Magdalena de Suecia y Chris O'Neill, 'Sí, quiero' al son de la música

La princesa Magdalena, hija menor de Carlos XVI Gustavo y Silvia de Suecia, contrajo matrimonio con Christopher O'Neill en la Capilla del Castillo Real de Estocolmo, en una ceremonia religiosa con música clásica y moderna que emocionó a ambos y que se desarrolló en inglés, en deferencia hacia los invitados extranjeros, y sueco.

image

La princesa Magdalena, hija menor de Carlos XVI Gustavo y Silvia de Suecia, contrajo matrimonio con Christopher O'Neill en la Capilla del Castillo Real de Estocolmo, en una ceremonia religiosa con música clásica y moderna que emocionó a ambos y que se desarrolló en inglés, en deferencia hacia los invitados extranjeros, y sueco.

1 de 26
Boda de Magdalena de Suecia y Christopher O'Neill

Magdalena de Suecia y Christopher O'Neill contraían matrimonio en la Capilla del Castillo Real de Estocolmo, en una ceremonia muy emotiva endulzada con una canción de amor de la cantante de Roxette, Marie Fredriksson, en la que ambos se prometieron una feliz vida en común y valorar las pequeñas cosas para consolidar una gran unión.

La princesa estaba guapísima con un diseño de Valentino Garavani.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 26
El obispo les recordó muchas veces que era su gran día

El enlace fue oficiado por Lars-Göran Lönnemark, obispo emérito, y Michael Bjerkhagen, predicador de la congregación de la corte sueca, en cuyos mensajes hacia los novios, en sueco y en inglés, insistieron en que éste era el gran día de los novios desde el que empezar a construir una vida en común repleta de felicidad, fidelidad, respeto mutuo y amor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 26
Una boda más recatada que la de Victoria y Daniel

Los medios suecos han considerado la ceremonia de Magdalena y Chris casi como un festejo privado, en contraste con el despliegue que se hizo en 2010 de la boda de su hermana mayor, la princesa Victoria, y Daniel, por tratarse la benjamina de la cuarta en la línea de sucesión al trono de Carlos XVI Gustavo de Suecia.

Una de las grandes protagonistas del enlace ha sido la pequeña Estela, a quien su madre se comía a besos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 26
Ambos se establecerán en Nueva York

La hija menor de los reyes Carlos XVI Gustavo y Silvia de Suecia, que lucía una espectacular cola de cuatro metros y un velo de seis, fijará su residencia en Nueva York, donde trabaja su marido, el hombre de negocios Christopher O'Neill, así como ella, que coordina diferentes proyectos sociales en la Fundación Childhood para niños de la que es fundadura su madre.

Así las cosas, a Chris no se le concede ningún título nobiliario por su boda con Magdalena, ya que no dejará sus negocios, tal y como exige la Casa Real sueca, y mantiene su nacionalidad estadounidense sin adoptar la de su mujer.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 26
Chris, emocionado al ver entrar a Magdalena en la Capilla

Cuando Magdalena entró en la capilla, a Chris le costó contener la emoción al ver a la radiante novia, pero consiguió aguantar las lágrimas y la recibió con una tierna sonrisa en el altar.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 26
Culmina una relación que comenzó hace más de dos años

Esta boda culmina una relación que comenzó hace más de dos años, cuando la pareja se conoció en Nueva York a través de un grupo de amigos comunes.

"Compartíamos el mismo humor y nos divertíamos mucho juntos. Chris abrió mi corazón, es mi alma gemela", dijo la princesa en una entrevista difundida por la Casa Real el día en que se anunció el compromiso, el 25 de octubre del año pasado.

Enamorados como están, la pareja ha protagonizado numerosas tiernas imágenes.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 26
Chris dio el sí quiero en inglés y ella, en sueco

El momento de los anillos fue el más solemne de la ceremonia.

Después de pronunciar el "Yes I will" ("Sí quiero") protocolario, Chris volvió a emocionarse, incluso mucho más que Magdalena, que sonreía con la mayor naturalidad.

El obispo hizo la pregunta en inglés a Chris y en sueco a Magdalena. Tras aceptarse en matrimonio, Chris tomó la iniciativa de dar un beso en la mejilla a su esposa.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 26
El ramo de la novia

El ramo de flores de la novia estaba compuesto por clásicas rosas de jardín, además de lirios del valle y el tradicional mirto blanco del palacio de Ulriksdal, siguiendo la tradición de las damas de la familia real sueca, que siempre llevan flores de este mirto en su ramo de novia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 26
Un magnífico día

La boda, llena de momentos muy emotivos, se celebró en un magnífico día en Estocolmo, que amaneció bajo un sol radiante y una excelente temperatura.

Fue una jornada perfecta para novios e invitados.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 26
La Capilla de las bodas reales suecas, aunque esta no era real

La boda tuvo lugar en la capilla del Castillo Real, que no ha sufrido casi cambios desde su inauguración en 1754 y que es la iglesia de la parroquia de la corte sueca.

En esta capilla se han celebrado hasta ahora cinco bodas reales, la última en 1974 entre la princesa Cristina, tía de Magdalena, y Tord Magnusson.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 26
El padre no la llevó al altar

Para evitar quejas de las feministas, como ya pasó en la boda de Victoria, el rey, como padre de la novia, entró con su hija a la Capilla pero no la entregó en el altar al novio. Fue Chris quien se acercó hasta la mitad del pasillo para ofrecer a la novia su brazo y caminar juntos hacia el altar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 26
Victoria y Felipe tuvieron que bregar con la pequeña Estela

Pudimos ver a la pequeña Estela, hija de Victoria y Daniel, jugueteando durante toda la ceremonia sobre las piernas de su madre y de su padre. La pequeña no paraba quieta ni un momento, usando de juguete el programa protocolario de la boda.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 26
Emotivas palabras de Victoria a su hermana

La princesa Victoria, observada por su marido y su hija, le dedicó unas emotivas palabras a los novios y les deseó todo tipo de parabienes en su enlace matrimonial.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 26
Boda de Magdalena de Suecia y Christopher O'Neill

Aunque la Casa Real sueca no la calificó de boda real, ésta se celebró en los mismos escenarios y contó con representantes de numerosas familias reales europeas, encabezadas por las de Dinamarca y Noruega.

En la foto, Valentino Garavani, diseñador del vestido de la princesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 26
La vocalista de Roxette

La ceremonia fue también muy emotiva ya que contó con la vocalista del grupo sueco Roxette, que hizo saltar las lágrimas a más de uno de los presentes. En la foto, Marie Fredriksson, cantante sueca del conocido grupo Roxette, junto a su marido Mikael Boyloys.

Peter Jöback interpretó el tema "The First Time Ever I Saw Your Face", de Roberta Flack.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
16 de 26
Boda de Magdalena de Suecia y Christopher O'Neill

En la foto, el príncipe Nicolás de Grecia y su mujer Tatiana ocupan sus asientos antes del comienzo de la ceremonia.

La casa real griega fue una de las que tuvo mayor representación en el enlace.

Por el contrario, una de las pocas casas reales que no estuvo representada fue la española. Como la invitación era personal y llegó a nombre de los Príncipes de Asturias y estos descartaron asistir por problemas de agenda, no se delegó la representación a otro miembro de los Borbón.

No obstante, sí hubo representación española con Luis Medina, hijo de Nati Abascal, quien mantiene una larga amistad con Magdalena.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
17 de 26
La enhorabuena de los ciudadanos suecos

Una vez finalizado el enlace, los novios salieron a las puertas del castillo para recibir la enhorabuena de los ciudadanos suecos que se dieron cita en un día tan especial para su país.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
18 de 26
La cola del vestido la portaban lacayos

Tal y como manda la tradición de las bodas de la Familia Real sueca, no eran doncellas las que portaban la cola del precioso vestido de Valentino de la novia, sino lacayos (servidumbre real ahora profesionalizada) vestidos con el traje tradicional de antaño.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
19 de 26
Un grupo de violinistas les recibieron con música

A las puertas del castillo, Magdalena y Chris se encontraron con la sorpresa de un grupo de adolescentes, en el que no había ningún chico, que recibió a los recién casados al compás de una canción tradicional sueca interpretada exclusicamente con violines.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
20 de 26
Chris besó a Magdalena tres veces a petición de los ciudadanos

Los suecos presentes a las puertas del castillo pidieron reiteradamente a los novios que se besasen en su presencia, a lo que accedieron hasta en tres ocasiones siempre por iniciativa del novio, que en dos de ellas se mostró muy apasionado moviendo la cabeza repetidamente con sus labios pegados a los de Magdalena y levantando el puño para acompañar a los jaleos de los ciudadanos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
21 de 26
Magdalena, radiante y feliz

Magdalena estaba radiante y se mostró muy tranquila recién estrenado su matrimonio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
22 de 26
No se soltaron ni un momento de la mano

Ambos comparecieron a las puertas del castillo sin soltarse de la mano y ella con el ramo de rosas blancas en la otra.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
23 de 26
21 salvas como saludo de la ciudad

Fue en ese momento cuando comenzó a oírse el saludo a los recién casados con 21 salvas de ordenanza, disparadas con intervalos de cinco segundos entre cada una.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
24 de 26
Regresó al castillo antes de montar en la carroza

Después de un tiempo saludando a los ciudadanos, los novios regresaron al castillo. Posteriormente, se subirían a una preciosa carroza (la misma que utilizaron los reyes y los príncipes herederos tras sus bodas) tirada por cuatro caballos para hacer un recorrido por la ciudad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
25 de 26
Las imágenes más tiernas

Posteriormente, los novios se dirigirían a Riddarholmen, una pequeña isla en el centro de Estocolmo.

Antes, regalaron a los ciudadanos que se habían congregado alrededor del castillo las imágenes más tiernas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
26 de 26
Los novios sellan su amor

Pasados los nervios iniciales la pareja por fin podía disfrutar de su amor y su gran día al máximo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo