Sonia Almarcha es Matilde en ‘Amar es para siempre’: “Nunca me he quedado en el sofá esperando”

Se subió a un escenario por primera vez a los 13 años y, aunque ha tenido parones profesionales, esta actriz alicantina los aprovecha para estudiar, escribir y dar clases de interpretación.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por su trayectoria puede intuirse que Sonia Almarcha es una mujer todoterreno, algo que se confirma hablando con ella. En su extenso currículum se compagina teatro, cine y televisión desde hace años y, en su vida personal, se  muestra luchadora y feliz: “Me produce tristeza la gente que solo trabaja por un sueldo”. Ella no lo hace, pero porque se lo ganado con esfuerzo y pasión por lo que hace.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo defines a Matilde?

Es un personaje de los que yo llamo “regalo” porque no es plano. Tiene muchos frentes abiertos y, además, representa a las mujeres de una época complicada. Visto desde la actualidad parece marciano que en los setenta tuvieran que pedir permiso al marido para obtener el pasaporte o para manejar su dinero.

¿Sientes mayor responsabilidad al reflejar situaciones reales?

No, Matilde es una víctima, pero en Amar… hay personajes más significativos de lucha social.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Te fijaste en alguien?

Mi madre y mis tías me han contado mil cosas tomando un café.

¿Crees que hemos mejorado?

¿Las mujeres? Existen muchas cosas por conquistar todavía: los sueldos, las oportunidades de llegar a ciertos cargos… Y hay una falta de sensibilidad total con el tema de la conciliación familiar. Nos hemos quedado en si eres productivo o no.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

La mayoría de escenas las compartes con Fernando Cayo y José Luis Torrijo. ¿Los conocías?

Sí, somos amigos los tres, siento que me ha tocado la lotería. Con Fernando había hecho una serie y teatro, y con José Luis rodé La Soledad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Esta película ganó varios Goya. ¿Cambió en algo tu carrera?

Sentí más reconocimiento y me abrió oportunidades en el cine, que era mi asignatura pendiente en esos momentos.

¿Te ha pasado con otros trabajos?

Personalmente me marcó la función La charca inútil. Gracias a ella aprendí a interpretar de otra manera y accedí al Centro Dramático Nacional.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Debutaste en VIP Noche…

Tenía unos 20 años cuando entré para hacer los sketches del programa. Éramos una serie de actores fijos, Emilio Aragón, Nines Martín, el fallecido Mané, Ramón Quesada… que hacíamos de todo. Recuerdo mucho una sección que se llamaba “La escuelita de los macarras”.

Antes de esto. ¿Ya tenías vocación?

Desde que tengo uso de razón quiero ser actriz . No sé de dónde me vino porque no hay nadie en mi familia  ue se dedique a esto. Tuve la grandísima suerte de que mis padres me apoyaron y estudié Arte Dramático con su beneplácito, algo que no le pasa

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Lo compaginaste con algo?

No, nunca he tenido un plan B. Me he formado en otros temas, como Medicina Tradicional China, pero porque me interesaban.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Amar… no es tu primera novela.

Estuve en El pasado es mañana, de Telecinco, una serie diaria no se olvida. Marca a fuego.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Teatro, cine o televisión?

He tenido mucha suerte porque en los tres medios he hecho proyectos de calidad en los que he aprendido. Es cierto que el teatro es como volver a casa. La primera vez que me subí a un escenario tenía 13 años y voy a cumplir 50. Ahora estoy de gira con En la orilla, de Rafael Chirbes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Has tenido que esperar muchas veces a que sonara el teléfono?

He tenido épocas de no parar y otras en las que he pensado que no iba a trabajar más. Eso sí, nunca me he quedado en el sofá esperando y me he dedicado a formarme, crear, escribir… Además, soy profesora y coach de actores, y dedico mi tiempo libre a mi chico y a mis dos hijos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo