Comienza su venganza; ‘La reina soy yo‘

Yamelí ve la oportunidad de hacer pagar a Charly su traición con la propuesta de la agencia antidrogas de Estados Unidos.

la reina soy yo

    Desde la cárcel, donde ha pasado los últimos diecisiete años, Yamelí recuerda cada día la traición de Charly Flow, hoy un famoso cantante de reguetón, de quien se enamoró cuando eran adolescentes. La presa guarda todos los recortes de prensa que hablan sobre él y entrena su cuerpo para preparar su venganza. “Pagarás por lo que hiciste y todos sabrán que tus canciones son mías”, se repite.

    En aquellos años, en el humilde barrio donde nació, Yamelí y su amigo Juanjo compartían su pasión por la música. “Me gusta escribir letras en mi libreta cuando tengo sentimientos que expresar”, confesaba al chico, que sentía adoración por ella. Pero en la cabeza de la joven solo estaba Charly, su gran amor.

    Nace la banda musical Soul and Bass

    Después de crear el grupo Soul and Bass, los tres amigos recibieron la invitación de un importante productor musical para viajar a Miami. La noche antes del viaje, Yamelí se entregó con ilusión a su amado, sin imaginar que al día siguiente comenzaría un auténtico infierno para ella.

    “Está usted detenida”, recuerda con dolor las palabras de la policía estadounidense en el aeropuerto, al encontrar droga en su maleta y ante la atónita mirada de Charly y Juanjo. Pronto comprendió lo sucedido: “¡Fue él! ¿Cómo ha sido capaz? La metió en mi equipaje anoche después de acostarnos juntos”. También descubrió que le había robado su preciado cuaderno.

    No obstante, lo peor aún no había llegado. “Estás embarazada”, le dijo la enfermera en la cárcel días después de ser detenida. Temiendo por la vida del bebé, decidió entregarlo a su abuela sin contarle nada más, pero días más tarde supo que habían fallecido en un incendio. Lo que no imaginaba era que la mano de Monchis estaba detrás de ese trágico suceso.

    Envuelta en sus recuerdos, el destino de Yamelí da un vuelco un día tras sufrir un atentado en prisión, donde la dan por muerta. “Te daremos una nueva identidad y tú nos llevarás hasta el capo”, le proponen desde la DEA. Así comienza la venganza de Lari Andrade, una productora musical que se infiltra en los estudios de Charly Flow.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de La reina soy yo