Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

13 trucos para mantener organizada tu casa

Cambia la forma en que organizas las cosas y acaba con el desorden de una vez por todas.

No existe una única forma de organizar una casa. Sea cual sea el sistema que utilices lo fundamental es que se adapte a tu estilo de vida, a tus hábitos y a tus gustos. Sin embargo, hay algunas ideas que pueden mejorar la eficacia de estos sistemas. Saber cuáles son los puntos débiles del nuestro es fundamental para poder aplicar técnicas que nos harán ahorrar tiempo y dinero y acabar con toda la carga de estrés que supone vivir en una casa desordenada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1 Haz que ordenar las cosas te resulte más fácil
Getty Images

"Me sorprende cómo se complica la vida la gente a la hora de organizarse", dice Kate Brown, organizadora profesional y fundadora de la web Impact Organizing LLC. Su consejo: "Hacer que todo se reduzca a una sola operación". Por ejemplo, no metas el cesto de la ropa sucia en el armario. Es mejor sacarlo fuera y dejarlo abierto para ir echando la ropa según la recoges. "Lo importante es que no esté tapado". Una cesta abierta para las cosas que utilizas con frecuencia en el aseo o en la cocina hace que sea más fácil guardarlas.  "Cuantos menos pasos se tengan que dar para hacer algo, mejor será el sistema de organización".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 No compres soluciones de almacenamiento hasta que no hayas hecho limpia de lo que no usas
Getty Images

"Cuando la gente quiere organizarse, lo primero que suele hacer es salir corriendo a comprar módulos o contenedores de almacenamiento", dice Julie Isaacs, organizadora profesional y dueña de Uncluttered Home. "Pero eso no sirve de nada." La clave, explica, está en saber por qué tenemos tantas cosas, no en buscar nuevas formas de guardar las cosas que no nos sirven. "Hasta que no te deshagas de todo lo que no necesitas no sabrás cuántos módulos o contenedores necesitarás". Cuando estés decidiendo con qué te vas a quedar y qué vas a tirar, ten siempre presente la "regla 80/20". "Es una teoría que dice que la mayoría sólo utiliza el 20% de todo lo que tiene. Ese es un buen punto de partida para darnos cuenta de que estamos rodeadas de cosas que probablemente no necesitamos", dice Isaacs. De esta forma, no sólo nos ahorraremos el dinero que cuestan estos productos para el almacenamiento, sino que también nos ahorraremos más de un dolor de cabeza por tener demasiadas cosas que pueden llegar a estorbar en el caso de que surja una situación de emergencia. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 Averigua por qué tu sistema de ordenar no funciona
Getty Images

Si una habitación parece desordenada incluso después de que la hayas limpiado, es el momento de que te replantees el sistema de organización que estás usando. Según Brown un buen sistema debería permitirte poner todo en orden en 15 minutos o menos. Una vez que te hayas deshecho de todo lo que no necesitas, el siguiente paso es agrupar las cosas en función de su uso en recipientes abiertos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 Mantén los cajones ordenados
Getty Images

"Los organizadores de cajones son fundamentales", explica el decorador de interiores Christopher Lowell y que ha escrito el libro Seven Layers of Organization. Pueden ser del material que quieras: de madera, metálicos, de plástico transparente... "Permiten separar los cajones en varias áreas específicas". En el dormitorio, puedes guardar la ropa interior y los calcetines en los cajones superiores, la ropa de entrenamiento en el segundo o tercer cajones y los pantalones en los cajones inferiores. En el cuarto de baño, puedes colocar el algodón y otros artículos que utilices a diario sobre la encimera del lavabo y los que utilices menos habitualmente en el armario. "Así, los objetos que se usan a diario estarán bien ordenados y más a mano", explica Lowell.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 Acaba de raíz con el problema
Getty Images

La mesa del comedor, el aparador de la entrada o la encimera de la cocina son los típicos lugares donde solemos apilar montañas de cosas, explica Isaacs, que aconseja a sus clientes que despejar todas estas superficies por las noches se convierta en una rutina como lo es lavarse la cara o cepillarse los dientes. Pero si eso no funciona, otra idea es "poner un adorno floral en medio de la mesa del comedor para que nos concienciemos que ese espacio no es un lugar donde ir dejando las cosas", comenta Isaacs.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 Coloca una bolsa para hacer hueco en el armario
Getty Images

"Tengo una bolsa de plástico colocada en la parte delantera del armario. Cuando la ropa ya no me queda bien, está desteñida o se ha pasado de moda, la meto en esa bolsa", dice Brown". Cuando la bolsa esté llena, explica Isaacs, deshazte de la ropa donandola a una organización benéfica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 Organízate de manera inteligente
Getty Images

Cuando quieras ordenar algo, sigue estos pasos: en primer lugar, hazlo de una vez, sin pausas. Ponte en una mesa, vacía sobre ella lo que quieras ordenar y así podrás encontrar rápidamente las cosas que están repetidas, las cosas que vas a tirar y las cosas para guardar. A continuación, guarda lo que queda en contenedores abiertos y etiquétalos con letra clara, de modo que luego no haya que adivinar lo que pone.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 Organiza las cosas de acuerdo con la frecuencia con que las utilices
Getty Images

"Las cosas que se usan a diario deberían estar al alcance de la mano. Las cosas que sólo se utilizan de vez en cuando deberían guardarse en la parte superior de armarios y estanterías y las que sólo se utilizan una vez al año deberían hacerlo en lugares como un trastero", explica Lowell. Este sistema no sólo facilita encontrar las cosas que se utilizan con más frecuencia, sino que, además, sabremos dónde encontrar las cosas que utilizamos ocasionalmente cuando las necesitemos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 Sé meticulosa
Getty Images

Piensa detenidamente lo que quieres guardar dentro de casa. Ten en cuenta tus necesidades antes de aceptar cosas de segunda mano o dejar que una amiga guarde su kayak en tu trastero. Si los zapatos no son de tu talla, no te los quedes. Si aun así te queda espacio para hacer un favor a una amiga y guardarle algo de forma temporal, fija una fecha para que lo recoja, de manera que el trastero no se convierta en un lugar donde la gente guarde sus cosas de forma gratuita.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 Da un paso atrás
Getty Images

Muchas veces convivimos tanto tiempo con el desorden que no nos damos cuenta de él. Para acabar con esto, imagínate que eres una invitada que ha llegado a tu casa. Fíjate en cosas como esa pila de papeles encima de la mesa que lleva allí meses o esas mantas tiradas por el sofá. Después, haz que la sala vuelva a su estado original quitando de en medio todo lo que la haga parecer desordenada. ¿Todavía no ves lo que sobra? Hacer una foto de la habitación te ayudará a ver el espacio desde un punto de vista diferente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 Establece unos límites para todo
Shutterstock

Guarda cosas como los recuerdos o el material para manualidades en un único estante o cajón y luego deja que su tamaño dicte la cantidad de cosas que puedes guardar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 Utiliza el calendario
Getty Images

Decídete a colgar por fin esas fotos de la familia planificando una cena familiar que te sirva de motivación. O ponte una fecha límite para comenzar ese proyecto de bricolaje que tienes aparcado. Si cambias la fecha una y otra vez, regala la pieza y los materiales y olvídate.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 Aprende a tomar decisiones rápidamente

¿Estás tratando de decidir qué es lo que vas a guardar y qué vas a tirar? Si, al menos, una de las siguientes afirmaciones es verdadera, entonces deberías guardarlo: 

Lo he utilizado en el último año. Si, a pesar de ello, todavía no estás segura, coloca esa cosa en una caja que ponga "Para regalar", ciérrala y ponle una "fecha de caducidad", por ejemplo, un año. Si no la has abierto para entonces, regala o dona la caja sin volver a mirar lo que hay dentro.

Lo necesito o me encanta. Si no es así, no hay ninguna razón para aferrarse a ello. Guarda cosas que te hagan falta de verdad, con las que disfrutes tú o tu familia. Recuerda que no puedes apreciar lo que tienes si lo tienes arrinconado por ahí o guardado en un armario.

Se ajusta al estilo de vida que quiero llevar. Si algo está relacionado con tus objetivos más inmediatos (por ejemplo, material para hacer ejercicio o un libro acerca de cómo montar un negocio) se puede guardar. Pero si se trata de un doloroso recuerdo del pasado (ropa en la que ya no entras o cosas que era de tu ex), deshazte de ello.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hogar