La magia de ‘Tu cara me suena’: entramos en la sala de maquillaje y peluquería

El único truco para lograr el asombroso cambio de Blas, Rosa, Yolanda Ramos y compañía es el trabajo largo e intenso del equipo. Las pelucas y el vestuario hacen el resto.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Convertir a Blas Cantó en Diana Navarro, a Yolanda Ramos en Leticia Sabater o a Rosa en Tina Turner no es tarea fácil. La caracterización es una de las claves del éxito de Tu cara me suena. Por eso, nos hemos colado en la sala de maquillaje y peluquería para conocer el trabajo de un equipo de nueve profesionales, que hacen creer a la audiencia que quien está cantando es el artista que parece… 

Esther Arroyo es la primera en ser llamada para transformarse en Fairground Attraction, cuya canción Perfect se convirtió en un himno a finales de los ochenta. Ha acabado pronto de comer y a las 15h en punto está sentada en la silla para los primeros retoques. De hecho su transformación es, a priori, la más sencilla. “Llevar unas inmensas gafas de sol que le tapan media cara facilita mucho el resultado final porque nos evita afinar mucho en el maquillaje de ojos”, cuenta Raquel González, directora de caracterización del programa, bajo cuya batuta hay cuatro maquilladores y cuatro peluqueros, además de ella.

Rosa llega en segundo lugar, y será la que más dolores de cabeza dé al equipo de caracterización como Tina Turner en esta cuarta gala. “Con Rosa hemos estado más de cuatro horas porque lleva nariz postiza, maquillaje negro y una peluca de pelo corto con un flequillo adicional lleno de retoques”, añade Raquel.

Hasta las 20h, hora aproximada de entrar en plató para la grabación, los nueves concursantes van desfilando por ese diminuto set, repleto de botes, lacas y pelucas postizas. No hay diferencia por sexos. Tan complicado es cambiar el look de ellos como de ellas. Raquel observa, revisa, retoca, sugiere y, poco a poco, se va produciendo la metamorfosis. “Empezamos siempre por el maquillaje y acabamos colocando la peluca”, cuenta.

Canco Rodríguez se mira una y otra vez delante del espejo,  incrédulo antes su caracterización de Antonio Vega en su etapa de Nacha Pop: ”¡Soy un calco!”. Días antes, cada uno de los maquilladores a los que se le ha asignado un concursante recibe un link por parte de Raquel con un vídeo de la actuación para empezar a preparar su trabajo. “Cada caracterización es muy complicada, nada es sencillo”, reconoce. De ahí la importancia de que lleguen a la sala de caracterización con el personaje muy interiorizado.

Los concursantes se lo toman con mucha calma. El milagro se produce normalmente tras la colocación de la peluca. “Es en se momento cuando toman verdadera conciencia de que ya no son ellos”, explica la experta. En la foto, Lorena Gómez a medio camino de transformarse en Jessie J.

Yolanda Ramos bromea con su cambio: “Pues sí que tengo un aire a Leticia Sabater, ¡Y parecía imposible!”. No le falta razón: el pelo de Letizia es tan caótico que lo que aparentemente parece fácil en realidad es mucho más complicado. “Su cabello es tan estropajoso que es difícil imitarlo”, bromea.

Algo así le pasa a Rosa López cuando acaban de convertirla en su admirada Tina Turner. Poco antes de colocarle la peluca se ha paseado y bromeado por el set, sin ser aún muy consciente de que bajo ese maquillaje late una verdadera cantante de soul.

Blas Cantó afronta el cambio más radical al transformarse en Diana Navarro. “Blas no tiene arrugas, es un lienzo plano, con una piel divina y unos ojos muy rasgados. Resulta muy fácil convertirlo en una mujer”.

La peluca es el elemento final y esencial del proceso de caracterización. Son de alquiler y se usan normalmente para el cine, fabricadas con pelo natural. “Esas pelucas nunca encajan exactamente con lo que necesitamos para el personaje, por lo que en ocasión hay que oscurecerlas o aclararlas con productos lavables: espumas de colores o sprays, no con tintes naturales”, explica Raquel González.

Además, las pelucas requieren en ocasiones de extensiones o complementos para hacer la copia exacta. Tan importante es la peluca que el día anterior a la grabación el equipo se encarga de peinar y preparar cada una de ellas para que estén listas con suficiente anterioridad. En la foto, David Guapo se impacienta por verse como Bruno Lomas.

Beatriz Luego, muy relajada mientras la caracterizan como Alicia Keys.

Juan Muñoz, también concentrado durante su transformación.

A continuación, todas las fotos de nuestra visita a la sala de maquillaje y peluquería de Tu cara me suena.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV