el mejor chef amateur, juzgarán a famosos en la primera edición de Masterchef Celebrity que están a punto de grabar. “¡Otro nuevo reto! El casting es buenísimo y aunque sean VIP seremos igual de exigentes. Creo que habrá mucha competitividad entre ellos”, dice emocionada la jueza. “Haremos una edición más corta tipo Junior, la gente disfrutará y nosotros estaremos menos tensos, así que feliz”, cuenta Jordi, mientras Pepe es más comedido: “Prefiero juzgar a niños y adultos anónimos porque sé que en un futuro pueden dedicarse a esto, pero estoy convencido de que será un éxito y lo haremos con el mismo cariño”.

Y a final del verano seguirán con la cuarta temporada del junior: “¡No paramos y es una alegría porque amamos Masterchef!”.

Puntos fuertes y débiles: Ángel

Los jueces destacan la progresión 
del joven que ha sabido coger impulso en las últimas entregas. Sin embargo, su inseguridad 
le puede jugar una mala pasada en la recta final.

Puntos fuertes y débiles: Rocío

Su punto 
fuerte es que guisa bien, controla lo que hace y tiene madera de líder. Le pierde su fuerte carácter.

Puntos fuertes y débiles: Virginia

Igual que 
su gemela domina 
la cocina tradicional, pero no acaba de despegar con recetas difíciles.

Puntos fuertes y débiles: José Luis

Es el gran personaje de esta edición. Los expertos resaltan su capacidad de sacrificio y voluntad. Su talón de Aquiles es que intenta impresionar sin conocer la técnica.

Puntos fuertes y débiles: Raquel

Tiene muy buena mano para 
los guisos caseros, pero va a remolque de su hermana y eso puede hacer que se quede en el camino.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV