Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Comienzan los actos por la boda real de Guillermo y Stèphanie

Los novios reales de Luxemburgo han asistido a la recepción organizada por el Gobierno en su honor en el Gran Teatro de Luxemburgo, en la que se han reunido con una representación de la juventud. Es su primera aparición en el comienzo de sus dos días de boda.

Los novios reales de Luxemburgo han asistido a la recepción organizada por el Gobierno en su honor en el Gran Teatro de Luxemburgo, en la que se han reunido con una representación de la juventud. Es su primera aparición en el comienzo de sus dos días de boda.

1 de 9
Primera aparición el día de su boda civil

Guillermo de Luxemburgo y Stèphanie de Lannoy viven un momento de inmensa felicidad. Radiantes y muy sonrientes, así han aparecido en las horas previas a su enlace civil, que se celebra este viernes 19 de octubre en el Ayuntamiento de Luxemburgo.

El príncipe heredero de Luxemburgo y su -en este instnte todavía prometida-, la condesa belga, que pasará a ser princesa tras el enlace real, comenzaban la feliz jornada en el Gran Teatro de Luxemburgo, donde el Gobierno ha organizado una velada en su honor que consiste en un encuentro con la juventud del país.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Floral bienvenida

Los novios han sido recibidos en representación de la juventud luxemburguesa por una joven, que entregaba a Stèphanie de Lannoy un bonito ramo de flores rosas y blancas, que la condesa aceptaba con la mejor de sus sonrisas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
La novia, cercana y simpática

Stèphanie de Lannoy se ha mostrado como una persona muy cercana y ha agradecido con dos besos en las mejillas a la joven que le entregaba el ramo de flores de bienvenida la cálida acogida que le hacia en nombre de todos los jovenes reunidos en el Gran Teatro de Luxemburgo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Los novios reales, muy felices

Para su primera aparición pública en el día de su boda civil -la religiosa se celebra el sábado 20 de octubre en la Catedral de Luxemburgo- Stèphanie ha optado por  un sencillo vestido granate de manga larga y cuello redondo; que ha combinado con un con fular en un tono más claro, zapatos con plataforma a juego y bolsito negro. El diseño es de Diane Von Furstenberg.

Por su parte, el príncipe Guillermo vestía un alegante traje de caballero azul oscuro, que combinaba con na camisa blanca y corbata azul con rayas en este color en disintos tonos. El heredero luxemburgués ha optado por dejarse su habitual barba en el día de su boda civil.

En esta imagen, la feliz pareja posa muy sonriente junto a la ministra luxemburguesa de Familia, Marie-Josee Jacobs, a su llegada al Gran Teatro de Luxemburgo para la recepción con una juventud de su país.

Al acto han asisitido autoridades del Gran Ducado así como representantes de las asociaciones de jóvenes y movimientos de juventudes de Luxemburgo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Todo sonrisas

Stèphanie de Lannoy que se ha mostrado en todo momento muy ilusionada ante el gran día de su primera boda, la civil, no dejaba de sonreír ni un solo instante, dando muestra de la inmensa felicidad y el torbellino de emociones del momento.

En cuando el peinado, la condesa optó por un semi recogido alto con forma de coleta con la melena con suaves rizos, que dejaba su rostro completamente despejado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
Un príncipe muy atento

El príncipe heredero Guillermo de Luxemburgo ha estado muy pendiente de su en este momeento todavía prometida, y ha tratado de calmarla en este día de nervios, charlando con ella y haciéndole algún que otro mimo.

Stèphanie de Lannoy, que es belga de nacimiento, ha conseguido este viernes la nacionalidad luxemburguesa, requisito indispensable para poder casarse con el príncipe Guillermo; un proceso que por su rápidez ha despertado una cierta polémica en este pequeño país.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Una reunión muy especial

Guillermo de Luxemburgo y Stèphanie de Lannoy estaban muy ilusionados con el encuentro con los jóvenes que representan a la juventud del país, no sólo porque es el primer acto del día de su boda civil, también porque los asistentes comparten con ellos sus respectivas fechas de nacimiento.

Guillermo, que tiene 31 años, nació el 11 de noviembre de 1981 mientras que Stèphanie, de 28, lo hizo el 18 de febrero de 1984.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Multitudinario encuentro

Al encuentro de Guillermo de Luxemburgo y Stèphanie de Lannoy con la representación de la juventud de luxemburgo han acudido 195 invitados.

Con ellos han compartido charlas, felicitaciones y una copa de champán para brindar por el futuro y la felicidad de los novios que un día reinarán el Gran Ducado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
El hombre más atento

El príncipe Guillermo, que se ha volcado en todo momento con Stèphanie, declaraba en la recepción sentirse "feliz de casarse en unas horas".

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo