Isabel Preysler saca un parecido razonable a su figura del Museo de Cera de Madrid

El Museo de Cera de Madrid ya cuenta con una réplica de Isabel Preysler. La socialité, acompañada de Mario Vargas Llosa, presentó a los medios su figura y mostró su contento por el resultado. “Del uno al diez, le doy un nueve y medio", confesó.

Isabel Preysler presenta su figura en el Museo de Cera de Madrid
Gtres

Un año después de que se le tomaran las medidas a Isabel Preysler, la socialité acudió al Museo de Cera de Madrid, acompañada de su pareja Mario Vargas Llosa, para descubrir el resultado de su réplica en cera. Llegaron con cuarenta y cinco minutos de retraso, lo que provocó que la prensa estuviera muy nerviosa y la expectación fuera cada vez mayor. Tras confesar que no había visto aún la figura, la destapó, descubriendo a una Isabel que podría competir con la original en lo que a juventud se refiere. “Tengo que mirarla detenidamente para saber qué parecido tiene”, afirmaba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gtres

Minutos después comentaba en alto a la prensa: “Del uno al diez, le doy un nueve y medio. Estoy muy contenta con el resultado”. Sin embargo, la propia homenajeada le sacaba un parecido más que razonable con una de sus hijas: “Sí me ha gustado la figura, pero puede ser que se parezca desde lejos más a Tamara”.

La novia del escritor desveló que acababa de llegar de Miami mientras Vargas Llosa pasaba unos días en París. El motivo de su viaje no fue otro que estar unos días con sus nietos, explicando que los hijos de Enrique Iglesias y Anna Kournikova se parecen más a su madre. “Mis nietos son más rusos que hispano-españoles”, afirmó antes de apuntar que ella y Mario no se irán de puente con motivo del Día de la Hispanidad.

Gtres

De alto, la figura mide 1,70 m, que es la altura exacta de Isabel. Y es que la protagonista de la noche, para que todo fuera lo más realista posible, destacó que el vestido, de la firma Tot- hom, junto con los zapatos y el bolso, eran suyos. Pero no solo fue ella la que mostró simpatía y gusto por la estatua, ya que su pareja asentía en todo momento cuando se le preguntaba si le gusta o no. “Sí me gusta, sí”, respondía en voz alta. El Museo de Cera de Madrid alberga grandes personalidades, tanto nacionales como internacionales, desde hoy, Isabel Preysler ya forma para de esta gran familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo