Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Isabel Pantoja vende Cantora por 7 millones de euros

La tonadillera quiere comenzar una nueva vida y terminar de pagar sus deudas.

La tonadillera quiere comenzar una nueva vida y terminar de pagar sus deudas.

1 de 8

Una cantidad muy elevada. Pero, en principio, los miembros de la familia (Isabel Pantoja y su hijo Kiko son los actuales propietarios) no están dispuestos a desprenderse de ella por una cifra inferior. La gran duda es si habrá alguien dispuesto a dar la alta cifra que solicitan madre e hijo.

La finca tiene una superficie de 370 hectáreas, con vivienda y naves incluidas. Aun así, la cantidad por la que podría ser vendida en el mercado es muy inferior: un poco más de la mitad de los siete millones de euros. ¿Bajará el clan Pantoja el precio de salida para venderla como realmente quieren?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Isabel y Kiko, propietarios

Cantora está situada en el término municipal de Medina-Sidonia, Cádiz. Desde julio de 2002, según información del Registro de la Propiedad, los terrenos pertenecen a Isabel Pantoja y Kiko Rivera. La primera, viuda del torero Paquirri, es dueña del 53% de la finca. Mientras, su hijo Kiko es propietario del resto, 47%.

La finca incluye zonas de monte, de dehesa y otras para el cultivo de secano. Entre las construcciones que hay existe una nave destinada a almacén, de 731 metros cuadrados; una plaza destinada a la tienta de reses, de 810 metros cuadrados, y varias cuadras para caballos y otros animales que suman una superficie de 690 metros cuadrados.

Y por último, la vivienda. Donde reside Isabel, su madre y hermano. La casa tiene dos plantas. La parte baja, 637 metros cuadrados que se distribuyen en varios salones y la cocina. La parte alta es algo más pequeña: 460 metros cuadrados. Y aquí están los dormitorios. Además, la vivienda se completa con una piscina exterior y un garaje al lado de la casa de 176 metros cuadrados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8

La finca fue hipotecada por primera vez en julio de 2002, por un período de 20 años (hasta julio de 2022). Y la cifra que se pidió como préstamo fue de 2.700.000 euros. Madre e hijo pidieron ese préstamo poniendo la finca como aval.

Más tarde, en 2011, a raíz del juicio que se abrió contra Isabel Pantoja y por el que fue condenada a dos años de prisión, los juzgados de Marbella llevaron a cabo un embargo preventivo, en concepto de fianza, sobre la parte de la finca (su 53%) de la que ella es propietaria. Dicha fianza se convirtió en multa más tarde y ya fue pagada gracias a muchos los amigos que ayudaron prestándole dinero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8

Misma suerte ha corrido la parte de la finca (47%) propiedad de su hijo Kiko Rivera. En enero de 2014, Hacienda realizó un embargo preventivo de su propiedad, ya que las declaraciones de IRPF realizadas por Kiko Rivera en 2007, 2008 y 2011 no fueron correctas. Hubo varias irregularidades…

Ya en 2015, la finca fue tasada por peritos oficiales del Estado por si la misma tenía que salir a subasta pública (ante la hipotética posibilidad de que no se pudieran colmar los pagos de Hacienda por parte de Kiko, la fianza por parte de Isabel Pantoja, etc.). La finca entonces fue tasada en 4.400.000 euros. Una cantidad mucho más baja de la que ahora pide la familia Pantoja: siete millones de euros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Empezar una nueva vida

Detrás de esta venta hay dos razones. Por un lado, Isabel Pantoja necesita liquidez y, por otro, desea zanjar este asunto para poder así comenzar realmente una nueva vida sin ningún tipo de atadura económica pasada.

Además, la cantante se ve viviendo en Madrid junto a su madre y su hermano Agustín. De hecho, desea encontrar una casa (no un piso) en la capital. Pero, para poder hacer frente a este reto, necesita desprenderse de su gran joya: Cantora. Un lugar lleno de historia y simbolismo por su vida pasada junto a Paquirri, pero un sitio que en la actualidad le proporciona más desdichas que alegrías…

Para intentar venderla, de momento van a testar cómo funciona el "boca a boca". Ellos ya lo han comentado a gente muy cercana de la comarca que podría estar interesada en la compra. Saben que la venta de este tipo de propiedades es mejor realizarla así, puesto que la gente interesada son personas con fines agrícolas que trabajan el campo y el ganado. Los guardeses de la finca se encargarán de enseñarla a los potenciales compradores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Cantora en cifras

La finca tiene una superficie de 370 hectáreas. Entre las construcciones que hay existe una nave destinada a almacén, de 731 metros cuadrados; una plaza destinada a la tienta de reses, de 810 metros cuadrados, y varias cuadras para caballos y otros animales que suman una superficie de 690 metros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8

La vivienda consta de dos plantas: la baja cuenta con 637 metros cuadrados, distribuidos en varios salones y la cocina. La planta alta cuenta con 460 metros cuadrados, y en ella se encuentran las habitaciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8

Además, cuenta con una gran piscina exterior y con un garaje de 176 metros, situado al lado de la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo