¡Cómo han crecido! Así están los niños que debutaron en la televisión

Dieron sus primeros pasos en series como ‘El internado’, ‘La que se avecina’, ‘Ana y los 7’ y ‘Pulseras rojas’, y siguen apostando por una profesión que les ha enganchado para siempre.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Carlota Boza: “Tengo otra familia en la televisión”

Ha crecido delante de la cámara, ya que lleva desde los cinco años en La que se avecina interpretando a la hija mayor de los Cuquis. Casualmente, su hermano pequeño en pantalla, Fernando, también lo es en la vida real. 
“Si miro cómo he ido creciendo a lo largo de estos años en televisión (ahora tiene 16), me veo muy tierna”. Recuerda como muy divertidos los rodajes en su infancia y asegura que nunca le costó aprenderse los guiones. “A un niño tiene que gustarle trabajar en una serie, si no es imposible. Puedo decir que, además de la mía, tengo otra familia en televisión. Antes, cuando me enfadaba con mi madre, no quería volver a casa”.

Siempre tuvo el apoyo de sus padres y familiares, y ha tenido una experiencia tan buena en la tele, que va a seguir apostando por la interpretación. Aunque: “quiero estudiar otra carrera 
por si las cosas no salen bien. Me inclinaría por algo como Comunicación Audivisual”. Carlota destaca el buen ambiente de la serie, que ya 
va por la décima temporada, pendiente de fimar la undécima. “Mi personaje se ha ido formando poco a poco; se la va viendo más madura y buscando su personalidad”.

Le gustaría dar un cambio de rumbo a su carrera y apostar por papeles dramáticos y, puestos a soñar, trabajar con Bayona, Tim Burton o Tarantino: “son raros, pero tienen su marca”. Lo que menos le gusta de la fama, que ‘sufre’ desde niña, es: “que me graben vídeos en sitios cerrados”.   

Claudia Molina: “He aprendido todo trabajando”

Tiene la suerte de haber trabajado, ya desde niña, con actores tan grandes como Paco Rabal o Julieta Serrano, de los que aprendió todo lo que sabe del mundo de la interpretación. “Mi madre me llevó a una agencia de publicidad con 9 años y me empezaron a surgir películas”. La moños y De tal palo tal astilla le abrieron las puertas de la profesión “que he aprendido trabajando, como se hacía antes con los oficios”.

Pero su papel más reconocido fue Carolina, en la serie Ana y los 7. “Me eligió personalmente Ana Obregón, como al resto de los niños, y allí , con 17 años, me di cuenta de que había crecido, que actuar no era un juego y que debía aprender la teoría porque la práctica de la profesión ya la tenía. La serie fue un antes y un después en mi carrera, que ha sido larga y exitosa, y en la que alcancé una gran madurez personal”.


A sus 31 años, Claudia vive para la música y el teatro. Ha editado su primer disco, Quiero volar, con Óscar Edú, y está enganchada al verso, que descubrió con El perro del hortelano, aunque tiene un proyecto televisivo pendiente de firmar.  “He tenido mucha suerte en mi vida”.

Mikel Iglesias: “Tengo los pies en el suelo”

Se hizo famoso por la serie Pulseras rojas, que también le brindó la oportunidad de ayudar a personas con problemas de salud y a madurar de manera rápida. “Todo fue un poco loco e inesperado. De pronto me enteré de que Ignasi, mi personaje, estaba dando mucha energía y fuerza a gente enferma de verdad. Aprendí a ser quien soy como persona gracias a mi papel en la serie. A mis compañeros y a mí nos dejaba alucinados ir al hospital y que nos vieran como ídolos”.

Y a apreciar el oficio de actor, al que llegó con 8 años: “A esa edad hice mi primer cortometraje, y después me contrataron para la película El criminal”.  A sus 21 años asegura que ya tiene claro que ser actor es la meta de su vida, y que la fama que le dio la serie de Albert Espinosa es algo que se debe controlar. “Valoro más que nunca todas las oportunidades profesionales que se presentan y soy consciente de que ser famoso es algo que sube y baja. Hay que tener siempre los pies en el suelo”. Perdóname, Señor ha sido 
su última serie de éxito y acaba de estrenar las películas Nieve negra y Brava. “Con los años he aprendido a meterme en la piel de los personajes 
y a controlar los gestos exagerados”.

Denisse Peña: “Quiero actuar toda mi vida”

Empezó haciendo publicidad, pero fue en la serie El internado donde se dio a conocer, con tal solo 8 años, como Evelyn. “Siempre me ha gustado actuar, por eso, rodar una serie era también una diversión para mí”. 
A sus 17 años, sigue en la brecha televisiva, aunque tuvo un parón de algunos años, con Servir y proteger, en 
la que interpreta a Olga. “Nunca había estado en una serie diaria, y el trabajo es muy distinto a una semanal, sobre todo por la intensidad del rodaje. Todo es muy acelerado y hay que cogerle el punto”.


Denisse, gracias a la peculiaridad de 
su trabajo como actriz, es una chica responsable con los estudios, que ha ido sacando por su esfuerzo personal. “Si tenía que faltar al colegio por una grabación, me preparaba en casa lo que daban en clase”.

Asegura que su vida no es distinta de otros niños por haberse dedicado a la interpretación desde la infancia. “Soy una persona normal. Lo único diferente es que salgo en la tele. Pero tengo amigos muy variados, también en mi barrio”. Está feliz con Servir y proteger, que grabará hasta diciembre, por lo que no tendrá vacaciones. Y está pendiente de firmar una segunda tanda. También se plantea estudiar una carrera “por si acaso”, aunque: “actuar es lo que quiero hacer toda mi vida”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV