María Casado entra en el reino de las mañanas: ¿Qué le ha dicho a Mariló? ¿Con quién la comparan?

Con muchas ganas de mostrar su lado más divertido, la periodista asegura que está preparada para las críticas: “Si me equivoco, pediré perdón”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ya se lo advirtió su amiga Mariló mientras pasaban las vacaciones juntas: “Seguro que te lo proponen”. Dicho y hecho. Gracias a “una conjunción de los astros”, como ella misma dice, María Casado ha podido dar el salto de informativos a programas y ya es la nueva presentadora de La mañana de La 1.

¿Nerviosa ante el estreno?
No sé si es porque llevo muchos años haciendo informativos, pero estoy tranquila. Hacer plató en directo me divierte mucho. A ver el primer día qué tal… Supongo que, una vez que entre y salude, todo irá bien.

¡Entras en la lucha por la corona de las mañanas!
No vengo con idea de eso. Ya he competido con Ana Rosa Quintana y Susanna Griso en un tramo de Los desayunos, y nuestras audiencias y share estaban lejos. Comparto la idea del Cholo Simeone: hay que ir partido a partido.

¿Qué te gusta más de tus rivales?
Siempre me han dicho que tengo el perfil de Susanna, que también viene de informativos. Admiro su rapidez y versatilidad para adaptarse de un formato a otro. Y Ana Rosa me encanta. Telecinco hace un entretenimiento maravilloso y en ese terreno es la reina.

¿Qué crees que vas a aportar al magazine?
Es inevitable darle tu seña de identidad al programa que presentas. Vengo de informativos, de Los desayunos… y no actúo. Ahora podré comentar e intervenir mucho más y espero que la gente vea en mí un registro diferente. Soy una persona muy risueña y me encanta gastar bromas.

 

¿Temes ser demasiado natural y meter la pata como le pasaba a Mariló?
No me voy a cortar, pero iré con prudencia. Mi idea es divertirme y estar a gusto con mis compañeros.

¿Cómo es sustituir a una amiga?
Muy bonito, hablamos mucho. El otro día la llamé para decirle que me podía haber dejado el cajón limpio (risas).

¿Y te ha dado algún consejo?
Me ha dicho que esté tranquila y que me divierta. Tengo la sensación de entrar en un colegio nuevo… Ahora mismo no siento miedo, igual me van surgiendo sobre la marcha. Yo empecé a hacer un informativo sin saber de televisión. Me llamaron para venir a Madrid a hacer un casting. Un lunes estaba en la cola del paro y al día siguiente presentaba un telediario.

¿Sabes qué va a hacer Mariló?
No me lo ha dicho. De momento está descansando. Pero yo la veo en cualquier formato, es una tía preparada para todo.

¿Cómo te vas a desenvolver con la información de corazón?
Iré viendo. Hice corazón en la radio, pero no es lo mismo. Allí era como comentar una revista en casa con las amiga. A ver qué tal voy de nombres ahora (risas). Lo bueno es que tenemos a gente que sabe mucho, como Jesús Mariñas, y que me van a echar una mano. Fuera del trabajo suelo leer revistas, ver programas… Así que voy a estar cómoda. ¡Y espero que me den caña!

 

¿En qué va a cambiar tu vida?
Lo primero que me pregunté fue: ‘¿A qué hora me tengo que levantar?’ Antes me tocaba a las 3, igual ahora duermo dos horas más… También pregunté si había enchufe, que tengo un coche eléctrico. Pero me gustan mucho los cambios y llevaba un par de años pensando en dar un giro. Los desayunos ha sido uno de los programas más bonitos que he hecho; en 59 segundos también había tertulia… Pero esto va a ser otra cosa.

Cuando te llamaron, ¿te lo esperabas?
No. Y mira que Mariló, con la que estaba de vacaciones, me dijo que me lo iban a proponer seguro. Pero el salto de los informativos a programas cuesta mucho. Al final se ha dado una conjunción de los astros. Mariló decidió irse, se abrió esta puerta y aquí estoy. Me han escrito muchos compañeros de la casa para desearme suerte.

¿Qué tal vas a llevar las críticas en redes sociales?
Estoy preparada para todo. Llevo 11 años en el escaparate y, si no asumes estas cosas desde el princpio, mal vamos. No hay nadie perfecto, pero intentaré hacer las cosas con mucho cuidado.

Te atreves con todo…
Totalmente. Me encanta jugar. Tú fíjate que, cuando estaba en Radio Nacional, me presenté al casting para conducir Operación Triunfo. Fui pasando fases y fases hasta llegar al final. ¡Incluso entrevisté a Bisbal! Fue surrealista pero muy divertido, lo recuerdo con mucho cariño.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV