Ruth Lorenzo: "Quiero que hagan un diamante con mis cenizas"

​Hablamos con la actriz sobre sus últimos proyectos, después de pasar unos meses 'desaparecida' porque estaba escribiendo temas para su nuevo disco.

Lo más popular

Enlaza un proyecto con otro, pero Ruth Lorenzo ha estado desaparecida un tiempo para escribir más de cincuenta canciones. Entre ellas "Voces", dedicada a la lucha contra el cáncer de mama. La murciana va a sacar nuevo disco, va a empezar gira y quiere lograr el Guinness al hacer el mayor número de conciertos en un día. Eso será el 19 de octubre.

-"Voces", ¿qué ha supuesto para ti?

-Estoy muy ilusionada. Me apetecía componer el tema e interpretarlo. Tuve un proceso largo de composición, porque no quería obviar el proceso de dolor que se pasa y ponerme en la piel de las personas que lo pasan mal. Me he dado cuenta de que las noches son eternas, tanto que hasta el silencio molesta.

Publicidad

-¿Lo has sufrido?

-Lo he sufrido en mi soledad. La época que estuve sola en Inglaterra.

-¿Has estado cerca de esas mujeres que están enfermas?

-Con mi madre, por la fibromialgia. Sufría mucho por las noches. Colaboro con AFADECA (Asoc. de Famosos y Deportistas contra el Cáncer) y he visto muchas madres que sufren con sus hijos.

-Cambiando de tema, explícanos lo de conseguir el récord Guinness.

-Pues quiero hacer el mayor número de conciertos en un día. Los conciertos tienen que estar, por lo menos a 60 kilómetros de distancia y con una duración mínima de quince minutos. Empiezo a las 10 de la mañana en Murcia y termino a las diez de la noche en Madrid.

Lo más popular

-En la portada del disco apareces desnuda, ¿es la primera vez que te desnudas así?

-Sí, me costó porque era la primera vez, pero estaba rodeada de un equipo que me hizo sentir muy cómoda. Quería mostrar la feminidad, la vulnerabilidad de la mujer ante esas situaciones.

-Has manifestado que has sufrido trastornos alimenticios en el pasado...

-Sí, lo que pasa con los trastornos alimenticios es como con el alcoholismo, que siempre está el miedo a recaer. Ahora estoy aprendiendo a comer y, fundamentalmente, a que no me dé miedo comer. Creo que el trastorno alimenticio viene por una pérdida de control. Y ahora me encuentro en una buena etapa, feliz y enamorada.

-¿Tus problemas de dónde venían?

-Problemas de la niñez, por la separación de mis padres, mudarme a Estados Unidos y empezar a trabajar con nueve años... No son cosas fáciles.

-¿Qué consejo les darías a esos jóvenes que sufren estos trastornos?

-Primero, que no se fijen en lo que ven, porque los ojos mienten. Hay que fijarse en cómo te sientes, porque el corazón nunca te engaña. Ser delgado no te da la felicidad, lo mismo pasa con el dinero. La felicidad te la da estar bien contigo. Hay que luchar por tus objetivos, aunque te caigas. Hay que seguir adelante.

-La última vez que hablamos, nos dijiste que te habían ofrecido una serie en Reino Unido.

-No la acepté, porque preferí quedarme escribiendo. Cogieron a una chica de "Factor X" de una edición posterior a la mía.

-¿No te da miedo perder trenes?

-No pierdo trenes. Hay que seleccionar las cosas que te ofrecen. Quiero sentir lo que hago.

-¿Escribir es una buena terapia para ti?

-La verdad es que sí. He escrito cincuenta canciones y he sacado de mi interior de todo. Tengo una psicóloga, pero escribir y cantar es como renovar energías.

-Dices que estás enamorada.

-Estoy feliz. El amor es algo que me inspira, pero reconozco que el desamor te hace escribir mejores canciones.

-¿Te apetece ser madre?

-Ahora ni de coña. Tengo 33 años y creo que a los cuarenta me lo empezaré a plantear. Ahora quiero tener un perro. De momento, ya tengo la chapa con su nombre: Bruno.

-¿Sigues perteneciendo a la Iglesia Mormona?

-Mi familia sí. Es una Iglesia en la que hay que seguir una serie de normas como la ley de la castidad, no se puede fumar... Todo lo bueno o malo que me ha pasado en la vida tiene que ver con lo que soy hoy. La Iglesia claro que me ha influido, porque he aprendido el valor de la familia. Pero como buena rockera dejé de ser mormona.

-¿No lo dejaste por la ley de castidad?

-No fue tanto por eso. Soy nómada y eso era un conflicto.

-¿Cuando estás mal te refugias en tu familia?

-Sí. De todos modos, todos los días hablo con Dios y le agradezco lo que tengo.

-¿Te da miedo la muerte?

-Para nada. De hecho, he decidido que quiero me conviertan en diamante. Quiero que hagan un diamante con mis cenizas.

-Por cierto, ¿vas a estar en la nueva entrega de "Tu cara me suena"?

-Sí, estaré en la tercera gala. si por mi fuera me quedaba, porque se portaron muy bien conmigo.