Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Mette-Marit invita a café a amigos y trabajadores por sus 40 años

La princesa noruega Mette-Marit celebró su 40 aniversario con un oficio religioso el pasado domingo ya que este lunes 19 de agosto es día laborable. Con un impermeable blanco por si empezaba a llover, sonreía a todos a que la felicitaban a su paso recordándoles que todavía estaba en los treinta.

La princesa noruega Mette-Marit celebró su 40 aniversario con un oficio religioso el pasado domingo ya que este lunes 19 de agosto es día laborable. Con un impermeable blanco por si empezaba a llover, sonreía a todos a que la felicitaban a su paso recordándoles que todavía estaba en los treinta.

1 de 7
Mette-Marit cumple 40 años

Todos los miembros de la familia real noruega llegaron andando poco antes de las 2 de la tarde del domingo 18 de agosto al Parque de la Reina de Oslo, para asistir junto con otros 350 invitados, a un oficio religioso al aire libre en honor a la princesa Mette-Marit, que este lunes 19 cumple 40 años.

Hace algunas semanas su marido, el príncipe Haakon, celebraba su 40 aniversario con un festival 'hippie' en su residencia de Skaugum. Ahora Mette-Marit ha querido celebrar el suyo como lo lleva haciendo desde el 2001, asistiendo a un oficio religioso con sus amigos y familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Desde 2001 lo celebra con una misa

Esta vez no se ha celebrado, como es habitual cada año, en la Capilla del Castillo sino en el Parque de la Reina, donde los reyes Harald y Sonia de Noruega fueron los anfitriones del acto, que reunió a unas 350 personas, tanto amigos y familia, como trabajadores y representantes de organizaciones que la princesa Mette-Marit ha conocido a través de su trabajo.

Marta Luisa y su marido Ari Behn, siempre con su extravagante vestimenta, también estaba allí con sus dos hijas; Maud Angelica y Emma Tallulah.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Su hijo Marius, pendiente de los cachorros

El príncipe Haakon llevaba con correa a Milly Kakao, la perra de la familia que este verano parió nueve cachorros.

Marius, el hijo de Mette-Marit de una relación anterior, llevaba uno de los cachorros en sus brazos y bajo el impermeable, que al final acabó en los brazos de la princesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Los invitados se prepararon para la lluvia, pero salió el sol

Todos los asistentes venían preparados con impermeables y calzado adecuado para un día de lluvia. También lo hizo Mette-Marit, que vestía uno blanco y botas de goma hasta las rodillas. Pero el sol quiso acariciar a los presentes y apareció entre las nubes justo cuando comenzaba el servicio religioso.

En los montículos alrededor de la pradera del parque donde tenía lugar el acto, se habían plantado girasoles que daban un aire sureño al lugar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Una homilía en honor a una princesa

El obispo emérito Gunnar Stålsett, confesor real, ofició el rito acompañado de la novicia Inger Anne Naterstad. Stålsett basó su homilía en la historia de Sakkeus, del evangelio de San Lucas, que subió a un árbol para poder ver a Jesús.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Las palabras de los Reyes emocionaron a Mette-Marit

La princesa Ingrid Alexandra leyó las oraciones de San Francisco de Asís, mientras que El rey Harald y la reina Sonia también dedicaron unas palabras a su nuera Mette-Marit, que emocionada, no pudo contener las lágrimas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
El rey invitó a café a todos los invitados

Tras el servicio religioso los monarcas invitaron a todos a tomar el café de la Iglesia, una tradición en las iglesias nórdicas.

Dentro del parque de la Reina se habían montado unas mesas donde había café, té, pasteles, fruta y zumos para todos los asistentes. ¡El rey paga!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo