‘Stranger Things’: el secreto de los cinco

Un año después, la pandilla liderada por Once (Millie Bobby Brown) regresa con nueve capítulos que mantienen el espíritu ochentero y los misterios paranormales.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los hermanos Matt y Ross Duffer, directores, productores y guionistas de Stranger Things, tienen una respuesta muy simple sobre el enorme éxito de su primera serie: “Nos salió directamente de del corazón”. Son los creadores de la producción de Netflix que mantuvo en vilo a 15 millones de estadounidenses el verano del año pasado y que contribuyó con 120 millones de dólares de beneficios a la plataforma, siempre aseguraron que todo había brotado de su pasión por el cine de los ochenta y de las aventuras que les emocionaban de niños. La inspiración estaba en Steven Spielberg, Joe Dante o Robert Zemeckis y en las adaptaciones de los relatos de Stephen King que media humanidad ha visto.

Ahora, estos entusiastas gemelos de 32 años afrontan una continuación “más oscura y mucho mejor” que se estrena en todo 
el mundo el viernes 27, una semana antes de Halloween, y a la que no quieren llamar secuela: “Los directivos nos advertían de que las segundas partes nunca son buenas pero, mientras rodábamos, pensábamos en filmes de sagas maestras como El Padrino II, Toy Story II, Terminator 2: 
el juicio final o Alien: el regreso, y nos encantaría que el estreno suscitase un debate con nuestras dos Stranger Things”.

Como en cualquier estreno mundial esperado por millones de admiradores, el misterio es decisivo. Se sabe poco de los nueve capítulos, excepto que la acción se sitúa en 1984, un año después de la primera parte. También que hay un nuevo monstruo en el pueblo de Hawkins que sustituye al Demogorgon y al que solo puede ver Will (Noah Schnapp).

Es un criatura con tentáculos que aparece en el cielo. Pero lo más importante es que Once, la única niña del grupo ‘engendrada’ en un laboratorio, no ha muerto en su lucha con la anterior criatura. Ha vuelto del inframundo para continuar ayudando a sus amigos, Lucas (Caleb McLaughlin), Mike (Finn Wolfhard), Dustin (Gaten Matarazzo) y Will.

La serie, nominada a 18 Emmy aunque galardonada solo en cinco categorías técnicas, tiene un objetivo muy ambicioso, según revelan sus creadores: “Cada episodio incrementa la tensión del anterior hasta que todo explote en el capítulo 9”. Un in crescendo que todos los guionistas de series buscan y que lograron de 
sobra en la primera parte.

Lo que parecía una ficción 
‘retro’ que Netflix estrenaba fuera de temporada después de que los Duffer hubieran llamado, sin éxito,  a la puerta de otras 20 compañías de televisión, se convirtió en la producción del año gracias al boca a boca –o al tuit a tuit– de sus seguidores.

En la nueva aventura también habrá espacio para algo de paz. Joyce (Winona Ryder) puede 
haber encontrado un compañero fiel para ayudarla a educar a Will. Pero ¿¡por qué no se ha ido del pueblo con lo que le pasó!? Su hijo había sido raptado por un demonio y nada indicaba que la pesadilla no se pudiera repetir.

Winona Ryder, nominada al Globo de Oro por su visceral actuación, tiene la respuesta: “Es sencilla. Joyce es pobre, nunca ha tenido dinero para tomar decisiones y, además, el laboratorio en el que crearon a Once puede albergar la solución para las terribles visiones de su hijo. Buscará el remedio interrogando al doctor Owens –Paul Reiser, que con su personaje rinde homenaje a su papel de Carter Burke en Aliens, el regreso–, el sustituto del doctor Brenner (Matthew Modine)”. 

Habrá que esperar dos semanas para saber si estos giros argumentales siguen cautivando a la audiencia, que ya sabe que hay  confirmadas dos temporadas más, “y ya basta”, como han prometido sus directores. Pero ellos también temen algo: “Lo tenemos muy crudo y complicado. ¡No sabemos si podremos justificar un monstruo diferente en las próximas dos aventuras!”.

Los recién llegados

La pandilla protagonista tiene dos nuevos miembros: Billy (Dacre Montgomery) y Max (Sadie Sink). 
El primero pondrá en peligro el romance entre Nancy (Natalia Dyer) y Steve (Joe Keery).

Su hermanastra es Max, una chica rebelde y libre 
que romperá algún corazón preadolescente.

La gran novedad 
es la incorporación de Bob Newby (Sean Astin) excompañero de instituto de Joyce Byers (Winona Ryder) y el sheriff Hopper (David Harbour). También debutan Paul Reiser, como el doctor Owens, 
y Linnea Berthelsen, como Roman.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV