Nieves Herrero: "Los éxitos y los fracasos son dos grandes impostores: si no te crees uno no puedes creerte el otro”

La escritora reconoce que es una mujer inquieta y le gusta hacer muchas cosas para sentirse viva. Mientras saborea el éxito de su segundo libro, 'Carmen', sobre la figura de la hija de Franco contada por la protagonista, ya prepara la que será su próxima novela. Aún así, sacó tiempo para charlar con Rosa Villacastín y a continuación sabrás qué le contó.

Nieves Herrero forma parte de la memoria colectiva audiovisual de los españoles. Sin embargo, lo que la periodista busca desde hace unos años es que se la reconozca como escritora, novelista, su verdadera gran pasión. Autora de varios libros, han sido los dos últimos los que más éxito han tenido: 'Lo que escondían sus ojos', y 'Carmen', el testimonio novelado de la hija de Franco, con la que pasó más de 40 horas hablando de lo divino y lo humano. Un libro en el que la madre de Carmen Martínez Bordiú se da a conocer como mujer, como madre, como testigo de primera fila de una etapa de nuestro país que a muchos les gustaría borrar, pero que ella reivindica en lo personal. Solo veía lo que quería ver o lo que le dejaban ver. En todo caso, un testimonio sin duda interesante y de rabiosa actualidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Rosa y Nieves, durante la entrevista, en el hotel Ilunium Atrium, en Madrid.
Ana Ruiz

Nieves, ¿de dónde saca tiempo para hacer tantas cosas?

Ahora estoy atrapada escribiendo una nueva novela, sin perder de vista una próxima de la que estoy recogiendo documentación. Soy muy activa, siempre con varios proyectos en marcha.

Decía Umbral que la inspiración tiene que cogerte sentado ante la máquina de escribir.

Estoy totalmente de acuerdo: en mi caso, a la escritura le dedico los fines de semana y por las mañanas de 7.30 h a 10.30 h. Más tiempo no puedo porque tengo radio (presenta y dirige el magazín de tarde de Onda Madrid) y otros compromisos laborales que tengo, sin olvidarme de los amigos a los que atiendo porque a mí me gusta que hagan lo mismo conmigo. Trato de dosificarme porque el tiempo no me da para más.

¿No se relaja nunca?

Hacer lo que me gusta es lo que más me relaja, aunque intento hacer un poco de deporte mientras escucho las noticias. Antes iba a nadar porque me encanta el agua, herencia de mi familia mediterránea.

¿Sus hijas no le reclaman parte de ese tiempo?

Por supuesto que sí, por eso cuando mi hija mayor viene a casa sólo me dedico a ella porque entiendo que tiene necesidad de madre, aunque hablamos y wasapeamos mucho. Con la pequeña es más fácil porque vive conmigo, pero desde que eran chiquititas yo me levanto a las siete para desayunar con ellas.

¿Alguna vez sintió complejo de culpa?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

No, porque les he dedicado mucho tiempo. Ten en cuenta que no he empezado a escribir hasta que mis hijas han sido mayores, pero de pequeñas estaba con ellas todo el rato.

¿Quién le dio a beber el veneno de la escritura?

Una profesora de Literatura que me dijo que debería dedicarme a escribir, pese a que no se creía que fuera yo la autora de los textos que le entregaba. Desconfiaba tanto, que llamó a mi padre para decirle que no me los escribiera más.

¿Y de la radio y la televisión?

La radio ha sido mi otra gran pasión. En casa tengo aparatos de radio en todas partes, mis hijas se ríen, ya que la mayor hizo Administración de Empresas y Derecho en ICADE, y la segunda también se inclinó por la Administración de Empresas, aunque ahora ha terminado un Master sobre moda.

"Los éxitos y los fracasos son dos grandes impostores: si no te crees uno no puedes creerte el otro", declara Nieves.
Ana Ruiz

¿Cómo llegó usted a esta profesión?

