Pitingo: "Cuando conocí a mi mujer, yo era un pieza"

En plena gira con su espectáculo, "Soul, Bulería y Más", el cantante nos confiesa que ha llegado a pasar estrecheces, pero siempre ha contado con Verónica, su mujer, y "el amor de mi vida".

Lo más popular

Se llama Antonio Manuel Álvarez Vélez (36), pero todos le conocen por Pitingo, que en caló significa "presumido". ¡Y vaya si lo es! Aunque dejó de estudiar a los 12 años es un hombre educado y cortés. Habla del flamenco como su ley, pero su gran pasión es la familia: Verónica, su mujer, y su hijo Manuel.

"Soul, Bulería y Más", ¿por qué ese "más"?

Más repertorio, más directo, más elaborado, más mejorado, tanto personal como profesionalmente.

Publicidad

"Soulería", tu segundo trabajo, ¿marcó un antes y un después en Pitingo?

Por supuesto, no me lo esperaba y tampoco lo buscaba. Desde entonces no he parado. Nueva York, Miami, China, Francia, Alemania….

Pitingo y Antonio, ¿cómo es el artista y cómo es el hombre?

Pitingo es muy perfeccionista con su trabajo. Pero cuando bajo del escenario, vuelvo a ser normal. ¡Cómo me gusta la normalidad! El mundo del artista es un poco mentira.

Lo más popular

¿Por qué?

Hay muchos moscardones a tu alrededor para ganar dinero. Por eso cuido a mis amigos de toda la vida y a mi mujer, Verónica, con la que estoy desde los 15 años.

"Camarón es Dios"

Has versionado temas muy conocidos. ¿Valoran la originalidad o alguien te ha dicho, "¿cómo te atreves?".

A quienes me critican, les digo que siempre cuento con el permiso del autor; Enrique Morente, padrino de mi primer disco me dio un gran consejo: "Si todo el mundo te dice "olé" es que algo estás haciendo mal". O generas polémica o no eres nadie. En España tenemos la música más difícil mundialmente conocida: el flamenco.

¿Camarón o Morente? ¿Quién es más ídolo?

Me quedo con "camamore". Camarón es Dios y Enrique Morente, genio de genios.

De madre gitana y padre payo. ¿En tu casa se sigue la ley gitana?

No, ni nadie de mi familia. La respeto, como respeto todas las culturas. Gitano y payo están ya muy integrados. Mi padre es guardia civil. Me he criado en un cuartel.

Te casaste con Verónica, tu mujer, tras ¡doce años de noviazgo!

Sí, es las mujer de mi vida. El primer día que la vi, se lo dije: "tú vas a ser mi esposa".

¡Qué atrevido!

Y qué antiguo también, como decían mis amigos. Y eso que ella al principio no quería nada conmigo.

¿Te dio calabazas?

Sí, porque decía que era muy guapo, pero que tenía que ser un golfo.

¿Y lo eras?

Bueno, lo típico de los 15 años. Yo conocí a mi mujer cuando ella tenía 15 años y yo 16. Había estado con otras mujeres y para ella yo fui el primero. Verónica era muy educada y yo un pieza, pero fui cambiando, me enamoré.

"Al principio pasamos muchas fatigas"

¿Qué es lo que más te gusta de tu mujer?

Que me conoció cuando no era nadie y siempre ha estado apoyándome. Yo cargaba maletas en el aeropuerto de Barajas y tenía otros trabajos.

Pero empezaste a cantar.

No me atrevía a dejar esto por los tablaos. Hasta que mi mujer me dijo: "Ponte a cantar, que también es trabajo". Y lo hice, aunque al principio pasamos muchas fatigas.

¿Y no pediste ayuda?

No me gusta, prefería buscarme la vida a pedir dinero a la gente: "Antes roto que doblarme", mi refrán favorito.

¿Qué es lo más romántico que has hecho por Verónica?

Cuando la conocí le canté la canción de "El Guardaespaldas", de Whitney Houston.

¿Y cómo te gustaría que te sorprendiera ella?

Siempre me sorprende. ¡No sabes lo que es aguantar la vida de un artista! Somos extremadamente sensibles: las alegrías las celebramos mucho y cuando estamos tristes lloramos más que nadie.

¿Has llegado donde querías?

He llegado donde nunca imaginé. Me hubiera conformado con comer y vivir de esto dignamente.

¿Y si tu hijo Manuel quisiera seguir tus pasos?

Espero que no. Pronto cumplirá 6 años. El mundo del arte es sacrificado y tienes que ser muy bueno para mantenerte.

¿Qué futuro quieres para él?

Que tenga sus amigos fuera de este mundo y siga con sus estudios. Me sentiría muy orgulloso si tuviera una carrera. Yo dejé de estudiar a los 12 años.

¿La primera vez que cantaste en público?

En un cumpleaños de José Luis López Vázquez. Tenía 13 años y no dejaba de temblar.

Si no hubieras sido cantante, serías …

Cocinero, también es un arte.

¿A quién admiras?

A la gente humilde. Si no lo eres, no te quiero a mi lado.

Textos: Guadalupe G. Lumbrera

Fotos: Gema Checa

Ayudante de fotografía: Sara Guillén

Estilista: María Álvarez

Maquillaje y peluquería: Raúl Padilla. Atelier

Agradecimientos: Leroy Merlin

More from Diez Minutos: