Emel, descubierta; ‘Matrimonio por sorpresa’

La peluquera reconoce ante Tarik que ha estado enamorada de él durante años. Divinity. Del 10 al 14 de mayo

matrimonio por sorpresa

QUÉ HA PASADO

• Adalet se va de Yuvacik.

• Tarik e Itir acaban con la farsa de su separación.

• Aysen desconfía de Sener.


El rumor de que Sener engaña a Aysen se propaga rápidamente por el barrio y los vecinos dan la espalda al menor de los Yesil cuando acude a pedirles dinero. Münir, decidido a descubrir la verdad, sigue a su hermano. Al verlo en un restaurante con otra, estalla de rabia: “¡Canalla, infiel!”. La mujer, que resulta ser la asistente del alcalde, pide respeto. “Solo está ayudándome. El ayuntamiento correrá con los gastos de la operación de Melek”, explica Sener.

Ilyas confiesa su amor por Emel a Tarik y este se dispone a ayudarlos. Sin embargo, cuando va a hablar con la chica al salón de belleza, ve por casualidad escondido en uno de los armarios un diario junto a una foto suya rodeada con un corazón y sale abruptamente del lugar. Münir cuenta a Aysen la verdad sobre los encuentros de Sener con otra mujer.

Sener y Aysen se reconcilian

Tarik no puede dejar de dar vueltas a las palabras de amor que leyó en el diario de Emel. Itir le nota distante y, ante la falta de comunicación, surgen las discusiones. Gracias a Feridun, Aysen se entera de que Sener se esconde en la cabaña del pescador y va a buscarlo de inmediato. “Me has roto el corazón y no puedo perdonarte. Has dudado de mí”, responde él.

Aun así, la mujer no se da por vencida y al día siguiente, convencida de que Sener irá al hospital pues es la operación de Melek, se presenta allí. “Te quiero. A partir de ahora creeré todo lo que me digas”, declara. Esta vez el hombre no puede resistirse y la besa. En su regreso al barrio, también recibe las disculpas de sus amigos.

Finalmente, Tarik decide enfrentar sus problemas y cita a Emel en la clínica. “Sí, estoy enamorada de ti desde que era una niña. ¿Sabes cuánto he sufrido durante años?”, admite ella. En ese momento, llega Itir a recoger unos papeles y oye todo detrás de la puerta. Sin poder contener las lágrimas, la mujer se va antes de que termine la conversación. “Se acabó. Ahora te quiero, pero solo como amigo. Si hubieras leído el resto del diario te habrías dado cuenta”, añade Emel.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo