Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Federico, Mary y sus hijos, entre los hielos de Groenlandia

Los príncipes herederos daneses recorren durante ocho días varios poblados y aldeas del sur y el oeste de Grønland (Tierra Verde), la mayor isla del mundo y territorio autónomo del reino de Dinamarca.

Los príncipes herederos daneses recorren durante ocho días varios poblados y aldeas del sur y el oeste de Grønland (Tierra Verde), la mayor isla del mundo y territorio autónomo del reino de Dinamarca.

1 de 6
Viaje por las tierras de Groenlandia

El príncipe Christian de Dinamarca, de 8 años, se puso al frente de la comitiva cuando sus padres, los príncipes Federico y Mary junto con sus hermanos la princesa Isabella de 6 años y los mellizos Vincent y Josephine de 3, iniciaron el pasado viernes 1 de agosto una visita oficial a Groenlandia, la mayor isla del mundo y territorio autónomo del reino de Dinamarca.

La familia al completo se trasladó en avión desde Copenhague hasta Narsarsuaq, localidad de sólo 170 habitantes situada al sur de Groenlandia, cuyo nombre significa «gran planicie» en groenlandés.

Desde el pequeño aeropuerto, los príncipes y sus hijos se trasladaron en coche al puerto, donde les esperaba el barco real  «K/S Dannebrog», en el que iniciaron un crucero de 8 días por las localidades del sur y el oeste de «Grønland», que en danés significa «tierra verde».

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Programa del viaje

Es la primera vez que la pareja de príncipes herederos visita esta parte del reino danés junto con sus cuatro hijos.

Los príncipes herederos daneses y sus hijos visitarán nueve pequeños poblados del sur de Groenlandia, empezando por Igaliku, a media hora de navegación desde Narsarsuaq, en el sur del país, para luego continuar hacia los pueblos de Narsaq (que significa «Llanura»), Alluitsup Paa (Prueba del Sur), Nanortalik (El sitio de los Osos), Qaqortoq (Lo Blanco) y la granja experimental de Upernaviarsuk, donde tratan de mejorar los métodos de la agricultura y ganadería adecuados a estas latitudes polares.

En la parte oeste de Groenlandia visitarán el pueblo de Paamiut, que en groenlandés significa «en la entrada» porque está en la entrada del fiordo de Kuannersooq.
Después continuarán en su quinto día de viaje hasta Qeqertarsuatsiaat, un poblado de pescadores de unos 235 habitantes que está a unos 130 kms de Nuuk, la capital de Groenlandia.

Los últimos días de la visita los pasarán en Nuuk, nombre que significa «el cabo» (geográfico), donde tras un día y medio de descanso a modo privado, se despedirán con los actos oficiales y con una cena, también oficial, con las autoridades autonómicas groenlandesas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Recibimiento esquimal

En el primer día de viaje y a su llegada a Igaliku, un poblado de sólo 27 habitantes que se dedican a la cría de ovejas, la familia al completo de los príncipes herederos fue recibida con los típicos cantos esquimales y regalos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Jerseys de regalo

Los niños recibieron un jersey cada uno, hecho con crines o pelo de buey almizclero o buey almizclado (Ovibos moschatus), que sólo vive en las regiones polares, pero mezclado también con la lana de las ovejas que los propios habitantes de Igaliku crían en su poblado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Jugando en las ruinas

Tras esta bienvenida, la familia se trasladó a ver los que en danés se llama «nordboruinerne», que se puede traducir como «las ruinas de los nórdicos».

Se trata de los restos de un poblado de «nordboerne» (pobladores nórdicos), que fueron los primeros escandinavos que a finales de los años 900 y a principios del año 1000 D.C. se trasladaron desde Islandia a Groenlandia, por iniciativa del rey vikingo Erik el Rojo.
Los «nordboerne», según cuentan las sagas islandesas, habitaron en Groenlandia durante 400 años hasta su desaparición en el siglo XV.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Apego a Groenlandia

La familia real danesa siempre ha tenido una estrecha relación con Groenlandia. De hecho, Federico y Mary han bautizado a sus mellizos con un tercer nombre groenlandés.

El niño se llama Vincent Frederik Minik Alexander y la niña Josephine Sophia Ivalo Mathilda. El nombre «Minik» significa en groenlandés «el sediento de leche materna», mientras «Ivalo» tiene varios significados como «mariposa», «hermanita», «pequeña ola» o bien «hilo de coser».

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo