En busca y captura; ‘Mujer‘

En una muestra más de su maldad, Sirin engaña a Doruk para que salte por la ventana. Por suerte, Bahar aparece a tiempo de evitarlo y su hermana huye.

QUÉ HA PASADO

• Emre despide a Sirin.

• Bahar está decidida a ser feliz y besa a Arif.


Después de escuchar la grabación donde Sirin admite haber acabado con la vida de Sarp, Ceyda se cruza con ella en el rellano y no puede contenerse. “Señor, ayúdanos para que podamos verla pudrirse en la cárcel”, murmura. Por suerte, Arif llega a tiempo de detenerla para impedir que siga hablando. “Deja de provocarla. Como huya, no podremos hacer nada”, advierte a su amiga.

Más tarde, Kismet se reúne con ellos y no les da buenas noticias: “Debemos probar que Sirin puede ser un peligro para sí misma o para los que la rodean, pero solo se la puede ingresar en un psiquiátrico si lo solicita su familia”. Antes de irse, Ceyda aprovecha para saber sobre la situación de Arda. “Es muy probable que acaben quitándotelo”, admite la abogada.

Ajeno a esto, Enver entra en la habitación de su hija y coge dinero del sobre que guarda debajo de la cama para saldar la deuda que tiene con Emre por todo lo que rompió en la cafetería. “Un padre no hace esto. ¡Te odio con toda mi alma! ¡Ojalá hubieras muerto tú en vez de mamá!”, grita desquiciada Sirin al enterarse.

Dursun pasea por la calle cuando dos matones lo abordan y lo suben a una furgoneta. Allí, lo espera Cem y, pistola en mano, lo obliga a firmar un papel donde cede la custodia de Arda a Ceyda.

Arif hace una dura confesión a Enver

Por fin, Kismet decide dejar de evitar a Emre. “Me he cansado y no quiero seguir con esta relación”, dice la abogada. El hombre queda destrozado y sale a emborracharse mientras Cem ve cada vez más cerca su sueño de abandonar el país con la mujer que ama. Sirin, por su parte, va a casa de su familia y como es Doruk quien le abre la puerta, pues Nisan está en el baño y Bahar durmiendo, no duda en sacar toda su maldad. Cuando el niño observa el colchón que han dejado tirado en mitad de la calle, ella le hace creer que es hinchable: “Hace un rato he visto a Satilmis saltar sobre él desde la ventana. Ahora puedes hacerlo tú”.

Como han acordado, Sirin baja a la calle y Doruk se coloca en el alféizar de la ventana con los ojos cerrados. Por suerte, justo cuando va a lanzarse, aparece Bahar y lo coge. Totalmente enloquecida al saber lo que planeaba, la mujer sale corriendo detrás de su hermana y le da una paliza. “¡Te odio! ¡Maldita psicópata! ¡Voy a matarte!”, grita y luego trata de asfixiarla. Ceyda y Enver llegan alertados por el escándalo y logran detenerla. “He estado a punto de perder a mi hijo”, se lamenta Bahar en brazos de sus seres queridos. Mientras, Sirin aprovecha para salir corriendo.

De regreso a casa, Arif decide que es el momento de sincerarse con Bahar y Enver. “Sarp no murió por las heridas del accidente. Lo mató Sirin”, les revela. Para confirmarlo, les muestra la grabación donde esta admite su culpabilidad. “No puede seguir más tiempo sin castigo”, dice Bahar, que da su consentimiento para ingresarla en una clínica psiquiátrica. Para ese entonces, la malvada joven se percata de que la policía interroga a varios transeúntes y se asusta al pensar que están buscándola a ella. Como no tiene documentación, debe sobornar al recepcionista de un hotel para que le alquile una habitación.

Mejor le va a Ceyda, ya que abre el sobre que le dio Arif de parte de Kismet. “Arda se queda conmigo”, revela emocionada a sus amigos. También acude a casa de Emre para darle la noticia y se enfada mucho al ver que está en la cama con una fuerte resaca. Lejos de allí, Cem se muestra muy impaciente cuando Kismet le pide un par de días más antes de su viaje. “Son los últimos, después no aceptaré más excusas. Cada minuto que pasamos aquí aumenta el peligro”, le advierte él.

Una vez que se ha despejado, Emre conversa con Ceyda ,y animado por Satilmis, le pide una oportunidad: “Intentemos ser una familia. Eres la persona más valiosa que he conocido y aprenderé a quererte”. Sin embargo, ella lo rechaza: “Mi amor por ti se fue y hay otro hombre. Ahora estás pasándolo mal y crees que tu dolor no se pasará, pero sí, y cualquier día volverás a querer a otra mujer”.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Mujer