La nueva y ‘sana’ vida de Matthew Perry en ‘La extraña pareja’

Tras años de adicciones, el actor recupera el rumbo gracias a una producción basada en la famosa obra de teatro de Neil Simon.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

"¡Claro! ¿En dónde?”, contestó Chandler (Matthew Perry) cuando Rachel (Jennifer Aniston) preguntó con timidez si todos tenían tiempo para tomar un café antes de dejar para siempre el apartamento en el que habían sido tan felices.

La frase que cerró el último capítulo de Friends –el número 236, visto por 54 millones de personas solo en EE.UU.– era un chiste fácil pero emotivo –¿dónde iban a quedar si no en el coqueto Central Perk y su enorme sillón?– y también un pequeño homenaje a los dos personajes favoritos de la ya histórica producción de la cadena NBC: Jennifer-Rachel, con su maravilloso pelo, una de las últimas novias de América y una de esas mujeres de inteligencia que han surgido de la pequeña pantalla, y Matthew-Chandler, un brillante intérprete cuya sonrisa hoy oculta un pasado oscuro pero presagia un rumbo esperanzador gracias a la serie La extraña pareja, que emite Movistar Series desde el sábado 24 de septiembre.

Hijo del actor John Bennett Perry –compartieron escenas en varios capítulos de la cuarta temporada de Friends, en la película Solo los tontos se enamoran y en otra serie, Scrubs Matthew Perry, de 47 años, cumple con los tópicos del intérprete ‘problemático’ cuya biografía puede ser igual o incluso más apasionante que su obra.

El hombre más gracioso del mundo”, según Jennifer Aniston, y “el guionista con mejores gags”, según los escritores de Friends, tuvo todo el cariño del público casi desde el primer momento, porque Chandler encarnaba los temores del americano medio, como un Woody Allen menos nervioso pero igual de inseguro.

Había algo, sin embargo, que desconcertaba a sus millones de fans: sus cambios de peso, especialmente notorios en la sexta y séptima temporada. “Desde fuera se podría pensar que lo tenía todo, sin embargo fueron tiempos de mucha soledad porque era un alcohólico y un drogadicto”, confesó él mismo en televisión y en una revista con la intención disuadir a sus admiradores de seguir sus pasos.

Sus amigas Courteney Cox y Jennifer se apresuraron a cuidar de él, pero al final fueron los productores de la NBC quienes le impusieron un régimen severo bajo amenaza de señalarle la puerta. La adicción al alcohol y al Vicodín, el opiáceo que consumía el doctor House y que Perry empezó a tomar tras un accidente con una moto de agua, no se curan en el gimnasio y fueron necesarias dos estancias en centros de rehabilitación, en 1997 y 2001, para que volviera a hacerse la luz en su vida.

No se puede superar un problema de 30 años en 28 días, hace falta más tiempo… Y menos mal que nunca probé la heroína, porque seguro que hubiera muerto”, reveló para pasmo de sus fans, que ya llevaban meses con la boca abierta al saber que no recordaba tres temporadas completas de la serie, como reveló en una entrevista en el programa Chris Evans Breakfast Show.

Todo aquello pasó. Ahora el actor es un apasionado defensor de los llamados ‘tribunales de drogas’, una iniciativa para que los delincuentes no violentos puedan ser rehabilitados y no terminen en la cárcel e incluso ha preparado su casa de Malibú, la Perry House, como centro de tratamiento.

Antes de despedirse de Chandler Bing, Perry ganaba mucho dinero con sus intervenciones en algunas de las series más recordadas del milenio. Entre sus personajes, interpretó a los abogados Todd Merrick, de Ally McBeal (2002), y Joe Quincy, de El ala oeste de la Casa Blanca (2003) –por este último fue nominado dos ocasiones al Emmy–, y al controlador aéreo Murray Marks en Scrubs (2004).

Le faltaba un papel protagonista, que llegó en 2006 con Studio 60, escrita por Aaron Sorkin como El ala oeste…, Mr. Sunshine (2011) y Go On (2012). Pero esas producciones no superaron la primera temporada.

Fue el año pasado cuando le ofrecieron La extraña pareja y Perry volvió a un apartamento de Nueva York, esta vez más lujoso y ‘con vistas’. “No vi la obra de teatro de Neil Simon [1965], pero soy muy fan de la película de Gene Saks [1968] y de la serie de Tony Randall [1970] así que propuse a la CBS una actualización respetando la esencia y adaptándola a 2015, con nuevos personajes y situaciones… Es obvio que ha funcionado”. De hecho, la tercera entrega se estrena en EE.UU. el 17 de octubre. No puede estar más feliz de su nueva vida.

Dos divorciados y un piso

En La extraña pareja dos hombres divorciados deciden compartir un lujoso piso en Nueva York, pero sus caracteres son totalmente incompatibles. Oscar Madison (Matthew Perry) es locutor de radio y un tipo vividor e irresponsable, mientras que su compañero Felix Unger (Thomas Lennon) está obsesionado con el orden y la limpieza. La ‘mujer desesperada’ Teri Hatcher es la gran sorpresa de la segunda temporada.

Un viejo conocido

Buscaba un actor de comedia sofisticado, elegante y que tuviera química con mi personaje… y ese era Thomas Lennon”, asegura su compañero Matthew Perry, también creador y productor  de La extraña pareja. La complicidad estaba asegurada porque no era la primera vez que ambos trabajan juntos. Lennon lo recuerda bien: “Coincidimos en el episodio El de después de Las Vegas, de Friends en 1999, y en la película 17 otra vez [2009]”, en la que Zac Efron daba vida a un Perry rejuvenecido.

Amigos para siempre

Creada y producida por Marta Kauffman y David Crane, Friends se emitió desde 1994 a 2004, diez años de éxitos ininterrumpidos
y premios: seis Emmy y un Globo de Oro. El papel de Chandler estuvo a punto de ser encarnado por Jon Cryer, Alan Harper en Dos hombres y medio.

Un héroe romántico

Los últimos años de los noventa y primeros del 2000 fueron el mejor momento en la carrera cinematográfica de Matthew Perry con comedias simpáticas y de éxito como Solo los tontos se enamoran (1997), al lado de Salma Hayek, Tango para tres (1999), Falsas apariencias (2000), The Kid (El chico) (2000) y Colgado de Sara (2002).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV