Raquel Sánchez Silva arranca 'Maestros de la costura': “Es uno de los programas más duros que he hecho”

Este original concurso, en el que doce aprendices demostrarán su talento con la aguja, supone la vuelta de la presentadora al canal donde empezó.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Se erige como ‘embajadora de la moda’ en este formato que la BBC estrenó hace cuatro años y que busca al mejor modisto del país. Para empezar, Raquel Sánchez Silva lucirá siempre diseños españoles.

Tras el canal #0 vuelves a una generalista. ¿Te apetecía?
Por supuesto, y más a TVE. Todavía recuerdo cuando llegué a Madrid desde Plasencia, Cáceres, primero como becaria [fue reportera de deportes en TD], y cómo lloraba después cuando veía ‘el pirulí’. Luego han venido otras cadenas y también he sido feliz.

¿Ha sido difícil presentar Maestros de la costura?
Es uno de los programas más exigentes que he hecho. Y tiene que ver con la pasión que ponen el jurado y los concursantes. Una cremallera invisible mal puesta dará lugar a verdaderos dramas (risas).

¿Tú también vives para la moda?
Sí, soy una gran amante. Y más que presumida, soy juguetona con la ropa. Creo que es una manera de enviar mensajes a los demás.

¿Siempre huyes de lo convencional?
Sí, es verdad que arriesgo y siempre estoy al límite. Me divierte hacer pequeñas locuras que llamen la atención.

¿El programa tiene una responsabilidad con la industria textil?
Series como El tiempo entre costuras o Velvet han sacado del anonimato la profesión y encima en este programa se realza. Se demuestra que la palabra ‘modistilla’ está muy mal utilizada y que la moda española es sinónimo de estilo, diseño y potencia.

¿Qué tal te llevas con el jurado?
¡Me han sorprendido! Son fabulosos, con esa mezcla de glamour, fantasía y teatralidad de su mundo. ¡Y es tan bonita! María Escoté es una bomba y el equilibrio perfecto entre Lorenzo Caprile y Palomo Spain.

Ninguno tiene experiencia televisiva.
Se enamoraron de los concursantes el segundo día y habrá de todo: risas, enfados y hasta pucheros. Me ha costado lograr que fueran más fríos.

¿Nerviosa ante este nuevo reto?
Aún sigo soñando a lo grande, como una niña que quiere comerse el mundo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV