Ginés García Millán, sobre 'Matadero': "Pascual, mi personaje, es un sicario con corazón"

Amante de la literatura, el 20 de septiembre subirá el telón de 'El Español' con la obra 'El pan y la sal' sobre los desaparecidos en la Guerra Civil. Mientras, le vemos como Grau Puig en 'La Catedral del Mar', que emite Netflix, y espera el estreno de 'Matadero' en Antena 3.

Ha sido el mejor Adolfo Suárez que ha llegado a la pequeña pantalla, el ambicioso Grau Puig en La Catedral del Mar y en breve le veremos en la serie Matadero, dando vida a un mafioso muy chistoso, murciano como él para más señas. Además es finalista como Mejor Actor en los Premios Iris de la TV por su trabajo en La verdad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El pan y la sal es una obra sobre los desaparecidos de la Guerra Civil. ¿Qué opinas al respecto?
Es una indecencia que todavía haya más de 2.000 fosas comunes con gente tirada en las cunetas y que no se haya hecho nada al respecto. Esta obra narra el juicio que se hizo a Baltasar Garzón por tratar de investigar, en 2012, los crímenes del franquismo tras recibir las denuncias de familiares de desaparecidos.

¿Por qué no se ha hecho nada desde que Zapatero aprobó la ley?
Por falta de presupuesto y por falta de ganas de los políticos.

¿La memoria histórica que propone el PSOE está reñida con la concordia que propone el PP?
Creo que no. Siempre soy partidario de unir a la gente en lugar de dividirla.

¿Algo que ver con la exhumación del cadáver de Franco?
Se está montando el numerito con lo que menos importancia tiene para distraernos de lo trascendente: educación, paro, etc, etc. Hay que hacer caso a los familiares que sufren y el resto de la historia dejarla en paz.

Después empiezas una gira de teatro con otra obra por la que conseguiste una nominación a los premios de la Unión de Actores y el premio a la mejor interpretación masculina de 2017 de Madrid Es Teatro.
Sí, con Espía a una mujer que se mata. Vamos a hacer gira el último trimestre del año y el primero del que viene. Me apasiona dar voz y alma al resquebrajado Tío Vania que propuso Daniel Veronese de la obra de Chejov. Es uno de los personajes que uno siempre quiso hacer. Es un disfrute.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Con La verdad eres finalista como Mejor Actor en los Premios Iris de la TV por tu trabajo en esa serie…¿A nadie le amarga un dulce?
Pues sí, para qué nos vamos a engañar (risas). Interpretar al padre de una chica desaparecida en La verdad ha sido muy difícil, muy duro, porque al principio iba por una lado y luego hacia otro; ha sido complicado y estoy agradecido que se me reconozca el esfuerzo.

Te seguimos viendo en La Catedral del Mar, ahora desde Netflix. Grau Puig, tu personaje, es muy ambicioso. ¿Tú qué sacrificarías por ser un hombre poderoso como él?
Yo no soy ambicioso, al menos en lo material y por eso nunca sacrificaría a mi familia ni mi manera de pensar. Me conformo con seguir trabajando como hasta ahora en un oficio al que amo.

¿Las series se han convertido en una salida para tu profesión?
Absolutamente, cada vez hacemos mejores series, hay mucho oficio y se ha conseguido crear industria, trabajo para productoras, técnicos, actores... Actualmente están manteniendo en activo a una parte importante de la profesión y eso es muy positivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Has hecho varios papeles de época en Velvet, Isabel, La Señora… ¿Te gusta volver la vista atrás?
Para aprender sí, pero sólo por eso. No soy nostálgico.

Don Juan Tenorio, Hamlet… ¿Eres dramático?
Personalmente no. Soy bastante payaso y tengo sentido del humor. Me gusta reírme de mí mismo y estar alegre. Soy un hombre positivo.

En breve se estrena Matadero, a la que denominan la “Fargo” española.
Pascual es un sicario con corazón, un sicario sentimental si eso es posible (risas). Y murciano. Es la primera vez que trabajo con mi acento en televisión, porque en cine sí lo he hecho.

¿Qué te evoca tu pueblo?
Puerto Lumbreras era un pueblo muy pueblo, donde jugábamos en la calle. Yo tuve la suerte de criarme en un negocio familiar, en un hotel, El Tengo como le llamaban en el pueblo (aunque en realidad se llamaba Hotel Salas), que era como una ventana abierta al mundo. Aparte de mi pueblo tenía esa película permanente donde pasaban todos, muchas maneras de ver el mundo.

¿Alguna vez pensaste en dedicarte a la hostelería?
Nunca. Yo quería ser actor. Pero he trabajado allí muchos veranos, desde niño, aunque ahora ya no es de mi familia. En mi casa siempre se ha valorado el trabajo y el esfuerzo.

¿Sigues teniendo casa allí?
Vivo en Madrid pero me gusta plantar árboles en mi “casica” de El Cabezo de la Jara cada vez que voy.

¿Ejerces de murciano?
Por supuesto. No puedo resistirme a unas buenas migas o a un arroz con conejo y caracoles. Me gustaría también que, alguna vez, ese hotel de mis padres volviera a ser propiedad de la familia.

Tus hijos, María y Alberto (fruto de su primer matrimonio) son el mejor regalo que te ha dado la vida. ¿Te consideras un buen padre?
Hago lo que puedo. Ya son mayores (25 y 21 años) pero siempre me he sentido muy orgulloso de ellos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Ibas para futbolista y debutaste con los grandes en la Selección Juvenil española. ¿Alguno te ha salido deportista como tú?
No (risas). A mis hijos les pesa más la parte artística. Mi hija ha estudiado Historia del Arte y mi hijo trabaja detrás de las cámaras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV