Elisa Mouliaa resucita en ‘Olmos y Robles’: “Habrá tensión sexual con Rubén Cortada”

La actriz, que ha rechazado varias ofertas como presentadora, interpretará a Nora, una jueza criminalista: “Es el personaje más alejado de mí que he hecho”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tras siete años interpretando a Irene en Águila Roja, Elisa Mouliaá necesitaba un cambio, que le ha llegado con Nora, la jueza que encarnará en Olmos y Robles y que tendrá revolucionado al mismísmo Rubén Cortada.

Háblanos de tu nuevo personaje…
Es el más alejado de mí que he hecho. Se llama Nora, es una jueza que, desde joven, se centró en los estudios porque sufrió un gran desamor: estaba locamente enamorada de su mentor, su profesor de derecho, y cuando acabó esa relación decidió demostrar lo que valía estudiando muchísimo. Llega a Ezcaray como jueza criminalística de la zona, la destinan al juzgado con el que trabajan Olmos y Robles. Luego la trama es muy divertida, mezclada con el thriller y el misterio que atrapa.

¿Con quién tendrá más trama?
Aparezco al final del segundo capítulo. Por carácter choca mucho con el de Rubén Cortada, Robles. Los dos son muy serios y maduros, con carácter. Obviamente es más madura que yo. Mis tramas serán básicamente con Olmos, Robles y con los nuevos, Alfonso Lara y Elena Alférez, que interpretan a dos nuevos guardias civiles.

¿Cómo surgió tu fichaje?
La productora, Mediapro, ya me conocía de TVEmos. El año pasado me lo comentaron. Hice los castings, me tuve que currar muchísimo la prueba, ha sido de las más duras que he hecho. Fue precisamente con Rubén Cortada, con pausas dramáticas que yo no estaba acostumbrada a hacer, más relacionadas con la tensión y el thriller que con la emoción. Fue duro, pero el director quedó muy contento.

¿Has coincidido ya con Rubén en las grabaciones?
Él se incorpora en julio, así que por ahora hemos hablado muy poquito, tengo muchas ganas de trabajar con él.

¡Vas a ser una mujer muy envidiada!
Para empezar, por mi madre, por ejemplo (risas). O por cualquiera de mis amigas, que están como locas y quieren venir al rodaje para estar con él.

¿Habrá trama sentimental?
Hay tensión sexual con Robles durante bastantes capítulos… No puedo contar cómo se desarrolla la trama pero sí puedo decir que son dos personas a la vez tan parecidas y tan diferentes que se repelen y se atraen.

¿Qué expectativas tienes del trabajo con Rubén Cortada?
Creo que es una persona muy seria, me han hablado muy bien de él como compañero. Lo definen como concienzudo y meticuloso y eso me gusta, porque yo también soy muy perfeccionista para enriquecer la escena con cada detalle. Creo que vamos a conectar.

¿Habías visto la serie antes?
Vi el primer capítulo y me encantó. La perdí de vista, pero ahora me la he vuelto a poner.

¿Tienes ganas de ir a grabar a Ezcaray?
¡Muchísimas! Estuve cuando era pequeña y me pareció un pueblo precioso. Ahora estamos grabando en Madrid hasta octubre. Mi primera secuencia ha sido con Ana Morgade y Pilar Castro. Del equipo solo había trabajado antes con Pepe Viyuela, que coincidimos en el capítulo 100 de Águila Roja y fue divertidísimo.

¿Cómo te ves entre tantos ases del humor?
En las lecturas de guión ya me moría de risa. Hay que mantener la compostura aunque estés con la risa floja hasta justo antes de que digan acción. Ya me ha pasado en otras series con Fele Martínez o con Francis Lorenzo, estoy acostumbrada a que haya buen rollo.

¡El verano te sienta bien laboralmente!
La verdad es que sí. Además tengo como más energía. A partir de mayo se me disparan las ganas de hacer cosas. Luego en septiembre tengo teatro, vengo a Madrid por la puerta grande con El cielo que me tienes prometido, de Ana Diosdado.

¿Tienes más proyectos como presentadora?
He tenido muchas ofertas, pero me lo quiero tomar con  muchísima más calma. Yo sueño con contar historias, quiero seguir haciéndolo, interpretar personajes muy distintos a mí. Fue muy divertido probar como presentadora y no me importaría repetir, pero con un proyecto que sea muy potente. Mientras tanto, prefiero centrarme como actriz.

Buscando el norte se ha quedado sin renovación. ¿Qué te aportó esa serie?

El paso de salir de Águila Roja lo di con Rabia, pero lo vio poca gente, así que que el público lo vivió con Buscando el norte, donde interpreté a un personaje muy distinto a Irene. El feedback fue súper positivo y con los compañeros hubo un rollo increíble, lo pasamos genial en Berlín y en Madrid… No ha podido renovar por audiencias y exigencias de la cadena y yo lo entiendo.

¿Es duro depender tanto de la audiencia?
Sí, porque le ponemos mucha ilusión. Al principio funcionó bien pero nunca sabes cómo va a reaccionar la competencia. Lo mejor es olvidarse, hacer el trabajo bien para quien lo ve y aprender del proceso de creación.

Esta semana empiezas a grabar Olmos y Robles y acabamos de ver tu despedida de Águila Roja…
Si ya se sentía mal consigo misma por haber traicionado a su marido, imagínate al añadirle que el Comisario [Francis Lorenzo] en su hermano y Nuño [Patrick Criado], su sobrino. Es un trauma para el que la única salida que encuentra es la muerte. Como actriz creo que era lo mejor, darle paz en el corazón, porque ha sido muy infeliz.

¿Cómo crees que lo han encajado los espectadores?
El público exigía ya desde hacía varias temporadas que se cerraran las tramas. Y el suicidio de mi personaje va a dar a los espectadores paz en ese sentido, es lo que esperaban. Irene es un personaje muy querido, pero a estas alturas es normal que haya muertes, suicidios, huidas…

¿Cómo fue la grabación de esa última secuencia?
Muy bonita, una gran despedida. Lo viví con mucho amor al mundo de Irene. Esta serie ha sido mi casa, es el plató en el que he crecido, con todo el equipo técnico y todos mis compañeros: Francis Lorenzo, Myriam Gallego… Recibí mucho cariño, la gente me aplaudió y me dieron un ramo de flores. Fue muy emocionante.

¿Tienes ese morbillo por saber cómo van a acabar las tramas principales?
¡Muchísimo! Esta temporada es trepidante y la voy a seguir seguro. Como a todo el mundo, me gustaría que Gonzalo [David Janer] y Margarita [Inma Cuesta] se casaran e incluso se marcharan felices con Alonso [Guillermo Campra] de la villa. Y con respecto al Comisario y Águila, me gustaría algo estilo Star Wars, una lucha final con muchas emociones en juego, con una conversación final y un abrazo. Pero no creo que sea posible (risas). Y la Marquesa [Miryam Gallego]… Es que se ha portado muy mal con Irene, no quiero imaginarme nada para ella. Por último, para Nuño, que crezca y sea un hombre feliz y se enamore de nuevo.

¿Te has quedado con algún recuerdo de Irene?
No. Me gusta desprenderme bien de los personajes. De hecho quité todo del camerino, lo dejé como me lo había encontrado hace 7 años.

¿Qué has sentido al verte morir en pantalla?
Llevo mucho tiempo preparándome para ese momento, así que fue duro pero muy bonito. Tenía ganas de pasar de etapa y como actriz es un paso más.

Casi ocho años, millones de espectadores, premios… ¿Qué ha significado para ti Águila Roja?
Lo más gratificante ha sido crecer como actriz y como persona. Esta serie forma parte de mi ADN y siempre estaré muy agradecida a Globomedia y a todos los que me han dado la oportunidad de crecer con este personaje que para mí ha sido un escaparate de cara a los medios y la industria.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV