Melissa Leo viaja a los orígenes de la comedia con ‘Morir de pie’: “La gente era más abierta de mente en los 70 que ahora”

La actriz, ganadora de un Oscar, interpreta a Goldie, la dueña de un club que acaba convirtiéndose en el local de cómicos más emblemático de la ciudad.

image
Melissa Leo

Con 30 años de carrera y un Oscar por su participación en la película The Fighter, Melissa Leo asegura que, en esta industria, “el verdadero profesional es el que nunca deja de aprender”. Hablamos con la actriz sobre el pasado y presente de la profesión y sobre su regreso a la televisión para protagonizar Morir de pie, serie producida por Jim Carrey sobre el nacimiento de la stand up comedy en la década de los 70 y que Movistar Series emite los lunes.

¿Alguna vez has probado a hacer un monólogo?
No me atrevería en la vida. Creo que es una de las cosas más difíciles. Los actores tenemos un personaje tras el que podemos escondernos, pero los cómicos no. Su único objetivo es hacer reír a la gente y ese es un don que muy poca gente tiene.

¿Cómo ha sido tu relación con Jim Carrey, productor ejecutivo de la serie?
Maravillosa. Sin él no habría sido posible. Es todo un caballero que se ha implicado muchísimo en el proceso.

Morir de pie tiene un humor bastante local. ¿Un problema a la hora de exportarla a otros países?
Tienes razón, el sentido del humor es muy personal, pero estoy fascinada de ver lo bien que está funcionando en todas partes. Quizá sea porque la serie también es un drama y, además, refleja cómo se vivía en aquella época. La gente era mucho más abierta de mente en los 70 que hoy en día.

En algunos momentos es bastante crítica y el lenguaje que usa es muy fuerte. ¿Habéis recibido alguna queja?
Yo, personalmente, no. Es verdad que decimos tacos. Goldie, mi personaje, los usa todo el rato. Pero mira, en aquella época yo era una adolescente y hablaba fatal… De hecho, todavía digo palabras malsonantes. Todo el mundo lo hace. Lo importante es que esta no es una serie sucia y somos muy respetuosos.

En varias entrevistas has definido a la serie como “un drama acerca de los cómicos”… ¿Una mezcla de géneros que funciona?
Prefiriría no poner etiquetas. ¿Es una comedia? ¿Es un drama? La gente se ríe, se conmueve, reflexiona… La serie es lo que es. ¿Para qué vamos a encuadrarla?

Y Goldie, tu personaje, ¿hasta qué punto está inspirada en Mitzi Shore, fundadora de uno de los primeros clubs de comedia en Los Ángeles?
No estoy interpretándola a ella. Ni siquiera la conocía cuando empecé a grabar la serie, la descubrí después. Pero es cierto que Mitzi hizo historia y, en ese sentido, sí que se parece a Goldie.

Si tuvieras que escribir un monólogo, ¿sobre qué sería?
No soy escritora pero, si tuviera que hacerlo, creo que reflexionaría sobre un tema que me preocupa: la gente necesita aprender que los únicos que pueden convertirles en mejores personas son ellos mismos. No puedes esperar que lo haga nadie más: ni el presidente ni tu madre.

¿Quién dirías que es el actor o la actriz más divertido que conoces?
¡Me pones en un aprieto! No podría elegir. En Morir de pie, por ejemplo, hay compañeros divertidísimos y que también hacen fenomenal trabajos muy serios.

Después de 30 años de profesión, ¿aún te quedan cosas por aprender?
Por supuesto. Y diría que eso es lo que marca la diferencia entre un profesional y un amateur. Da igual el trabajo que hagas, el verdadero profesional no deja nunca de aprender.

¿Tú también crees que los mejores proyectos están en televisión?
A lo largo de mi carrera siempre he hecho cine, teatro y televisión. No hago distinciones en ese sentido. Entiendo que muchos compañeros míos digan eso, es cierto que están pasando cosas muy interesantes en televisión. ¿Mejores? No necesariamente. Lo que pasa es que hay mucha más oferta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV