Roseanne Barr, a la calle por racista

Sus ideas radicales han dinamitado los cimientos de su serie. Roseanne Barr, protagonista de 'Roseanne', insultó en Twitter a la exasesora de Obama, Valerie Jarrett. Aunque después pidió disculpas, tanto sus jefes como sus compañeros han preferido prescindir del éxito a trabajar con ella.

El personaje político se ha comido al televisivo. De ideología ultraderechista, no era un secreto el apoyo de Roseanne Barr al presidente Trump, pero esta vez ha ido muy lejos. La actriz publicó un tuit en el que arremetía contra la gestión del ex presidente Barack Obama y se burlaba de su ex asesora, Valerie Jarrett: “Si los Hermanos Musulmanes y El planeta de los simios tuvieran un hijo: vj”. El mal gusto y el tinte racista del mensaje era evidente, ya que Jarrett es de origen iraní y de tez oscura.

El tuit de la actriz corrió por la red social como la pólvora y la respuesta de la cadena ABC fue inmediata. Adiós a la serie a pesar de ser uno de los estrenos de más éxito de la temporada y reunir delante de la pantalla a más de 18 millones de espectadores en su estreno el pasado mes de marzo. “La afirmación de Roseanne en Twitter es abominable, repugnante e incompatible con nuestros valores, y hemos decidido cancelar la serie”, afirmó Channing Dungey, presidenta de la cadena perteneciente al grupo Disney.

Pero no fue la única. Los propios compañeros de la actriz prefirieron quedarse en la calle a trabajar con ella: "Los recientes comentarios de Roseanne sobre Valerie Jarrett, y sobre mucho más, son abominables y no reflejan las opiniones de nuestros actores o nuestro equipo o cualquiera relacionado con la serie. Estoy decepcionada con ella, como mínimo”, difundió Sara Gilbert, coprotagonista y productora ejecutiva de Roseanne. Gilbert interpreta a la hija mediana del matrimonio Conner, que forman en la ficción Roseanne Barr y John Goodman, y es una de las responsables del revival de la serie con el reparto original dos décadas después de la emisión de su último episodio. Además, Wanda Sykes, guionista de la serie de raza negra, también renunció a su trabajo por el tuit ofensivo.

En medio de tanto revuelo, la actriz optó por borrar el tuit y destruir la prueba de su delito, para después abandonar Twitter. Pero al final tuvo que dar la cara, diciendo en un primer momento que su intención no era ser racista ya que "los musulmanes no son una raza", para después pedir disculpas, agradeciendo el apoyo que estaba recibiendo de los fans de la serie: "¡No lo sintáis por mí, chicos! Solo quiero pedir perdón a los cientos de personas, y guionistas maravillosos (todos liberales) y actores talentosos que han perdido sus trabajos en mi show por mi estúpido tuit", escribió. Según iba pasando el tiempo y las críticas arreciaban, Roseanne Barr fue suavizando el discurso: "Chicos, hice algo imperdonable, así que no me defendáis. Fui demasiado lejos y es atrozmente indefendible. Cometí un error, ojalá no lo hubiera hecho... pero no lo defendáis, por favor".

Las disculpas ya no sirvieron para nada porque el daño estaba hecho. La protagonista de Roseanne ha acabado con una serie que reunía delante de la tele a entre 18 y 22 millones de espectadores y ha dejado en la calle a todo el equipo. Y eso que el éxito de la décima temporada de este revival de la ficción que triunfó entre 1988 y 1997 provocó que la cadena ABC ya hubiera anunciado la renovación de la misma por una undécima temporada.

En España, los espectadores podían ver los nuevos capítulos de la ficción a través de Neox.

Hollywood apoya la cancelación

Charlie sheen, Patricia Arquette, Viola Davis, Shonda Rhimes, Mark Hamill y Bryan Cranston, entre otros, han aplaudido la cancelación por considerar intolerables dichas afirmaciones. La más contundente, Rhimes: "Obtuvo lo que se merecía. Como le digo a mi hijo de 4 años, uno hace una elección con sus acciones. Roseanne hizo una elección. Una elección racista. ABC hizo otra elección. Una humana ".

Cranston, por su parte, felicitó a los responsables de la cadena, la ABC: "Hacer lo correcto está por encima del dinero. Si todos hiciésemos eso, tendríamos una sociedad más saludable".

Arquette se mostró también muy indignada: "Me repugna ese chiste machista. No es admisible que negros y musulmanes sigan escuchando actitudes tan enfermas en 2018".

Sheen, tan irónico como siempre, aprovechó la ocasión para 'rogar' la vuelta de Dos hombres y medio: "Adiós Roseanne, buen viaje. Ahora tenemos la pista despejada para que vuelva nuestra serie…".

¿Y quién no podía faltar en esta polémica? Sí, el presidente Donald Trump, que aprovechó el jaleo para continuar su cruzada contra la prensa, en este caso contra Bob Iger, presidente ejecutivo de Walt Disney Company y dueño de la ABC: "Bob Iger llamó a Valerie Jarriet para hacerle saber que ABC no tolera comentarios como el de Roseanne Barr. Jamás llamó al presidente Donald J. Trump para disculparse por las horribles afirmaciones sobre su persona". Cabe recordar que Roseanne es una firme defensora de Trump y sus políticas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV