‘La embajada’, de puertas adentro: ¿cómo hablan Úrsula Corberó y Chino Darín de su relación? ¿Maxi Iglesias se quiere ir?

Hablamos con los protagonistas de la serie de Antena 3 sobre la audiencia, las críticas a los cromas y la polémica que generaron los ‘recuerdos sexuales’ de Úrsula de su etapa en ‘Física o Química’.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Encuentro express

Teleprograma.tv asistió a un acelerado encuentro con los protagonistas de La embajada, que graban estos días en Madrid los últimos capítulos de la primera temporada. Había especial interés por ver por primera vez juntos a Úrsula Corberó y Chino Darín, pareja tanto en la serie de Antena 3 como en la vida real, y ausentes en la primera y única presentación de esta producción de Bambú, en el Festival de Televisión de Albacete.

Como los actores tenían mucha prisa por volver a las grabaciones, los periodistas apenas pudimos charlar con ellos unos minutos de los muchos temas que había sobre la mesa: ¿cómo ven la evolución de la audiencia de la serie? ¿Les han confirmado una segunda temporada? ¿Habrá bajas? ¿Cómo es la relación entre Úrsula y Chino? ¿Qué opina de la polémica por su confesión sobre los encuentros sexuales de Úrsula y otros compañeros actores en la época de Física o Química? Aquí tenéis sus respuestas.

Chino Darín: “Úrsula es una mujer fatal”

Chino Darín se mostró encantado con su aterrizaje en España: “Ya había rodado aquí una película [En fuera de juego] pero esta es la primera vez que me quedo tanto tiempo y en proyectos con tanta visibilidad. Vine un poco a ciegas y estoy feliz con lo que me encontré”. Se refiere al nivel de La embajada y de La reina de España –la película de Fernando Trueba con Penélope Cruz–, a sus compañeros y como no, a Úrsula Corberó en especial: “Sería un poco ridículo que me pusiera a enumerar la cantidad de cosas que me deslumbran de ella. Es una persona maravillosa… Y una mujer fatal”.

¿Cómo acabará el triángulo?

Chino Darín Reconoce que es muy distinta la relación establece con Úrsula Corberó en la ficción comparada con la que interpreta con Belén Rueda: “Cuento dos historias muy diferentes a través del mismo personaje pero una se nutre de la otra, eso es parte del morbo y del atractivo”. Todavía no sabe cuál de las dos se llevará el gato al agua: “No he leído aún todos los guiones de los últimos capítulos… Es difícil plantearme qué prefiero porque cada giro en la trama altera todas las ideas previas y te dan ganas de que incluso traicionen tu propia voluntad”.

Úrsula Coberó: “Chino Darín es maravilloso”

Úrsula Corberó no quiso responder a ninguna pregunta sobre Chino Darín. Solo mencionó a su compañero en la serie al final de una enumeración sobre las virtudes del elenco: “Estoy muy contenta con los compañeros que me han tocado, un plantel increíble. Ha habido reencuentros muy bonitos y me he podido trabajar con gente con la que tenía muchas ganas de coincidir. Y te digo que Chino es maravilloso”. ¿Se imaginaba la actriz que su amor en la ficción iba a traspasar la pantalla? “Es algo que sucede, somos humanos, se tiene que llevar con naturalidad”.

“Como espectadora, me quedo con Roberto”

Respecto a las tramas de La embajada, Úrsula asegura que los espectadores se pondrán del lado de Roberto, el personaje de Maxi Iglesias: “Aunque es un chulito se ve que es de los personajes más limpios, como espectadora también lo prefiero a él”.

Su papel más duro (y frío)

Ester es uno de los personajes más difíciles en la carrera de Úrsula Corberó: “Llevaba mucho tiempo haciendo comedia y ha sido un cambio drástico. El primer día me tocó grabar la escena de la cárcel, ¡empecé fuerte! He sufrido bastante, había días en que de siete secuencias me tocaba llorar y agonizar en cinco. En los próximos capítulos la veremos algo más tranquilita, pero le seguirán pasando muchas cosas…”.

Entre ellas, acercamientos íntimos con su novio y su pretendiente en la ficción… “Grabar esas escenas es de todo menos caliente, ten en cuenta que lo haces con 30 personas enfrente. Y más en esta serie que tiene que parecer que estamos en Tailandia cuando grabábamos en Madrid en diciembre o enero”.

El ‘todos con todos’ de ‘Física o Química’

Úrsula ha sido esta noticia esta semana porque un medio de comunicación recuperó unas declaraciones en las que hablaba de la etapa de Física o Química. “Foll… todos con todos”, decía la actriz sobre unas prácticas corroboradas por excompañeros como Javier Calvo y negadas por otros como Angy Fernández. Preguntada por el tema, Úrsula se negó a decir ni una palabra.

Maxi Iglesias, protagonista indirecto de esa polémica, tampoco ha querido dar una respuesta clara: “Siempre tengo buenas palabras para Física o Química porque es la serie que nos lo ha dado todo y por la que ahora mismo estamos aquí. Eso fue otra época”. ¿Pero le ha molestado o no la indiscreción de su amiga? “Úrsula y yo ahora estamos centrados en La embajada, nuestros perosnajes aquí son muy distintos y eso con lo que me quedo”.

Sí que reconoce que a ambos les hizo ilusión que La embajada se grabe en el mismo plató que FoQ. “Nada más llegar fue muy bonito, hemos pasado mucho tiempo aquí, un plató muy querido”.

Maxi Iglesias: “No extendería más mi personaje”

Maxi Iglesias dio la sorpresa al poner más que en duda su presencia en una posible segunda temporada de La embajada. “No soy de alargar las cosas, no me gusta estar por estar. Cuando un personaje ya ha contado su historia y ha tenido su repercusión… Como ocurrió en Velvet, que decidí salir después de una gran trama con Aitana Sánchez Gijón”.

¿Significa eso que su personaje, Roberto, tiene ya un final cerrado? “Eso no lo sé. Desde mi punto de vista, cuando leí mi papel en la serie, imaginé que Roberto tenía una función importante en ciertas tramas y no me imaginaba haciendo eso mismo en una segunda temporada. Quizá si la serie cambiara de ámbito totalmente, como hicieron con Bajo sospecha… Si no, desde luego que no lo extendería más”.

Roberto, en tierra de nadie

En los próximos capítulos veremos un cambio llamativo en Roberto: “Se queda en tierra de nadie porque empieza a desmarcarse de las ideas que siempre le ha inculcado su hermano Eduardo [Raúl Arévalo] en favor de Ester, aunque a ella le va a costar mucho confiar en él”.

Maxi prefiere ‘Fariña’ a ‘La chica del cable’

Respecto a su futuro, Maxi asegura que hasta junio estará al cien por cien en La embajada… ¿Y después? ¿Le gustaría estar en el próximo proyecto internacional de Bambú con Netflix, La chica del cable? “Más que esa, que no se muy bien de qué va, me parece muy interesante la adaptación que va a hacer Bambú de la novela Fariña [sobre el narcotráfico en Galicia en los años 80 y 90]. Lo he hablado con Carlos Sedes, el director… Yo el acento gallego siempre lo tuve”, dice entre risas.

Las críticas a los cromas

La embajada ha recibido numerosas críticas por los paisajes de Tailandia recreados con más o menos tino a través de cromas. “Como espectador siempre he sido muy exigente, pero como actor me centro más en el trabajo artístico y de imaginación porque lo otro al final se me escapa”, comenta Maxi.

Hablamos también con Belén Rueda sobre el ‘cante’ de esas escenas. “Los que estáis en el medio lo veis más, pero a mí ha habido bastante gente que me ha dicho después de ver la serie: ‘¡Qué suerte que te hayas ido a Tailandia!’. Y les tengo que contar que se graba en Alcobendas (risas). Me alegra porque eso significa que es creíble, pero sí que hay cosas en las que nos queda algún puntito por mejorar”.

¿A qué achacan la bajada de audiencia?

Todos los actores coinciden en que el estreno de La embajada fue muy satisfactorio en términos de audiencia –más de 4 millones de espectadores– y creen que la bajada a los 3 millones en solo 3 capítulos se debe a la fuerte competencia del programa de Bertín Osborne en Telecinco. “Influye mucho lo que tienes enfrente, pero yo creo que ya se ha estabilizado”, asegura Belén Rueda. No se equivoca, ya que el cuarto capítulo sumó 2,9 millones de espectadores y ha reducido considerablemente la distancia con Mi casa es la tuya (3,3).

Úrsula Corberó también se da por satisfecha: “Me han dicho que estamos cuatro puntos por encima de la media de Antena 3 y eso es bueno; la avaricia rompe el saco, así que vamos a quedarnos con esos 3 millones que nos están viendo y poco a poco”.

Maxi Iglesias insiste en que el lunes es el día más complicado: “Pero la cadena sabe bien lo que hace, es el día en el que más personas ven la televisión y quizá no importa sacrificar ese pelín de audiencia por estar ahí”.

¿Habrá segunda temporada?

El buen estreno de La embajada con esos 4 millones de espectadores auguraba una rápida renovación por una segunda temporada, pero la acusada curva descendente deja esa decisión en el aire. Una práctica habitual es decidirse tras la emisión del cuarto capítulo. “Ojalá haya renovación, y ya aviso que el cuarto capítulo es brutal”, asegura Belén Rueda. En ese episodio, el del lunes 16, veremos el desenlace de la trama del cónsul (Tristán Ulloa).

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV