Natalia Verbeke, una forense entre dos hombres en ‘El caso’: “A las mujeres nos atraen más los gamberros”

Con el corazón dividido entre Jesús (Fernando Guillén Cuervo) y Camacho (Antonio Garrido), la forense se verá involucrada en el caso del asesino del rosario.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Un personaje complejo, precioso y con mucha entidad”. Así define Natalia Verbeke a Rebeca, la forense de El Caso. Crónica de sucesos con la que ha regresado a la televisión tras Bienvenidos al Lolita.

Rebeca se intuye ya desde el primer capítulo como una mujer complicada…
Sí. En esta serie todas las mujeres son muy potentes, valientes, que salen adelante. En aquella época no había casi doctoras así que ella tiene que estar corrigiendo a todo el que le llama enfermera. Se mueve en un mundo de hombres y entre muertos. Además, bordea la ilegalidad porque permite que los periodistas entren a hacer fotos, les cuenta datos que solo debería conocer la policía…

Y tiene el corazón dividido.
Sí. Realmente está enamorada de Jesús [Fernando Guillén Cuervo], que nunca le dará lo que quiere. Y Camacho [Antonio Garrido], sin embargo, es un hombre al que quiere porque tiene una amistad desde pequeños. Puede ofrecerle la estabilidad que ella necesita pero no hay química ni pasión.

¿Qué le atrae de un tipo tan dejado como Jesús?
Pues eso nos pasa a la mayoría de las mujeres. Entre el perfecto y el gamberro te suele atraer más el segundo. Le gusta su vida loca y desordenada, justo lo contrario a la suya.

¿Qué tal te apañas con la terminología médica?
Cada capítulo es más difícil para mí. Yo soy muy de estómago y Rebeca es una mujer que da mucha información desde la razón. Eso me cuesta mucho.

¿Alguna anécdota con los cadáveres?
Impresionan. Estoy muy pendiente de la gente que interpreta a los muertos porque es muy complicado. Están sobre una cama de metal, inmóviles, con mucho frío y durante mucho tiempo. Siempre me preocupo de que no pasen frío entre toma y toma.

Rebeca se mueve en un mundo de hombres, ¿tendrá alguna aliada?
Espero que sí. De momento, lo que veremos de su vida íntima son sus relaciones amorosas.

Hablando de sucesos, ¿te interesa esa sección?
No sé si por morbo, pero siempre me ha interesado. Son noticias que me impactan y me dejan intranquila.

¿Y cómo te ves vestida de época?
Me gustan mucho los estilismos, pero me parece una faena tener que llevar siempre la bata. Me ponen ropa preciosa, aunque un poco incómoda: sujetadores en pico… Mi madre está muy contenta de verme tan arreglada (risas).

Llevabas sin hacer televisión desde Bienvenidos al Lolita, ¿en qué has estado?
He tenido varios proyectos en Francia. El último , la película Mes Trèsors, con Jean Reno. Y, cuando no trabajo, sigo preparándome: hago cursos, mejoro mi francés, viajo…

¿Te planteas dar el salto a EE.UU.?
Me encantaría, pero eso significaría mudarme allí y me resulta duro. Igual si fuera más joven… Ahora mismo estoy bien así. Pero bueno, mira Bardem, por ejemplo, lo ha hecho siempre. Mira, ese es mi sueño, ser Javier Bardem.

Hoy, ‘El crimen del estilete’

En el capítulo de esta noche, el jefe de Protocolo del Ayuntamiento, Jacinto Albiol, es asesinado a las puertas de su casa, ante su mujer. Jesús (Fernando Guillén Cuervo) y Clara (Verónica Sánchez) son enviados para escribir sobre el caso y sus investigaciones los llevan a sospechar que el asesinato tiene relación con otro ocurrido hacía varios años, cuyo autor está internado en un psiquiátrico.
 
Además, se muestra el origen de la historia del asesino del rosario que tiene obsesionado a Jesús desde hace años y que lo relaciona muy íntimamente con Rebeca y Camacho. Mientras, Clara intentará recuperarse del trauma de descubrir a Gerardo (Marc Clotet) con su amante.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV