María Cotiello, de ‘Seis hermanas’: “La primera misión de un actor es entretener”

Esta asturiana de 33 años licenciada en Filología Hispánica está feliz con su personaje, y espera que logre enganchar al público

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Su cara resulta familiar y no es para menos, ha participado en SMS, Amar en tiempos revueltos y Bandolera, entre otras series diarias, y en producciones como Los protegidos, Bajo sospecha y El Ministerio del Tiempo. Además, vivió su gran momento en el cine gracias a Las 13 rosas, película de Emilio Martínez Lázaro donde interpreta a una las mujeres inocentes fusiladas un mes después de que acabara la guerra civil española. Ahora, María Cotiello regresa a la pequeña pantalla para dar vida a la séptima hermana Silva, “una persona fría, pero de apariencia encantadora”. 

¿Qué puedes adelantarnos de tu 
personaje, que ya ha provocado suspicacias entre las Silva?

(Risas). Nada porque si no los espectadores ya no verían la novela. Todo lo que le pasa es tan fuerte que, aunque solo lo comentara, destriparía las tramas.

¿Qué tal con tus compañeros?

Todos me han acogido muy bien, son maravillosos. Ya me habían hablado del buen ambiente que se respiraba, comprobarlo ha sido un placer. No siempre tienes esa suerte, a veces la gente está cansada porque lleva tiempo sin vacaciones. Aquí eso no se nota, predominan las risas.

¿En quién te has apoyado para dar vida a Soledad?

La primera persona con la que hablé fue Antonio Hernández, el director. Me describió mi personaje y con los guiones me hice una idea que ha ido cambiando. Me imaginé a una mujer un poco torpe, ingenua y dulce, algo que está en la línea de lo que he hecho hasta ahora, pero en pocos capítulos no queda mucho de eso.

¿Qué llevas mejor y peor de grabar Seis hermanas?

Me encanta madrugar, cuando me convocan a primera hora no sufro por levantarme a las cinco de la mañana. En cambio, me mata empezar por la tarde.

 

¿Y a nivel profesional?

Lo más gratificante es volver a trabajar de actriz. En septiembre rodé la comedia romántica Como la espuma, de Roberto Pérez Toledo, y ya me parecían demasiados meses parada. 

¿Qué hiciste en ese tiempo?

Presenté en la Televisión del Principado de Asturias De Cai, un espacio que recorre los barrios más característicos de la provincia, acabé la carrera de Filología Hispánica y me especialicé en asturiano. También me apunté a clases de capoeira, de gaita asturiana… de todo lo que se me ocurría (risas).

Has participado en numerosas producciones de televisión. ¿Cuál es tu papel favorito?

Todos me han gustado, pero Mati, de Amar en tiempos revueltos, es mi preferido. No me ha llegado uno con el que haya disfrutado tanto. 

¿Qué recuerdos conservas de tu paso por Bandolera?

Ahí también dejé buenos amigos. La primera vez que salí en Seis hermanas el peluquero de Bandolera me llamó para decirme que el peinado le sonaba. Y es verdad, aquel personaje y este se parecen bastante, no solo físicamente.

En 2006 debutaste en el cine con Las 13 rosas. ¿Qué significó para ti este trabajo?

Fue muy especial. Curiosamente mi proyecto final de carrera consistió en interpretar un texto sobre mujeres en la posguerra que se llamaba Presas, de Verónica Fernández, jefa de guión de Seis hermanas, e Ignacio del Moral. Maduré conociendo esa parte de nuestra historia.

¿Qué opinas de las producciones que remueven conciencias?

La primera misión de un actor es entretener, si con su trabajo además invita a la reflexión, perfecto. Pero a mí me da miedo que me digan qué debo pensar y quiero poder decidir.

¿Con qué momento profesional te gustaría que te recordaran?

Todavía no ha llegado.

¿A qué aspiras como actriz?

Lo único que deseo es seguir trabajando, me da igual dónde.

Lee la entrevista completa en la revista Telenovela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Seis hermanas