Programas que nos hicieron feliz en verano: 'El Grand Prix'

Hacemos un repaso a aquellos programas que lograron hacerte feliz tantos días y tantas noches durante tus vacaciones de verano, de la mano de sus protagonistas.

ramón garcía en el plató de en compañía

Hacemos un repaso a aquellos programas que lograron hacerte feliz tantos días y tantas noches durante tus vacaciones de verano, de la mano de sus protagonistas.

Hoy empezamos por el gran Ramón García, que en la actualidad presenta el programa vespertino diario “En Compañía”, en la Televisión de Castilla-La Mancha y al que le debemos muchos días de asueto con “El Grand Prix”, el programa por excelencia del verano durante muchos años.

Se convirtió en el formato que más permaneció en antena de manera ininterrumpida en la historia de la televisión en España desde su nacimiento en 1995. El concurso, presentado por Ramón García hasta 2005, enfrentaba a habitantes de dos municipios de España en cada entrega, teniendo que superar divertidas pruebas entre las que destacaban aquellas que requerían de la participación de una vaquilla que los concursantes debían burlar.

¿Qué recuerdos vienen a tu memoria con “El Grand Prix”?

Estuve once años presentándolo y las audiencias y lo que ha quedado grabado en la mente de los que entonces eran chavales, es maravilloso. “El Grand Prix” cada verano llegaba a la pantalla de TVE para divertirnos con sus curiosas pruebas donde los troncos, las patatas calientes y las vaquillas enfrentaban a pueblos de toda la geografía española. El último programa fue en 2009 y la gente que participaba era gente normal de los pueblos. Todavía hoy siguen pidiendo que lo repongan.

ramón garcía y la puerta de gran prix

Marcó a varias generaciones, pero he oído que es difícil que se reponga por las presiones de los grupos animalistas...

El programa siempre tuvo enemigos por tener una vaquilla como estandarte. Vaquillas a las que nadie tocaba y tenían sus corrales, pero si entonces había problemas, ahora sería impensable un programa con una vaquilla como protagonista. Ése fue uno de los motivos por lo que se retiró el programa, aunque funcionase como un tiro y fuera sello de la cadena pública. Algo tenía que haber por detrás, pero hay gente que aguanta las presiones y gente que no.

Las vaquillas de “El Grand Prix” eran los nombres de los compañeros de trabajo, con sus kilos y hacíais la rima...

Todos los nombres tenían un porqué y muchos eran los nombres de los compañeros de trabajo. Al que había tenido un niño, se le ponía el nombre del niño...o del padre o de los abuelos...Siempre tenía relación con amigos y con la redacción del programa.

Tú, además de presentarlo durante once años, lo dirigiste dos años. ¿Lo sientes como un hijo tuyo?

Por supuesto. Lo hacía mi productora, yo lo presenté desde el arranque, hicimos varios cambios que tuvieron mucho éxito, que fue precisamente incluir la vaquilla y darle al programa ese aire de pueblo pequeño español, que fue un éxito indiscutible y que nadie ha podido igualar. Para mí es un orgullo que durase once años en antena.

ramón garcía sentado en un sillon

De hecho has ganado dos premios TP, cuando empezaste en ETB y por tu trayectoria profesional, pero has sido nominado en muchas ocasiones, por “El Grand Prix” y por “Qué apostamos”.

Cuando me dieron el TP por mi carrera profesional, ya les dije: “Me lo habéis dado demasiado pronto. Este premio hay que darlo cuando uno está acabando su carrera y no es mi caso” (risas).

El programa veraniego de “El Grand Prix” también lo presentó el último año Bertín Osborne. ¿Tenéis algo en común?

Cuando el programa dejó de emitirse en TVE, mi productora vendió el formato a la FORTA de las autonómicas, pero yo no quise presentarlo porque era un Gran Prix con menos presupuesto, menos pruebas, todo más pequeñito y entonces buscamos un presentador y Bertín lo presentó ese último verano. Las autonómicas buscaban un perfil conocido y fue Bertín, sobre todo porque una de las cadenas que compró el formato fue Canal Sur.

¿De qué profesional con el que has trabajado guardas el mejor recuerdo?

De Ana Obregón, porque ha sido mi compañera eterna en la tele y porque fueron años muy buenos, de compartir muchas cosas. Creo que hacíamos una pareja estupenda. Tanto que los 90, la televisión de pareja era nuestra. También he tenido la suerte de conocer a mucha gente entre los invitados y de la profesión, en las productoras Europroducciones, en Gestmusic cuando la llevaba La Trinca, Globomedia...Yo no sería quien soy si no hubiera tenido la suerte de trabajar con gente estupenda a mi alrededor.

¿Y qué programas o series veraniegas recuerdas de cuando eres niño o jovencito?

Me acuerdo perfectamente y eso que eran en blanco y negro de “El virginiano”, “Bonanza”, “Viaje al fondo del mar”, “Tierra de gigantes”... También recuerdo a los payasos de la tele y los programas de Félix Rodríguez de la Fuente (hace unos días vino a mi programa su hija Odile), el primer “Un, dos, tres” con Kiko Ledgard, al que luego conocí porque mis padres tenían una sala de fiestas y mi madre le contrató. Fueron él y don Cicuta (el difunto actor Valentín Tornos) y fue un éxito clamoroso.

¿Conociste de cerca a Chicho Ibáñez Serrador?

Sí. Compartíamos peluquería. Hubiéramos querido trabajar juntos, pero no pudimos coincidir. Recuerdo que cuando estaba pachucho, le ayudaba a subir las escaleras de la peluquería y allí hablamos muchísimo.

¿Dónde pasabas las vacaciones cuando veías esos programas televisivos?

En Cantabria, en Laredo concretamente, donde mis padres compraron una casa cuando yo tenía un año. Vivía en Bilbao, pero conozco muy bien toda la zona: Castro, Laredo, Noja, Isla...Toda esa zona está llena de vascos. Recuerdo mis veranos con playa, botas katiuskas y chubasquero porque entonces llovía muchísimo. Y muchas partidas de Monopoly, además de la bicicleta. Era como “Verano azul”, todos los de mi cuadrilla teníamos bicicleta y nos recorríamos los pueblos de la zona.

Ahora presentas en “En compañía”, en la Televisión de Castilla-La Mancha. ¿El programa coge vacaciones de verano?

“En compañía” no ha parado nunca. Empezó hace cuatro años -los cumplimos el pasado 30 de mayo- en Castilla-La Mancha Media y el proyecto lo hace la productora Indaloymedia. Es programa hermano del que Juan y Medio hace en Canal Sur. Es en directo y durante tres horas nos dedicamos en cuerpo y alma a acabar con la soledad de las personas. Juan y Medio y yo somos amigos y me llamó para presentar el programa porque creía que para hacerlo hay que tener buen corazón y caer bien a las personas mayores que en su gran mayoría, son los que están solos y yo cumplía esos requisitos. Me gustó el reto y acepté porque nunca había hecho un programa de ese tipo.

Hace poco dedicaste unas emotivas palabras a tu compañera Ana Obregón, por la muerte por cáncer de su hijo Aless.

El día que falleció Aless estaba haciendo mi programa en directo y justo me dieron la noticia en el arranque. Me salió esa despedida de forma espontánea porque Ana y yo siempre hemos estado muy unidos, hemos sido compañeros de trabajo durante toda la vida y ese chaval forma parte de muchas familias que le han visto crecer desde que nació. Ha sido todo muy duro y muy triste. Después de eso, lo que hablamos Ana y yo es privado, por respeto hacia ella y hacia el niño.

También presentas el programa “Un año de tu vida” en la cadena autonómica, cuyo primer programa se emitió el 2 de marzo, pero se ha aparcado por el coronavirus. ¿Vas a seguir?

“Un año de tu vida” es un “prime time” que empezamos a grabar a finales de febrero. Nos dio tiempo a grabar cuatro y con la pandemia por coronavirus se paralizó todo. Los tres primeros capítulos se emitieron en Telemadrid, como intercambio con la televisión de Castilla-La Mancha e imagino que cuando todo se normalice y podamos volver a viajar, retomaremos el programa. Dependerá de la programación que hagan las cadenas, que han tenido que recomponer su parrilla y su futuro, como todos.

“Un año de tu vida” es el mismo programa que Toñi Moreno hace en “Canal sur”. ¿Os coordináis o en cada autonomía vais por libre?

El de Toñi y el mío son programas independientes, aunque ambos son de la misma productora. Cada uno haciendo hincapié en lo característico de cada comunidad y llevamos al plató a distintos personajes.

¿Cuándo te vas de vacaciones?

Otros años me cogía una semana de vacaciones en julio y otra en agosto, aunque ya te he dicho que el programa sigue todo el verano, pero este año no voy a coger vacaciones. Ya hemos vuelto a hacer directo (después de dos meses con programas grabados) y quiero estar presente para que las personas que vayan recuperando su rutina, vean a su Ramón ahí enfrente.

Patricia, tu mujer y tus dos hijas, imagino que sí harán vacaciones. ¿Tú te apuntarás los fines de semana?

Mi mujer y mis hijas (Natalia, que cumple 17 años en julio y Verónica tiene 13) se irán a la playa y yo me escaparé a verlas los fines de semana que pueda.

¿Has vivido tan bien el confinamiento que no necesitas vacaciones?

No, qué va. Me costó mucho los primeros quince días porque me vi de repente en un mundo vacío. Yo seguía trabajando, seguía yendo a Toledo que es donde se graba el programa, todos los días y era una sensación rarísima ver la carretera vacía, con el salvoconducto, con los controles que te paraban...era un mundo ficticio. Yo soy muy sociable y me costó mucho adaptarme. Luego nos hemos ido acostumbrando, pero me ha pesado mucho no ver a mi madre, que está en Bilbao, calibrar al principio cómo iban a encajar mis hijas el fin de curso, cómo iban a estudiar...Al principio todo eran preocupaciones e incógnitas. Y además, el miedo que nos ha invadido a todos.

Hace unos meses perdiste a tu padre. ¿Has sufrido no poder ver y abrazar a tu madre en estos meses de pandemia?

Claro. Mi padre falleció en noviembre, antes de que llegase el coronavirus y menos mal que él no lo sufrió. Tenía 89 años, ha vivido muy bien y ha sido un padre estupendo. Ahora sigo pendiente de mi madre, que sigue en Bilbao, en una residencia. La verdad es que se ha adaptado muy bien a esta nueva situación, tanto que me ha dejado sorprendido. La llamábamos por videoconferencia y nos decía: “Viéndote a ti que estás bien y viendo a las nietas, yo ya estoy feliz”.

¿Has descubierto algo positivo en estos días?

Tal vez el volver a jugar con las niñas al parchís, el Monopoly, al dominó...esas cosas que hacía mucho tiempo que no hacíamos los cuatro juntos. También hemos cocinado mucho Patricia y yo...pero vamos, es por sacar algo positivo.

Muchas veces haces radio desde la tele en tu programa. Pero ¿cuándo vas a volver a la radio en directo? Se te echa en falta...

No sé cuándo volveré, pero sí tengo claro que me gustaría cerrar el círculo de mi profesión en la radio. La vida es cíclica, yo empecé en la radio y me gustaría acabar mi carrera ahí. Estoy muy orgulloso de lo que he hecho, pero no pude tener la continuidad que me hubiera gustado.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV