Los puntos fuertes de cada finalista de ‘OT’ para ir a Eurovisión

Durante tres meses de concurso, Amaia, Alfred, Miriam, Aitana y Ana Guerra han hecho méritos suficientes para encarar con seguridad el reto más importante de sus carreras.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La apuesta segura

El título de ‘Amaia de España’ se lo ha ganado a pulso con sus actuaciones semana tras semana. Los profesores han destacado de ella su perfección en las galas y nunca ha sido nominada por el jurado, que la otorgó la puntuación perfecta y fue la elegida en primera posición para pasar a la final.

Cuenta además con el favor del público. Ha sido seleccionada como favorita en tres ocasiones y salvo una semana, siempre ha estado entre las candidatas. Cuando sale al escenario el público la vitorea. Nadie pondría en duda su elección para Eurovisión.

Su versatilidad la convierte en una de las mejores candidatas, porque podría defender prácticamente cualquier canción, como ha demostrado en el concurso. Ha interpretado clásicos como Me conformo, de Marisol, a Love on the brain, de Rihanna.

Y a pesar de su juventud –solo tiene 19 años– es a la que menos le afectaría la impresión de actuar en un escenario como el de Eurovisión. Tiene experiencia en televisión y cuando se sube a un escenario parece que lleva 20 años de carrera, como demostró en la actuación más espectacular del concurso, un Shake it out que acumula más de 3,5 millones de reproducciones en Youtube.

En contra no tiene prácticamente nada.

El artista más personal

Si España quiere apostar por algo diferente en Eurovisión, el candidato debe ser Alfred. Salvador Sobral demostró que no hace falta un gran espectáculo de luces y coreografía para ganar el certamen y Alfred tiene un mundo interior que ya ha conquistado a los espectadores españoles y podría hacer lo mismo en Lisboa.

Un punto muy positivo para Alfred es que además de cantar, es música. Puede tocar la guitarra, el piano o incluso el trombón en directo, y aunque la música en Eurovisión no sea en directo, sí puede ser un elemento diferente que pueda sorprender.

En contra se podría pensar que sus conocidos ataques de ansiedad podrían jugar en su contra ante un reto como representar a España en Eurovisión, pero ya demostró en la Gala 10 que sabe sobreponerse a las dificultades.

La exigencia y la perfección

Elegida por sorpresa por el jurado para pasar directamente a la final, Miriam es de los pocos concursantes que puede presumir de no haber estado en manos del público en ninguna ocasión, ya que ha sido salvada por los profesores y los compañeros en dos ocasiones.

Es exigente y una de las alumnas más aplicadas. Cada semana ha trabajado al máximo para sacar adelante su canción y su propuesta para Eurovisión estaría cuidada hasta el más mínimo detalle.

La mayor virtud de Miriam es su polivalencia. Ha cantado de todos los estilos y su buenas dotes como actriz –sus clases con Los Javis son de las mejores– son un punto a favor.

Y si alguien duda de su capacidad, al principio del concurso ya bordó Euphoria, el tema que ganó Eurovisión en 2012.

La apuesta pop y más internacional

Es una de las favoritas del público y una de las claras candidatas a empezar una carrera musical en cuanto termine el concurso gracias a su voz moderna, de estilo pop y con un sonido internacional.

Manu Guix le ha dicho en varias ocasiones que cuando canta tiene algo que hace que se para el mundo. Quizá Aitana también enamore a Europa y se traiga un buen colchón de puntos.

 

El único aspecto negativo de Aitana es que ha reconocido que no se ve capacitada para ir a Eurovisión y los nervios la han traicionado varias veces a lo largo del concurso.

Pero si había alguna duda sobre si Aitana era capaz de emocionar sobre un escenario, en la gala 11 fue capaz de hacer levantar a Mónica Naranjo con su versión de Procuro olvidarte.

Altanera, preciosa y orgullosa

Altanera, preciosa y orgullosa. Su interpretación de La bikina son de esas que se recordarán dentro de unos años como representación de esta edición y define a la perfección lo que es Ana Guerra, aunque sea mejor llamarla Ana War.

Representaría nuestro lado más latino, ha tenido una evolución descomunal en el concurso que le ha valido para llegar hasta la gran final y la cámara la quiere. Si en Lágrimas negras demostró que es una actriz descomunal, con Sax se marcó un numerazo que si lo repitiera en Eurovisión, daría mucho que hablar. 

Estos son los temas para Eurovisión 2018

Ya se han desvelado los temas que elegidos para ir a Eurovisión. Los cinco finalistas de Operación Triunfo cantarán cinco temas en solitario. Aitana defenderá la balada íntima Arde, de Alba Reig; Alfred, Que nos sigan las luces, un tema pop rítmico con un estribillo muy potente, de Nil Moliner, Amaia, Al cantar, un vals pop muy personal sobre las emociones que se sienten al cantar, de Rozalén; Ana Guerra interpretará El remedio, canción urbana latina muy internacional, de Nabález, Pedro Malaber y Mango mientras que Miriam cantará Lejos de tu piel, de Steve Robson, Ina Wroldsen y adaptación de Diego Cantero “Funanbulista” medio tiempo pop con mucha fuerza vocal.


Además, habrá tres duetos, interpretados por los cinco finalistas y Agoney, último expulsado. Amaia y Alfred optarán a Eurovisión con Tu canción, de Raúl Gómez y Sylvia Santoro una balada acústica a piano que narra una primera vez; Miriam y Agoney con el tema power pop Magia, de David Otero, Diego Cantero “Funanbulista” y Tato Latorre; y Aitana y Ana Guerra defenderán Chico malo, de los jóvenes británicos Morgan y Will Simms, canción adaptada por Brisa Fenoy que ha convertido en un hip hop dance.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV