La moda de los tatuajes

Son muchos los jóvenes que se han apuntado a esta tendencia. Y también son muchos los que recurren al láser para, pasados unos años, eliminar esa marca externa de identidad.

Lo más popular

Los tatuajes están de moda entre los jóvenes españoles. Más del 25 % han decidido tatuarse y la mayoría de ellos elige hacérselo en la parte posterior del cuerpo.

Más del 40 % prefiere hacerse el dibujo en la espalda o en el omóplato. En los brazos, que es el lugar en el que tradicionalmente se los ponían los marineros, llevan dibujo alrededor del 25 %. En la zona del estómago y el ombligo se tatúan un 20 %. En nalgas, tobillos y muñecas, se sitúan apenas el 5 % de los tatuajes.

Publicidad

No recomendados en cuello, ingles y axilas
Los varones –siguiendo la moda de los futbolistas– llevan profusamente dibujados los brazos, mientras que las mujeres prefieren dibujarse en los tobillos o en la parte baja de la espalda.

Los lugares de la anatomía menos recomendados para hacerse un tatuaje son el cuello, las ingles, las axilas y el pecho.

Aunque la moda del tatuaje va en aumento, también sube la población que, pasada la fiebre de la edad, quiere borrarse su “seña exterior de identidad”, para lo que se recurre al láser.

Lo más popular

Resuelve tus dudas

1. ¿PUEDEN PONERME ANESTESIA EPIDURAL? Fue una de las primeras prohibiciones que se divulgaron: si tienes un tatuaje en la espalda, a la altura de los riñones, no podrás ponerte la epidural. En este momento, los anestesistas no son tan tajantes y estudian cada caso. Se puede buscar otra zona de punción o tratar de inyectar sin atravesar la tinta.

2. ¿PUEDO DONAR SANGRE? En la revista de la Fundación Española del Corazón, Jorge Fabián explica que las normas nacionales establecen una espera de cuatro meses desde la realización del tatuaje a la donación. Este tiempo también se les exige a los que han sufrido una intervención quirúrgica.

3. ¿ME PUEDO HACER UNA RESONANCIA MAGNÉTICA? Se desaconsejan con tatuajes recientes porque se puede sentir quemazón o sensación desagradable.

La higiene es primordial

Hoy, hacerse un tatuaje no entraña riesgos para la salud. Los problemas sanitarios que hicieron sonar las alarmas hace unos años prácticamente ya no existen. Los centros de tatuaje cumplen escrupulosamente con las normas higiénicas, y los temores de contagio, especialmente de hepatitis, han desaparecido. Muchos de esos centros de tatuaje también ofrecen la posibilidad de eliminar el dibujo. Hay tatuajes que son más difíciles de eliminar pero, gracias al láser, prácticamente todos se pueden quitar. Si son rebeldes, se necesitan más sesiones. Los menores de 18 años deben obtener el consentimiento escrito de sus padres o de sus representantes legales para someterse a esta práctica. Si el establecimiento no lo requiere, no es de fiar.