Iba para bióloga, por eso cuando dije en casa que quería ser periodista se llevaron un chasco, lo aceptaron tan mal que hubo un consejo familiar porque decían mis hermanos que tendría que trabajar de noche. Y cuando empecé llegaba a casa a las tres de la mañana.

¿Se iba de juerga?

No, no, volvía de trabajar. Mi padre tenía un amigo que intentó convencerme de que el periodismo no me convenía, pero después de tres horas de conversación con él, salió y le dijo a mi padre, que no había nada que hacer.

¿Su padre ha disfrutado sus éxitos?

Cuando murió me di cuenta de que recortaba todos los periódicos o revistas donde aparecía. Que saliera en la tele no les parecía especial porque lo veían como algo efímero, y lo es.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Qué medio le ha dado más satisfacciones?

La radio me ha dado muchas alegrías porque te expones menos, en cambio en la tele cualquier gesto que hagas puede ser malinterpretado, pero te da una gran popularidad, que si te llega cuando eres muy joven te puede volver loca. Yo tuve la suerte de que mis hermanos me ponían los pies en la tierra rápidamente.

Es la pequeña de cuatro.

No sabes lo que me han mimado y arropado. Al morir mis padres me sentí huérfana, y ellos se convirtieron en los cabeza de familia. Ahora cuando hay un problema son los primeros en dar un paso adelante quitándole importancia, lo mismo que hacía mi madre, que siendo maestra sólo ejerció con nosotros.

¿Qué le dijo que no ha olvidado?

Me inculcó la pasión por la lectura y el dibujo, por eso creyeron que me inclinaría por la biología, incluso por la gimnasia. En mi vida si hay dos caminos, el fácil y el difícil, yo siempre he escogido el difícil.

Quizá por eso tienen más mérito los triunfos.

No lo sé, el éxito y el fracaso son dos grandes impostores, si no me creo el uno no me puedo creer el otro. De lo que sí estoy convencida es de que vivir es un reto, es aprender a morir, y yo pese a ser muy vitalista me cuesta mucho cumplir años, porque me doy cuenta de que voy teniendo la edad que tenía mi hermano cuando yo era una adolescente.

La periodista está escribiendo una nueva novela y recogiendo documentación para una siguiente.
Ana Ruiz

¿Eso le da miedo?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

No, simplemente constato que la vida se me ha pasado demasiado deprisa. Mi 'hobby' ha sido mi trabajo, y ahora pienso que quizá le he dedicado más tiempo del que debía.

¿Se ve jubilada?

No, pero a veces me pregunto por qué a las mujeres se nos empuja a hablar de estos temas cuando a un hombre nunca se le preguntaría por estas cuestiones. Estamos en una edad, Rosa, para ser ministras, para cualquier cargo. Siendo así, ¿por qué hablar siempre de la edad?

Porque en este país la experiencia no se valora.

Estoy de acuerdo, pero es que yo soy de dar paso a las nuevas generaciones, porque veo lo que les cuesta salir adelante a mis hijas, pero al mismo tiempo miro a Iñaki Gabilondo o a Luis del Olmo, que son bastante mayores que yo, y los veo tan activos, que pienso la de cosas que me quedan por hacer.

Póngame un ejemplo.

Me falta tiempo para contar historias de personas a las que apenas se conoce. Tengo pendiente una de una familia republicana, tengo necesidad de contar cómo fue su regreso a España. Por eso es tan importante para mí la escritura.

Isabel Allende me decía que antes de escribir se arregla como si fuera a salir.

Yo también, porque sigo el consejo de Asunción Balaguer, la viuda de Paco Rabal, que me contaba que cuando sonaba el timbre y llegaba su marido, ella corría al baño a pintarse los labios. Es algo que se me quedó muy grabado porque de alguna manera somos fruto de esos personajes a los que hemos entrevistado.

¿Cómo consiguió ganarse la confianza de Carmen Franco, protagonista de su último libro?

Nunca he sabido por qué me hizo tantas confesiones, creo que llegué en el momento oportuno. Antes de que le diagnosticaran la enfermedad, pero cuando acabé el libro, quise consultarle algunas dudas que tenía pendientes, y me dijeron que no iba a poder ser porque le habían diagnosticado un cáncer galopante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Llegó a verlo publicado?

Se lo llevé personalmente, y le pedí que me firmara un ejemplar. Estaba con su hija Carmen, y estuve allí dos horas charlando con ellas. Al llegar su hijo Jaime, me levanté para irme y nos miramos sabiendo las dos que no nos volveríamos a ver.

40 horas dan para mucho. Le dijo que no tenía miedo a nada, ni siquiera a la muerte. ¿Tan fuerte era?

Tenía asimilada su edad y sabía que por razón de calendario la muerte no debía andar muy lejos. Lo decía con una naturalidad que daba escalofríos escucharla.

"La popularidad de la tele, si eres joven, te puede volver loca. Yo tuve la suerte de que mis hermanos me ponían los pies en la tierra rápidamente", comenta.
Ana Ruiz

Que fuera creyente le ayudaría.

Creyente y practicante. Una mujer que aprendió a obedecer desde pequeña: no hizo su voluntad hasta que murió su marido.

Vivió en una jaula de oro, protegida.

Siempre en cuarteles, fíjate que no recordaba haber jugado con niños hasta que estalla la guerra, huyen a Francia y al volver, se encuentra con sus primos José y Fernando, hijos de Serrano Suñer y Zita Polo, y es cuando empieza a jugar con otros niños.

Tampoco fue a ningún colegio.

No. Carmen tuvo una nany francesa que le enseñó a comportarse, pero sobre todo a no molestar. La despidieron porque creían que era espía. En Francia encontraron a la que educó a su madre y es la que se encarga de su educación durante un tiempo.

¿Estuvo enamorada de Cristóbal, el padre de sus siete hijos?

Cuando le pregunto quién fue el amor de su vida me dijo que Saturnino (Ninín) Suances. Ella sentía pasión por los guardiamarinas, pero se llevó una decepción cuando su madre le dijo que era un amor prohibido. Ella no entendía por qué.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Por qué?

Creía que porque como el padre de Franco era marino y abandonó a la familia....pero tampoco estaba segura de que ésa fuera la razón. Cuando aparece Cristóbal, esa relación no le parecía mal a la familia porque tenía título nobiliario. Pero nunca me dijo que le amara, sí que se casó con él para toda la vida.

¿Sabía que Cristóbal era un donjuán?

Sí, sabía muchas cosas y muchos de los desatinos de su marido, pero seguía adelante. No era una persona que prestara oídos a los rumores.

Le dijo: "Reivindico mi nombre porque no quiero ser juzgada por la vida de los demás". Una declaración de intenciones.

No quería que la juzgaran por lo que hicieran sus hijos, ni por lo que hizo su marido ni sus padres. Sólo quería ser Carmen.

¿Qué pretendía con esas confidencias o declaraciones?

Estaba reivindicando su papel en la historia, algo que sí valoró el rey Juan Carlos, porque cuando Franco le dicta su testamento, que ella pasa a máquina con dos dedos, Carmen ve que queda en el aire el papel de la monarquía, y entonces le pregunta a su padre si no creía que debía poner el nombre de Juan Carlos y Franco le dijo que sí.

Ana Ruiz

¿Cuál es su papel entonces en aquel momento?

Al morir su padre se va a ver al Rey y le enseña el testamento que ha dejado, y el Rey le dice: con este testamento me has dado un salvoconducto. No olvides que fueron momentos de dudas sobre si debía reinar Juan Carlos o Alfonso de Borbón, casado con Carmen Martínez Bordiú. Y Juan Carlos se lo agradeció dándole el ducado de Meirás.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Cómo ha vivido los últimos acontecimientos políticos?

Carmen la vida la veía desde la ventana, lo decía ella, la vida estaba fuera. Tenía gustos masculinos, como la caza, porque a su padre apenas le veía, salvo en las comidas. Contaba que cuando empezó la guerra tenía un padre y cuando se reencuentra con él en Burgos, no lo reconoce porque llevaba bigote, y no le dio ni un beso después de tanto tiempo sin verle. Ahí se da cuenta de que ya nada sería igual.

Y no lo fue durante 40 años.

Reconocía que su padre era muy frío, en cambio a su madre estaba muy unida.

¿Carmen fue una mujer feliz?

Yo creo que solo ha sido feliz al final de su vida. Cuando se queda viuda me dijo: la viudedad no es tan mal estado para las mujeres. Era evidente que a partir de ese momento hizo lo que quería, y empieza a viajar como una loca.

En su papel de madre, ¿qué nota se daba?

Tenía claro que no había sido la mejor madre para sus hijos, pese a que había hecho lo que creía que era mejor para ellos.

¿Cómo era en la distancia corta?

Muy cálida, educada, algo que me sorprendió porque yo iba con muchas ideas preconcebidas: al final, se quedaron muchas preguntas que no pude hacerle por su enfermedad.

Mi foto favorita

Cedida

"En esta foto estoy con mis hijas, la tengo en la mesilla de noche, nos la hizo una amiga, Inmaculada Puchal: eran muy pequeñas y siempre estaban abrazadas a mí".

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Un duro episodio en su vida

Hace unas semanas, la periodista reveló un duro episodio de su infancia al diario 'Público'. Preguntada en esta entrevista sobre el asunto, Nieves Herrero no ha querido hacer declaración ni aclaración alguna al respecto. El 2 de octubre dicho diario publicó una entrevista en la que Herrero detallaba la experiencia con estas frases: "Hay partes oscuras de la infancia que una guarda en un cajón porque hacen daño". “Debía tener tres o cinco años cuando tuve una experiencia dolorosísima por parte de un amigo de mis padres". "De ese amigo, que por supuesto dejó de serlo en cuanto mis padres se enteraron, recuerdo sus manos y sus cosquillas. Sus cosquillas que no tenían que existir porque llegaban donde no tenían que llegar. Eran manos de plomo, manos que pesan. Desde entonces siento que hay manos de plomo que pesan en el alma". "No hay derecho a que te roben la infancia de esa manera".

¿Quién es Nieves Herrero?

Nació. En Madrid y se licenció en Periodismo por la Universidad Complutense en 1980, y en Derecho en 2010 por la Universidad Europea.

Trayectoria. Tras sus inicios en prensa se incorpora a Antena 3 radio, donde se mantuvo hasta que la llaman de TVE para trabajar como redactora en 'Por la mañana', que conducía Jesús Hermida, programa del que llegó a ser directora adjunta. Con la llegada de las privadas, entra en Antena 3 TV para presentar y dirigir 'De tú a tú' y 'Cita con la vida'. Regresa a TVE con 'Hoy es posible'. Tras su larga experiencia en televisión, se va a RNE a presentar 'Lo que es la vida'. En 2006 presenta en Telemadrid 'Hoy por ti'. Desde 2009 es tertuliana habitual en 'Sin ir más lejos' (Aragón TV). En 2011 ficha por 13TV, donde presentó 'Te damos la tarde' y 'Hoy Nieves'. Ha recibido numerosos premios, entre otros, el Ondas y la Antena de Oro. Ha publicado cinco libros, los dos últimos: 'Lo que escondían sus ojos' y 'Carmen', el testimonio novelado de la hija de Franco.

Familia. Tiene dos hijas de su primer matrimonio. En la actualidad está casada con Guillermo Mercado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo