¡Minicocineros en acción! Nos colamos en el casting de ‘Masterchef Junior 5’

Ser cocinero y emular a las grandes estrellas de los fogones es el sueño de los niños que se presentan cada edición al concurso culinario.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

"Los niños ya no quieren ser solo futbolistas, ahora aspiran también a convertirse en cocineros”, explica Esther González, directora de casting de Masterchef Junior, que acaba de iniciar sus pruebas de selección en Barcelona, para continuar en Valencia, Málaga y Madrid. “El programa se graba a finales de agosto y durante el mes de septiembre, y los 16 participantes tienen que haber aprobado todo en junio, con buenas notas, para poder presentarse”, apunta.

Blanca, Marc, Julia, Aitana, Ibay y André Gabriel, entre otros muchos minichefs, han tenido que esperar una larga cola para poder mostrar su destreza en la cocina y aspirar a formar parte de la cuarta edición del programa. “Cada año se presentan más niños, con más técnica y con mayor nivel”, asegura Nacho Ruiz, uno de los tres culinarios que prueba los platos de los niños.

Se saben el programa  a la perfección, algunos lo han visto hasta 10 veces, y hablan con soltura de las pruebas, de los exteriores. Muchos de ellos darían la  misma vida por entrar. Empezamos con niños que apenas sabían nada y año tras año van incrementando sus conocimientos”, apunta Esther.

Todos ellos esperan impacientes, acompañados de sus padres, con sus tupper y sus neveras, para entrar en la sala de casting del hotel y sorprender. Como Aitana, que cocina desde los 5 años, y que con 7 ya es una experta en arroz negro, plato que presenta, y cuscús. Por su parte, André Gabriel, de 11 años,  nació en Bolivia y dice dominar la cocina mediterránea, aunque prefiera elaborar recetas vegetarianas. 

La mayoría de ellos han aprendido de sus madres y sus abuelas, como Julia, que también ha ido a muchos campamentos culinarios y que aspira a  emular a Jordi Roca. “Los platos que suelen presentar son de repostería y cocina tradicional, aunque si hemos visto  recetas más elaboradas. Su objetivo es parecerse al jurado del programa y a chefs con estrellas Michelín”, aclara Nacho Ruiz, que sabe distinguir muy bien si el niño ha elaborado el plato que presenta o lo han hecho sus padres. “Se sabe hablando con los chavales”, aclara.

Esther González no deja de sorprenderse cada año con la ambición culinaria de los niños, que se toman muy en serio participar en Masterchef y descubrir todo tipo de cocinas. “Hay niños que han ido a más restaurantes con Michelín que yo. Se lo piden a sus padres como regalo de cumpleaños o de reyes. Su interés es enorme”.

Como en todos los casting de Masterchef, adultos y niños, multitud de personas hacen largas colas para ser elegidos.

Uno de los trámites, tras hacer la cola, es identificarse para obtener el número y la pegatina para poder participar.

Como verdaderos cocineros, los niños ponen todo su esmero en hacer una presentación especial de los platos elaborados en casa.

Uno de los culianrios del programa prueba personalmente los platos de los niños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV