Jesús Calleja retoma ‘Volando voy’: ¿Cuáles son sus nuevos destinos? ¿Con quién se ha encontrado?

El aventurero nos enseña nuevos lugares de la geografía española a vista de pájaro, desde la Ribeira Sacra a Tabernes y Fornells, a bordo del helicóptero ‘Robinson 44’. La primera entrega convence a 1.170.000 espectadores, un 7,4% de share.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Dicharachero,  intrépido, Jesús Calleja es también el aventurero total. Igual escala las cimas del Himalaya, que bucea en los cenotes de México, que se sube a un helicóptero para recorrer España. Como en Volando voy, cuya segunda temporada emite
Cuatro en breve y en la que
surcará los cielos de Castilla
y León, Andalucía, Baleares, Cataluña y Galicia. “Vamos a mostrar sitios poco conocidos, pero con una belleza espectacular 
y unas gentes increíbles”, dice.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además, en esta entrega, quiere realizar una labor de servicio público: “Nos hemos propuesto resolver las necesidades de cada zona. Si en un pueblo no tienen cobertura para internet o problemas con el suministro de luz, movilizaremos lo que haga falta para resolverlo”. Como en Fornells, un pueblo pesquero al norte de Menorca, donde viven de la langosta: “Allí hicimos un despliegue brutal, a bordo incluso de un buque oceanográfico. Las langostas se están agotando, así que hemos construido unas ‘casas’ para ellas en el fondo del mar y hemos intentado calcular cuántas habrá en el futuro”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

En el desierto de Tabernas, 
Almería, el objetivo era experimentar con la energía solar:
 “Muchos no saben que es el único desierto de Europa… Explicaremos cómo se vive allí y las posibilidades que las energías renovables ofrecen”. La Sierra de la Culebra (Zamora), la Ribeira Sacra (Galicia), el delta del Ebro (Tarragona), las marismas de Doñana (Cádiz) y el bosque de
Muniellos (Asturias) serán otros de los escenarios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

El programa tampoco ha perdido el sentido lúdico de su primera tanda: “Queremos ser útiles, desde luego, pero también reírnos tanto o más que las otras veces”. Así, en Tabernas visitarán Fort Bravo, una especie de parque temático sobre las películas del Oeste, donde se han
rodado más de 300 títulos: “Nos hemos topado con auténticos personajes, y el último día hicimos una proyección con los momentos más divertidos y tomas falsas de la grabación. ¡Fue genial!”. También hay un hueco para la cultura: “En Menorca nos desplazamos al poblado de Torre d’en Galmés para charlar sobre la arquitectura talayótica con el arqueólogo Ismael Moll”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

La primera temporada superó
el millón de espectadores de
media, pero Jesús no se siente presionado: “Como personalmente me encuentro mejor que nunca, a nivel profesional también, así que estoy sereno”. De hecho su siguiente estreno será lo nuevo de Planeta Calleja, con invitados como Elsa Pataky, Carles Francino o Cayetano Rivera. “Lo mejor de este espacio es que nos hemos convertido en una referencia televisiva y los personajes importantes quieren venir. Muchos, incluso nos llaman 
–asegura–. Además, como me encanta conversar, me permite profundizar en aspectos de sus vidas menos conocidos”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Con Elsa y su marido Chris Hemsworth fue al Himalaya y sufrieron algún susto; a Carles se lo llevó a rapelar cascadas en Cabo Verde y a Cayetano lo convirtió en un colono explorando los glaciares de la Patagonia chilena. “Todas fueron expediciones muy físicas, pero me siento más en forma que nunca, a mis 51 años. Entreno un mínimo de cinco horas cada día de la semana y eso me permite competir en carreras de fondo o de bicicleta con veinteañeros, a los que encima gano (risas)”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pero… ¿le cuesta más recuperarse? “Al revés, no me hace falta ni descansar, ya que mi cuerpo está acostumbrado a entrenar duro. Cuando noto mucho desgaste, me ejercito más flojo y listo. Mi combustible son los embutidos de León”.

Tampoco descuida su faceta solidaria, ya que sigue muy volcado con Nepal, que todavía se resiente del terrible terremoto de 2015: “Una parte del presupuesto la destinamos a ayudas, es nuestra obligación”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Próximo destino de ‘Plante Calleja’: Chile

De las próxima entregas de Planeta Calleja, destaca la que grabó con Cayetano Rivera 
en Chile y, en concreto, su visita a Caleta Tortel, “uno de los lugares más aislados del planeta, sin televisión ni teléfono y donde sus 500 habitantes viven 
del ganado y de 
cortar madera”. Allí descendieron en una sencilla balsa hecha 
con troncos el río Baker, el más caudaloso de 
la Patagonia chilena.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV