Blanca Cuesta no se pronuncia sobre su posible entrada en prisión

La nuera y el hijo de la Baronesa Thyssen se enfrentan a una pena de tres años de prisión y el pago de una multa de un millón de euros por haber defraudado al fisco 336.417,89 euros en el ejercicio de 2010. Estas son las primeras imágenes de Blanca tras conocerse la petición de la fiscalía.

Blanca Cuesta intenta seguir con su vida normal tras conocerse que ella y su marido podrían acabar en prisión por un presunto delito de fraude fiscal. La Fiscalía Provincial de Madrid solicita una pena de tres años de prisión y el pago de una multa de un millón de euros para cada uno por haber defraudado al fisco 336.417,89 euros en el ejercicio de 2010. Un delito que se llevó a cabo durante la venta de participaciones de la sociedad Cas Capetó S.L., de la que Blanca era administradora única.

Como cada mañana, la nuera de la Baronesa Thyssen ha llevado a sus hijos –Sasha, Eric y Enzo– y a su hija Kala a los colegios en los que estudian, a las afueras de Madrid. Con un look de lo más informal, compuesto por una sudadera azul klein, unas mallas con estrellas y zapatillas blancas, la mujer de Borja salía de uno de los centros hablando por el teléfono móvil para evitar las preguntas de los periodistas. De hecho, la artista salió corriendo para subirse a un coche y evitar contestar. Se montó en la parte trasera que llevaba los cristales tintados.

Blanca Cuesta, primeras imágenes tras conocerse que podría ir a la cárcel.
Gtres

Blanca no quiere que sus problemas con la justicia perturben la vida de sus hijos y por eso les ha llevado al cole como cada día. Mientras ella sigue en Madrid, Borja ha recibido la petición de la fiscalía en Andorra, donde reside durante al menos 184 días al año para tributar en este país, donde los impuestos son más bajos.

Blanca Cuesta, primeras imágenes tras conocerse que podría ir a la cárcel.
Gtres

Precisamente, su residencia ya fue objeto de estudio en 2016, cuando el hijo de la Baronesa Thyssen tuvo otro 'encontronazo' con Hacienda en 2016. La fiscalía pidió dos años de cárcel y una multa de 1,2 millones de euros contra él por delitos fiscales cometidos en 2007. Al parecer, Borja podría no haber declarado el IRPF de los 1,4 millones de euros que se embolsó por varias exclusivas a su revista de cabecera. Borja alegó que él es residente en Andorra, pero el fiscal consideró que no era cierto y que debía de pagar sus impuestos en España puesto que en 2007 no había pasado en Andorra los días que la ley exige como mínimo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo