El secreto para cocer bien la pasta y quede en su punto

Olvídate de cómo la cocinabas hasta ahora porque con este truco te quedará perfecta, en su justa medida, ni muy dura ni muy blanda. 'Al dente', que dirían los italianos.

Si tienes invitados en casa y lo tuyo no es la cocina, un buen plato de pasta te servirá para salir airosa de la situación y, por qué no, hasta puedes ganarte su reconocimiento. Recuerda que en la cocina, como en cualquier otro ámbito de la vida, 'menos es más' y no necesitas complicarte con la receta. Elije una salsa sencilla de preparar porque lo más importante es lograr que la pasta esté perfectamente cocida. Y eso, aunque parezca tarea fácil, no lo es. Al contrario, conseguir que esté en su punto, ni muy dura ni excesivamente blanda, sueltecita y no apegotonada, tiene su intríngulis. Pero si das PLAY a este vídeo, podrás descubrir cómo conseguirlo de una manera bastante fácil.

Siempre que vayas a cocer pasta, recuerda que es imprescindible que mires su etiqueta. Ahí encontrarás información muy valiosa, no solo desde el punto de vista nutricional, sino que también te indicará el tiempo de cocción que necesitas emplear. Según la variedad que escojas (macarrones, espaguetis, rigatones...), este variará. Por eso es importante echarla un vistazo.

A partir de ahí prepara un recipiente grande donde puedas echar abundante agua, aproximadamente un litro por cada medio kilo de pasta que utilices, así evitas que la pasta se pegue y quede más suelta. Agrega una cucharada de sal, para mejorar el sabor de la pasta, y pon a cocer la cacelora.

Nunca eches la pasta antes de que el agua rompa a hervir y cuando esto se produzca, empieza a darle vueltas y controla el tiempo de cocción recomendado en el paquete. ¡Eso es primordial! Un consejo: la pasta se cuece solo en agua, sin añadirle ni una gota de aceite para que conserve sus propiedades y no se pegue.

Una vez transcurrido dicho tiempo, prueba la pasta antes de echarla en un colador porque probablemente ya estará lista. Cuélala inmediatamente después, pues de lo contrario, se seguirá cociendo con el calor del agua. Recuerda que la pasta, como la recomiendan los buenos 'chefs' italianos, tiene que estar 'al dente' para estar perfectamente cocida; esto es, que esté poco masticable, que no es lo mismo que cruda o poco hecha. ¡En su punto!

Por último, solo tienes que añadir la salsa que hayas preparado para aderezar la pasta (napolitana, boloñesa...), un poco de queso parmesano rayado... y ¡'bon appétit'!

      Publicidad - Sigue leyendo debajo