Carlota Corredera disfruta de su gran cambio: “Estoy enamorada de la tele”

Cada mañana cumple el sueño de personas que necesitan un cambio en su vida. Ella ha cumplido el suyo: trabajar en television y cuidar de su hija Alba.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Su fichaje por Cámbiame a principios de año para sustituir a Marta Torné fue una sorpresa, pero el tiempo ha confirmado su talento. Carlota Corredera, que el 18 de mayo publica su libro Tú también puedes, está feliz con su nueva vida: ha adelgazado 60 kilos y el programa marca récords de audiencia.

Ha sido un año espectacular.
Quiero dar las gracias a todos los que me han apoyado. Sin ellos no hubiera podido presentar Sálvame, presentar Cámbiame, cuidar de mi hija Alba, escribir un libro…

¿Qué balance haces de estos meses?
Me siento cada vez más cómoda. Era un formato que seguía como espectadora y siento una gran responsabilidad. Hay mucha gente que necesita un cambio en su vida, es un programa que hace el bien.

El recibimiento de Cristina Rodríguez, Pelayo Díaz y Natalia Ferviú fue un poco frío los primeros días.
Fue difícil para ellos. Estaban muy unidos a Marta Torné, pero empezamos a trabajar y cada uno se puso en su sitio.

Tu estilo es diferente al de Marta.
Absolutamente. Nunca se me ocurriría imitarla. Podré gustar o no, pero lo cierto es que soy tal y como se ve en pantalla. Si hay un valor que se me reconoce es la naturalidad.

¿Echas de menos el anonimato?
Sí, aunque creo que me he adaptado bien, porque llevo tiempo trabajando con gente famosa como Jorge Javier o Belén Esteban. Pero jamás esperaba este boom mediático.

Has vivido un cambio físico espectacular. ¿Cuáles son tus consejos?
Todo el mundo tiene complejos, lo principal es pedir ayuda y creer en ti. Hay que saber asumirse para quererse a uno mismo. Eso sí, las personas que quieren cambiar tienen que luchar por ello.

Supongo que habrás tenido que cambiar tus hábitos alimenticios…
Por supuesto. Sólo se pueden perder tantos kilos con una dieta estricta bajo prescipción médica. Es cuestión de fuerza de voluntad y más para una persona como yo, cuya adicción es la comida.

¡Has perdido 60 kilos en un año! 
¿Cómo ha cambiado tu vida?
Ha ganado en salud. Mucha gente cree que el problema de la obesidad mórbida se reduce en entrar en la talla o salir mona en la tele, pero lo importante es la salud y la mía estaba en peligro. Ahora soy una mujer y una madre sana.

¿Por eso vas a publicar Tú también puedes, tu primer libro?
Sí, el 18 de mayo. Lo he escrito con el corazón. Mucha gente me ha pedido ayuda.

¿Cómo surge la idea?
Me lo propusieron en octubre y aunque ha sido complicado por tanto trabajo, me hacía ilusión. Ha sido un viaje a mis recuerdos, a un pasado de dolor. El libro explica lo que he pasado en este camino.

¿Vives obsesionada con la báscula?
En absoluto. Solo me paso cada quince días, cuando tengo consulta con mi doctora.

De pequeña ya te gustaba escribir.
Con 12 años quería ser periodista porque me gustaba leer y escribir, pero estoy enamorada de la tele. Ha sido la amante que le robó la novia a la escritura (risas).

¿Sigues recibiendo críticas despiadadas en la red?
Más que críticas, me dijeron barbaridades por presentar con sobrepeso. Pero creo que a esa gente le gusta que hable de ellos, así que no voy a hacerlo.

Hablas de la gordura como una adicción, ¿puedes decir que ya estás curada?
Un gordo lo es para toda la vida. Yo lo vivo así porque siento que hay un monstruo dentro de mí que tengo que controlar.

¿Estás en la mejor etapa de tu vida?
Sí. Mi sueño era ser madre y lo he conseguido [su hija, Alba, va a cumplir 2 años] y encima llegaron a mi vida retos profesionales que ni imaginaba.

¿Qué tal está tu hija Alba?
Fenomenal. Es alegre, risueña y extrovertida. Su educación se ha convertido en mi principal objetivo.

¿Para cuándo el segundo hijo?
Ahora no lo tengo en mente, pero no lo descarto.

De tu marido has dicho que es el mejor compañero para una ‘apisonadora humana’ como tú…
Le doy las gracias porque ha tenido un acto de generosidad inmenso: han sido muchas noches, mañanas y tardes en las que ha intentado que yo pudiese escribir. He encontrado a un compañero y padre para mi hija, pero también a una persona que me da equilibrio. Además, para él siempre he sido la mujer más guapa del mundo, con una talla 60 o con una 44. Me ha ayudado siempre. Ha escondido el chocolate y las barras de helado (risas).

Has pasado de ser un personaje anónimo a estar en todas las revistas. ¿Te agobia la fama?
Soy periodista, trabajo en el corazón, respeto a mis compañeros y me siento muy respetada y querida por la prensa. No estaba preparada para este boom y, aunque no es fácil llevarlo, no he dejado de hacer nada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV