Diez Minutos participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Diez Minutos recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

Los beneficios que demuestran por qué los pistachos son un gran aliado para tu salud

Este fruto seco rebosa propiedades saludables y además está riquísimo. Anímate a preparar la original receta con pistachos que te proponemos y déjate sorprender también por la versatilidad del pistacho en la cocina.

bol con pistachos, un fruto seco saludable lleno de propiedades
Getty Images

Según un estudio publicado por “Nutrients”, los pistachos pueden formar parte de una dieta equilibrada porque ayudan a perder peso. Pero no son la única propiedad que aportarán a tu organismo. Mejoran la salud cardiaca y el colesterol gracias a su alto contenido en fitoesteroles. Tienen un alto poder nutritivo; 30 gramos, proporcionan más del 11 por ciento de la dosis recomendada de proteína diaria y el 10 por ciento de la fibra necesaria para un adulto. Por si esto fuera poco, son ricos en vitamina B1, B6, E, K y ácido fólico. Además, contienen potasio, cobre, hierro, selenio, zinc y favorecen el control de los niveles de azúcar en sangre.

Por todas estas razones, los pistachos son un alimento de lo más saludable, al igual que ocurre con otros frutos secos, siempre y cuando se consuma con moderación. Así que anímate a dejar de verlo como un simple snack para picar y anímate a introducirlo en tu dieta habitual. Te proponemos usar los pistachos en la cocina, hay multitud de recetas donde puedes usarlos, pero aquí te dejamos una que te va a sorprender.

Quiche de pistacho y rúcula

food, leaf vegetable, ingredient, cuisine, produce, vegetable, dish, recipe, tableware, baked goods,

Precio: 1,75 euros. Calorías: 320. Dificultad: media. Tiempo: 40 minutos.

Ingredientes (4 personas): 300 g de harina de trigo, 2 ajos, 2 huevos, 2 dl de leche, 1 limón, aceite, 100 g de mantequilla, 80 g de pistachos, 100 g de parmesano, 200 g de rúcula, sal y pimienta, tomates cherry, 2 dl de nata.

Precalentar el horno a 180º. Poner en un bol la harina, la sal y la mantequilla fría en dados. Con pellizcos, integrar la mantequilla con la harina y la sal y añadir 1,5 dl de agua fría. Mezclar bien, amasar un par de minutos y formar un disco de masa lo más fino posible. Meter en la nevera una hora envuelto con papel film. Sacar de la nevera y forrar con la masa un molde de horno de unos 20 cm de diámetro.

Meter al horno precalentado unos diez minutos hasta que empiece a coger color. Retirar del horno y reservar. En el vaso de la batidora poner la rúcula, el aceite de oliva, el queso parmesano, los pistachos, el ajo y un poco de sal y pimienta. Pasar por la batidora hasta formar un puré.

En un bol mezclar la leche, la nata y los huevos batiendo con varillas. Añadir a continuación el puré de rúcula y mezclar bien. Poner la mezcla resultante sobre el molde y meter al horno hasta que cuaje. Sacar del horno, poner encima unas hojas de rúcula y unos tomates cherry cortados por la mitad, añadir unos pistachos en trozos y servir.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo