Su madre es su refugio; ‘Hercai’

Miran regresa a la casa de Dislah para calmar su dolor y se entera de un secreto. Nova. Domingo 18 de octubre

miran busca refugio en la casa de su madre
Hercai

QUÉ HA PASADO

• Hazar admite que mintió.

• Miran rechaza a Reyyan.

• Gönül insinúa a Firat que traicione a Azize.


Con los papeles del divorcio en la mano, Reyyan se encara a su madre. “Se los enviaste tú a Miran, ¿verdad? Entre la mentira de mi padre y esto… ¡todos queréis que nuestra relación se rompa!”, exclama con rabia. Zehra intenta defenderse, sin éxito, cuando de repente comprende que la culpable fue Yaren y va en busca de su sobrina. “¿Cómo pudiste? No vuelvas a acercarte a Reyyan ni a mi familia o te arrepentirás. Estás viendo a la verdadera Zhera”, la increpa propinándole un bofetón, justo después de que la chica celebrara su éxito con Sehiriyar por teléfono.

En el palacio Aslanbey, la ambiciosa criada recibe a su vez un escarmiento al descubrir Azize el engaño. “¡Traidora! Utilizas la información de mi familia para pasarla a los Sadoglu. ¡Vete de mi casa!”, le grita delante de Esma y Elif.

Gönül se acerca a su primo, que la rechaza

Mientras sigue pensando en la forma de recuperar a su esposo, Reyyan recibe una llamada de Elif, que le suplica de nuevo su perdón. “Sé que no lo hiciste con mala intención”, la consuela. Luego, le pide un favor: “Ayúdame a entrar en tu casa y llegar hasta el cuarto de Miran”. Una vez allí, deja una rosa y una nota junto a su esposo, que duerme.

Al ver el sufrimiento de su primo, absorto en la azotea del palacio, Gönül trata de animarlo: “Dale una oportunidad a Reyyan. Todos cometemos errores”. La joven aprovecha el momento para arroparlo con una manta, pero muy a su pesar solo obtiene su rechazo. Incapaz de superar la tristeza, Miran busca refugio en la casa de su madre. Por su parte, Reyyan, que intuye los pasos de su esposo, se despide de sus padres: “Me voy con él”.

Sin embargo, su reencuentro, más allá de arreglar las cosas, vuelve a enfrentarlos. Al escuchar la discusión y ver la ira de Miran, la señora de la casa no ve otra salida que confesar: “Yo soy tu abuela”.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hercai